Los juegos por el poder en la izquierda
 

EMILIANO COTELO:
La campaña electoral se está acercando a su final, y tan intensa como la competencia entre los partidos es la que se da dentro de los lemas. Una competencia que adquiere mayor relieve cuanto más se acercan las elecciones. Hoy presentamos la interna del Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), como parte de la tercera Encuesta Nacional Factum realizada en este mes de octubre.

***

"Los juegos por el poder en la izquierda" es el título que nos propone el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum.

OSCAR A. BOTTINELLI:
La semana pasada dimos la competencia entre partidos. Esta encuesta corresponde al 100 por ciento del país, fueron relevados 896 casos; estado de situación al domingo 17 de octubre.

Vamos a ver primero la distribución de listas al Senado. Primero vamos a hacer una aclaración. ¿Cómo llegamos a estos números? Llegamos a través de tres tipos de preguntas. La primera, una vez que se preguntó a la gente "Imagine que haya elecciones el próximo domingo, ¿a qué partido político votaría?", a los que dijeron EP-FA-NM se les pregunta: "¿Y a cuál de estas listas al Senado?". Y luego hay otra pregunta que es: "¿Qué número de lista, qué candidato a diputado o qué figura departamental va a votar?". Corregimos las menciones porque hay muchos casos en los tres partidos, pero se da mucho en el Partido Nacional (PN) y en el EP-FA-NM, que la mención concreta de la lista no corresponde a lo que originariamente dice la gente como lista al Senado. Hoy se está viendo en el EP-FA-NM un fenómeno clásico de los partidos tradicionales; hasta junio teníamos dudas en cuanto a qué pasaba con esa contradicción. Por ejemplo nos decían en Soriano "Mujica al Senado y Roque Arregui a Diputados". En junio se despejó la duda: la gente vota la figura departamental, igual que en los partidos tradicionales.

Estos números son el producto de cubrir esas dos, más una tercera pregunta que se hace a toda la población, que es: "¿Cuál de estas listas al Senado del EP-FA le gustaría votar?", y a todos aquellos que votando dentro del EP-FA-NM no contestaron ninguna de las dos preguntas anteriores, les traemos el dato de la última pregunta. Por eso nos queda un número tan bajo de gente sin definición.

EC - De todos modos vale la pena agregar que esos criterios a la hora de preguntar son los que ha estado manejando Factum en todos estos meses anteriores, o sea que si comparamos los números que da esta distribución interna con los que daba la encuesta anterior estamos comparando números efectivamente comparables.

OAB - Sí, sí; estos últimos años. La primera vez que probamos este método de preguntar por ejemplo el número o el candidato departamental diferenciados del Senado fue en 1994 a raíz de un problema que se daba en la captación del voto a Batalla y al Foro, que daba mucha confusión.

EC - Veamos cómo quedó el ranking:

- Mujica - Espacio 609: 33%
- Gargano - Espacio 90: 15%
- Arana - Vertiente: 13%
- Astori - Frente 2121: 13%
- Nin Novoa - Alianza: 8%
- Michelini - Proyecto 99 mil: 5%
- M. Arismendi - 1001: 6%
- Pita - Corriente Popular: 1%
- Las listas de Sendic, Sarthou, Pittaluga y otros, sumadas: 2%
- Otros/sin definición: 4%

OAB - Acá importan además los sublemas, porque los sublemas van a influir a la hora de distribuir las bancas, pero también a la hora de correlacionar disputas por el poder, ya que si bien se empezó hablando de sublemas técnicos -dicho sea de paso: todo sublema es técnico, si no, no sé qué finalidad tiene-, como si no fueran políticos, cuando realmente todos han hecho determinado tipo de acuerdos que dan un sentido político a los sublemas. Lo que se podrá decir es que hay bloques más sólidos y otros que son menos sólidos, pero ese es otro tema.

El sublema Para Ganar, Gobernar y Cambiar (Mujica, Michelini, Pita): 39%
(la semana anterior tenía 44%. La lista encabezada por Mujica pierde 5 puntos.)

Todos por el cambio (Arana, Astori, Nin Novoa): 34%
(una semana atrás tenía 31%. Crecen 2 puntos Astori y 1 Nin Novoa).

Unidad y Pluralismo Frenteamplista (Gargano, Arismendi, Darío Pérez): 21%
(crece 1 punto correspondiente a la 1001.)

Por un País Soberano (Sendic, Sarthou, Pittaluga y otros): 2%

Otros (básicamente el Partido por la Victoria del Pueblo) y sin definición: 4%

La variación fundamental es la caída de la lista de Mujica, Espacio 609, que se traslada al resto de los sublemas, pero el más beneficiado de todos es el sublema Todos por el cambio, de Arana, Astori y Nin Novoa.

Además se da un cambio de geografía. Había un sublema en 44%, un segundo en 31 y otro en 20, y ahora hay un mayor equilibrio entre 39 y 34 entre los dos sublemas mayores. Esto podría atribuirse a efectos del fuerte ataque de Sanguinetti a Mujica que, sin hacer mella sobre el FA, hace mella dentro del FA, sobre el MPP o más específicamente sobre las figuras del viejo MLN. Para sacar esa conclusión en forma definitiva va a haber que esperar la encuesta que se está terminando de hacer en estos momentos.

***

EC - ¿Cómo analizas estos números y estas variaciones?

OAB - Primero tener en cuenta que esta competencia por los sublemas y listas al Senado tiene importancia sobre todo desde el punto de vista de los números electorales. Particularmente en el EP-FA-NM se han tomado los números electorales como una referencia al peso de cada grupo político, particularmente en la última etapa; antiguamente no era tan así. Ese fue uno de los conflictos de 1984 entre la 99 y el conjunto de la estructura del Frente.

Últimamente el peso de los números electorales es muy grande, cosa que tradicionalmente se daba en el PN, no tanto en el Partido Colorado (PC), donde el peso parlamentario ha tenido quizás más importancia que el de los números electorales.

En segundo lugar también va a importar y mucho, sobre todo con la posibilidad que tiene el EP-FA-NM de llegar a ser el gobierno y por lo tanto sus bancadas ser las bancadas oficialistas y de gobierno, va a tener mucho que ver con cómo se traduce esto en bancas. Estas cifras en general sirven para las bancas al Senado, que primero se distribuyen entre los sublemas y después entre las listas. A Diputados los números de Montevideo son los que tienen que ver para las bancas de Montevideo, ahí no juegan los sublemas, y en el interior depende de la votación en cada departamento. Puede darse que un grupo tenga muchos votos a nivel nacional pero su proporción de bancas sea inferior a las que tuvo en votos; o a la inversa, que esté sobrerrepresentado en materia de bancas y diputados, porque en definitiva lo más importante es quién gana la banca que va obtener el EP-FA en cada departamento en los que se distribuye una sola, y cómo sale donde hay dos, que la última vez fueron Maldonado y Paysandú; no se sabe si en esta elección -sobre todo en Paysandú- las repite o no.

El peso y el alcance de los sublemas tienen dos cosas importantes a señalar. La distribución de bancas al Senado es muy importante.

EC - Es la repercusión más directa.

OAB - Es la repercusión más directa numéricamente porque lleva a que todos los votos que hay dentro del sublema se ayuden.

EC - Pero no es la única.

OAB - También tiene un peso político. Simbólicamente no es lo mismo para el EP-FA-NM cuál es el sublema más fuerte; y dentro de cuál es el sublema más fuerte no es lo mismo con qué holgura obtiene esa fortaleza. Sin ninguna duda es completamente distinto el peso que puede tener un sublema cuya figura principal es Mujica si está entre 45 y el 50 por ciento, que el que puede tener Mujica en relación a Arana, Astori y Nin si su sublema en grandes números está más o menos empatado con Arana, Astori y Nin, son dos situaciones.

Incluso uno diría que para el tercer sublema, cuya cabeza vienen a ser los socialistas o Gargano -desde el punto de vista numérico-, no es lo mismo aparecer como una fuerza que equilibra entre los otros dos grandes sublemas -en números actuales dos sublemas que empatan y uno un poco más chico forman un cierto equilibrio-, que cuando hay un sublema con casi la mitad y el segundo y el tercero tendrían que estar juntos para equilibrar a la otra mitad, si bien hay una distancia política que les impide actuar juntos. Esto va a ser un tema importante.

EC - ¿Qué otros?

OAB - Otro es el juego de poder -aquí estamos relacionado poder en la eventualidad de gobierno, a la hora de la conducción del gobierno- entre las ideas propias de Vázquez sobre cómo delegar poder, cómo distribuir el poder entre figuras y entre grupos políticos, y el peso cuantitativo -ya sea el peso electoral o el parlamentario- de los distintos grupos. El EP-FA-NM llegaría al gobierno sin reglas previas de juegos de distribución del poder; los partidos tradicionales ya vienen acostumbrados a la existencia de reglas más o menos implícitas de cómo se distribuye, cómo se juega con el poder dentro de cada partido y entre ambos. Por ejemplo, la presencia de cuatro miembros en el gabinete para el segundo partido de la coalición parecía un número ya dado, que poco tenía que negociarse, que se aumentó a cinco en el último período de gobierno con la creación del Ministerio de Deporte. El EP-FA-NM no tiene reglas trazadas, entonces el peso electoral y el peso parlamentario van a ser una señal frente a un Vázquez que va a buscar su propio peso, que va a delegar poder pero va a buscar equilibrios esenciales para el mantenimiento del poder presidencial.

No olvidemos además que la estructura del gobierno es muy grande, son más de 2.200 cargos que designa el EP-FA-NM al instalarse en el gobierno; más la posibilidad de contratos, de cargos de alta especialización, etcétera. Esto está marcando que son muy grandes los espacios de poder en disputa que va a haber dentro de una fuerza que está estrenándose en el gobierno en caso de ganar la Presidencia, que es lo que están indicando todas las encuestas, ya sea en octubre ya sea en noviembre.

 

Radio El Espectador
octubre 25 - 2004