Radiografía política de Canelones

Izquierda con mayoría absoluta,
blancos superan a colorados

El desempeño del intendente Hackenbruch recoge una calificación muy mala, lo desaprueba el 79% y lo aprueba solamente el 8%. El juicio es negativo incluso en los colorados

Hay un viejo dicho electoral norteamericano que dice “Donde va Vermont van los Estados Unidos”, aludiendo a que el resultado de la elección presidencial en el estado del noreste adelanta el resultado final. Casi siempre; porque una vez tan sólo Maine votó igual, lo que dio origen a la chanza: “Donde va Vermont, va Maine”. Una imagen parecida existe aquí, con el dicho “El que gana en Canelones gana en todo el país”; más exacto sería decirlo al revés, porque el dicho originario sugiere que el resultado en Canelones marca la diferencia para producir el resultado nacional; y no siempre es así, más bien corresponde decir “El que gana en todo el país, gana en Canelones”. Y casi siempre fue así, salvo cuando en el casi empate de 1971 el coloradismo se llevó la Presidencia de la República y los blancos la intendencia canelonense. En las pasadas elecciones, cuando a nivel nacional se da el hecho histórico de ganar por primera vez un partido no tradicional (ganar en el sentido de obtener el primer lugar), el fenómeno se repite en Canelones (aunque también en Paysandú y, por poquitos votos, en Maldonado). La explicación de este peculiar comportamiento electoral del segundo departamento del país puede obedecer a que ha sido una buena combinación del país metropolitano y del de tierra adentro; quizás ya no es un promedio exacto, en tanto se ha metropolitanizado mucho (los dos tercios de sus habitantes viven en el Área Metropolitana de Montevideo). Consecuentemente, hoy ya los datos de Canelones no corresponden al promedio exacto del país, sino que están algo más cerca de los capitalinos.
El ranking de los partidos en el departamento es el mismo que en el país: primero la coalición del Encuentro Progresista-Frente Amplio con el Nuevo Espacio, segundo el Partido Nacional y tercero el Partido Colorado. La izquierda logra un 54%, dos puntos más que en Montevideo y cinco por encima del conjunto del país. El hecho histórico es que el nacionalismo, que obtuvo el tercer lugar en las dos últimas elecciones (las nacionales de 1999 y las municipales de 2000) supera hoy al coloradismo, que obtuvo el segundo lugar en los comicios parlamentarios y el primer lugar en las municipales. Lo significativo es que la caída colorada es mayor aún que en el conjunto del país; en lo nacional registra un 15% y en el departamento, un 12%.

Una explicación posible de este pronunciado descenso puede estar asociado al duro juicio que los canelonenses emiten sobre el desempeño del intendente municipal Tabaré Hackenbruch, quien se encuentra en su tercer periodo de gobierno (y segundo consecutivo). La desaprobación a su gestión es de tal magnitud, que logra 11 puntos en 100, lo que significa una calificación muy mala. Los frenteamplistas le otorgan tan solo 3 puntos, los blancos 22 y los colorados 26.

Si bien hay diferencias en las distintas zonas de Canelones, todas ellas arrojan juicios muy negativos. En el Área Metropolitana Este obtiene tan solo 5 puntos, lo que significa una desaprobación casi total; esta zona tiene como límite la ruta 8 hasta Pando inclusive y abarca además Juan A. Artigas, Barros Blancos, Paso Carrasco, Parque Miramar, Ciudad de la Costa y la parte de Costa de Oro ubicada entre los arroyos Pando y Solís Chico. En la zona Urbana Norte el puntaje es algo mayor, 10 puntos; comprende la ruta 5 (excepto la zona rural de Juanicó), Santa Lucía y el noreste del Área Metropolitana (Suárez, Toledo). La zona rural del departamento y de baja urbanización otorga 17 puntos, es donde mejor desempeño alcanza el intendente; esta zona comprende todo el Norte y Nordeste del departamento, además de los enclaves de Juanicó y Cerrillos.

La imagen más desfavorable del intendente se da pues en el Área Metropolitana Este, entre los jóvenes, los frenteamplistas y los niveles socioeconómicos alto y medio. La imagen menos desfavorable ocurre en la zona Rururbana, los mayores de 60 años de edad y los niveles socioeconómicos semibajo y bajo


 

Publicado en diario El Observador
octubre 25 - 2003