La competencia entre partidos en la recta final
 

EMILIANO COTELO:
La campaña electoral entra en la recta final. Ha comenzado la última semana de campaña, restan nueve días para las elecciones nacionales.

Hoy presentamos la tercera Encuesta Nacional Factum realizada en el mes de octubre, terminada este domingo pasado. El politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, analiza los nuevos datos con el título: "La competencia entre partidos en la recta final".

***

EC - Empezamos, como es costumbre últimamente, con algunas precisiones.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Más que precisiones, una cosa que venimos haciendo desde hace más de 13 años aquí en la radio, que es cada tanto, y sobre todo cuando se acercan instancias electorales, refrescar cierta visión que tenemos del papel en el análisis y de las encuestas.

Primero. En general se puede decir que hay dos formas gruesas de presentar el papel de la encuesta. Una, que realmente gusta mucho a la gente, es presentarla como una especie de arte adivinatorio, como alguien que anticipa el futuro, un gurú, una pitonisa, un oráculo; da la impresión de que alguien reflexiona, mira o tiene algún instrumento parapsíquico y obtiene el dato.

La otra forma es presentarla como una cosa realmente muy aburrida, muy complicada, que da mucho trabajo, que es científica. Nosotros tratamos no sólo de presentarlas siempre así, sino de guiarnos por los principios científicos.

Lo que lleva además a un primer posicionamiento desde el ángulo científico, lo hacemos o pretendemos hacerlo con la encuesta y con el análisis, que es lo que se define como que el investigador no se involucra con el objeto de estudio.

¿Qué quiere decir que no se involucra? Que así como un investigador científico puede estar mirando cómo el pajarito se come a la lombriz y no hace ningún juicio de valor sobre qué bien o qué mal que está el pajarito al comerse la lombriz, sino que mide cuántas veces lo hace, con qué frecuencia, cómo la agarra, cómo se la da a las crías, cómo la come él y luego va a ver cómo un ave de grande se come al pajarito y tampoco hace ningún juicio, uno lo que hace es medir, observar, tratar de traducir a números si es una encuesta, tratar de traducir a reglas y explicaciones de comportamiento y reglas de juego si se trata del análisis, sin tomar ningún partido, hacer ningún juicio, ni considerar que los actores políticos ni la sociedad se equivocan o no, aciertan o no. Uno tiene que mirarlo con absoluta frialdad, a pesar de que para mucha gente este tipo de frialdad y neutralidad es cuestionable.

EC - Tú has hablado de la teoría de la "grisura".

OAB - Exactamente. No grisura en el sentido… porque hay quien dice que uno habla de grisura pero aparece en un montón de medios de comunicación. Grisura en el sentido de que uno no es un actor en juego, uno podrá cumplir el papel que hace el árbitro en el fútbol; cuanto más pretende el árbitro ser el principal actor del fútbol peor es el partido, porque lo interrumpe, lo hace espasmódico, lo corta, hace gestos, rezonga, saca tarjeta... El buen árbitro es aquel que pasa inadvertido.

Nosotros no arbitramos el juego, meramente lo observamos y lo analizamos, pero tenemos que estar en ese papel: no estamos a favor de nadie, lo que hacemos es medir, analizar, explicar los comportamientos y considerar que alguien acierta o se equivoca en función de lo que hace para sus propios intereses, no que sea bueno o malo en sí mismo.

EC - Me imagino que la otra precisión que es conveniente formular cuando estamos acercándonos a las elecciones es qué es lo que una encuesta muestra, si efectivamente permite pronosticar o si se limita a mostrar una situación.

OAB - Ahí hay una gran diferencia de enfoques. Hay una cierta exigencia -ahora está de moda hablar de "exigencias del mercado"- de ver las encuestas como una especie de pronóstico de concurso de turf, de carreras de caballos, a ver quién acierta el ganador, quién acierta el segundo y quién acierta el tercero, y quién estuvo más cerca o no del número, tirando números casi al azar.

Esto desvirtúa el concepto de la encuesta. En la encuesta uno tiene lo que es un voto seguro, un voto probable, una simpatía, una proyección de indefinidos, y ahí se termina lo que es científico. Después uno puede tener un olfato de para dónde va lo que uno pudo asignar. Rafael Bayce insiste permanentemente en que, si uno tiene una autoridad científica porque está usando una herramienta científica, no puede luego usar esa autoridad para decir cosas que tiene a olfato. Por ejemplo, en el referéndum de Ancap a nosotros nos dio el 52 por ciento absolutamente claro por el Sí, y había un 7 por ciento de indefinidos duros; ese 7 por ciento que científicamente no teníamos forma de asignar tuvimos que dejarlo como de indefinidos. El olfato nos daba que todo o parte iría para el Sí, y fue prácticamente todo para el Sí, pero ahí uno estaría dando un paso que desde el punto de vista científico no tiene derecho a dar, más allá de que es muy bueno desde el punto de vista marketing, porque sin duda uno se acerca más al acierto. Lo que no aceptamos es el criterio de aciertos, porque acierto implica azar, implica que yo tiré algo al azar para ver si le emboco o no. Aquí es medir y presentar los escenarios de lo que den, con el mayor rigor posible en la investigación.

***

EC - Ubiquemos la ficha técnica de la encuesta.

OAB - Es la tercera encuesta del mes de octubre; el corazón de la encuesta se hizo sábado y domingo, por lo tanto esto corresponde al sábado 16 y el domingo 17 de octubre; como siempre fueron 896 casos. Es un estado de situación a la fecha mencionada, representativo del 100 por ciento del país mediante encuestas en zonas urbanas y rurales.

EC - Estos son los resultados de la competencia entre partidos:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: 52%
- Partido Nacional: 30%
- Partido Colorado: 10%
- Partido Independiente, redondea: 2%
- En blanco, anulado, otros partidos: 2%
- Sin definición: 4%

OAB - Con respecto a la encuesta anterior tenemos:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: estable
- Partido Nacional: un punto menos
- Partido Colorado: dos puntos más
- Partido Independiente: un punto más
- En blanco/anulados: un punto menos
- Sin definición: un punto menos

Vemos primero firmes y dudosos. El Encuentro Progresista - Frente Amplio (EP-FA) sigue teniendo 49 puntos firmes, completamente definidos, y 3 dudosos; el Partido Nacional (PN) 25 y 5, tuvo una pérdida de 1 punto de los decididos, lo que supone que algún dudoso se fue y algún decidido pasó a estar en dudas; y el Partido Colorado (PC) quedó en 8 decididos y 2 dudosos, creció de dos maneras, creció en número y en afirmar su base, ya que 8 era el total de lo que tenía.

Respecto de las variaciones en el período junio-octubre, el EP-FA estuvo en 49 y 50, pero ahora en octubre aparece por tercera vez consecutiva con 52 puntos; el PN estuvo entre y 32 y ahora queda en el mismo nivel con que arrancó en junio-julio; y el PC, que había empezado en 13 y había bajado hasta 8, hace dos semanas estaba en 9 y la semana pasada en 8, ahora está en 10, lo que quiere decir que recupera la pérdida de dos semanas consecutivas.

EC - ¿Cómo analizas esos números y sus variaciones?

OAB - Lo más importante es el posicionamiento del EP-FA; tres veces consecutivas, cuando faltan dos semanas para la elección si tomamos la fecha del grueso de la encuesta, quedó estabilizado en 52 por ciento y por encima de la mayoría absoluta. También tres veces consecutivas dio 49 completamente decididos y 3 dudosos. Si bien sigue manteniendo los dudosos, y los mismos pueden derrumbarse en un momento, tiene que haber hechos que los derrumben, y cuanto más cerca de las elecciones más probable es que se vuelquen completamente hacia la orientación que están marcando; es lo que pasó en todas las elecciones anteriores.

En segundo lugar, ha sido muy exitoso el juego de triangulación que ha hecho Sanguinetti. Llamamos triangulación a que la polarización Sanguinetti - Mujica en realidad tuvo como efecto y quizás haya sido lo buscado, es posicionar a Sanguinetti como el gran confrontador de la izquierda, como la otra punta, como que hay efectivamente dos polos y que entonces sirva de referencia, de atracción, precisamente de polo de atracción para toda la gente que está en la posición más opuesta a la izquierda y de esa manera ir recuperando para el PC los votos prófugos. Aparentemente esta estrategia ha funcionado.

Es una estrategia con muchos matices, parecida a la que hizo en 1994, cuando Sanguinetti un mes antes de las elecciones estaba perdiendo con el PN. En aquel momento el Foro podía correr por la izquierda o por la derecha, acababa de votar en 1992 junto con el EP-FA la oposición a la ley de empresas públicas; vio que estaba perdiendo por la derecha, se corrió a la derecha, confrontó con Vázquez en un debate televisivo, y en esa confrontación se ubicó en una posición similar a la actual, captó ese voto más duro del PN que le permitió el desnivel con el que ganó la Presidencia de la República en aquel momento. Estas estrategias de triangulación muchas veces son muy efectivas.

En cuanto al PN, no ha logrado retener el 32 por ciento, creció en gran medida captando votos originalmente colorados y ahora está corriendo el riesgo de que el PC le empiece a recuperar votos. Sobre todo observamos que el PC no se queda en el 10, sino que en la semana que queda va a seguir y con fuerza el proceso de recuperación.

Y el Partido Independiente (PI) ha dado un salto cualitativo, primero estaba si entraba o no al Parlamento, oscilaba en el 1 por ciento, ahora está muy claro en el Parlamento, ya está peleando con mucha claridad la segunda banca y ya pasó la mitad del camino hacia el Senado; si logra el envío final capaz que puede conseguir esa meta. Ahora se le presenta otro escenario completamente distinto.

EC - ¿Entonces qué es lo que se juega en esta última semana de campaña?

OAB - Del lado de todos los que quieren que haya balotaje para impedir el triunfo de Tabaré Vázquez, por lo menos en la primera vuelta, es la creación de hechos que derrumben a los dudosos, lo que parecería que no es mediante una confrontación de extremos duros como la que ha ocurrido.

Lo otro que se juega es el nivel de posiciones relativas entre el PN y el PC. Hace una o dos semanas han estado en una relación casi de cuatro a uno el PN sobre el PC, ahora están en tres a uno. Se juega si el PN mantiene esta diferencia o el PC la achica. Este achicamiento del PC tiene un efecto cualitativo, hace una semana estaba en dos senadores, con estas cifras está en tres y si logra el envión final no parece nada disparatado que pueda estar alcanzando la cuarta banca. Y estas dos bancas del PC en principio son a costa de las bancas que hace un par de semanas en un ejercicio uno adjudicaba al PN.

EC - ¿Conclusión?

OAB - El juego básico es que todo el mundo va a tener que poner la carne en el asador, pero el EP-FA sobre todo tiene que tratar de no perder nada y de captar un poco más para asegurar las mayorías parlamentarias y el triunfo.

Del otro lado, si el objetivo es el balotaje, buscar la forma de hacer derrumbar los dudosos del EP-FA que hace dos semanas que no aparece.

Por otro lado se va a dar un juego entre los dos partidos tradicionales para ver quién le capta a quién en el envión final.

***

EC - Para la semana que viene anunciamos tres contactos.

OAB - Sí, y cambiando algún día; el viernes no puede ser porque estaremos en veda; y además agregamos uno, así que vamos a estar lunes, martes y, último día posible, jueves.
 

Radio El Espectador
octubre 22 - 2004