La competencia entre partidos al despuntar octubre
 

EMILIANO COTELO:
Cuando quedan 23 días para las elecciones nacionales Factum trae la primera encuesta del mes de octubre realizada el fin de semana pasado. El politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, analiza cómo comienza el último mes de campaña electoral para los comicios nacionales.

***

Abrimos hoy este segundo espacio semanal de La opinión pública 2004.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Volvemos al tradicional día viernes, iniciando el decimotercer año de Factum en radio El Espectador. Hace 13 años inauguramos la difusión de encuestas por radio en Uruguay.

EC - Es cierto. ¡Cuánto tiempo ha pasado ya…!

OAB - Empezamos el 1º de octubre de 1992.

EC - Sí; en aquel momento lo que estaba en el escenario inmediato era el referéndum sobre la Ley de Empresas Públicas.

OAB - Exactamente, comenzamos con ese tema.

EC - Volvemos a estar los martes y viernes con La opinión pública 2004; los viernes con datos frescos, esa será la característica, la encuesta nueva vendrá los viernes. Hoy, por ejemplo. Vamos a la ficha técnica.

OAB - La ficha técnica

http://www.factum.com.uy/fichatec.html

es la de siempre: la encuesta es representativa del 100 por ciento del país, tanto urbano como rural, se relevaron 896 casos; presenta el estado de situación al fin de semana, el grueso de la encuesta fue hecho el sábado 2 y el domingo 3 de octubre, más allá de que siempre quedan algunos casos que se terminaron de relevar el miércoles, anteayer.

Este es el estado global de la competencia entre partidos, de la inclinación política actual.

EC - Estos son los datos:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: 52%
- Partido Nacional: 31%
- Partido Colorado: 9%
- Partido Independiente: 1%
- En blanco, anulado, otros partidos: 2%
- Sin definición: 5%

OAB - Respecto de la última encuesta las variaciones son las siguientes.

La más importante es la que se da en el EP-FA, que después de haber estado muy estable entre 49 y 50 por ciento a lo largo de dos años, da un salto, al menos esta vez, al 52 por ciento.

El PN estaba en 32 por ciento (había estado en 30 hasta principios de julio) y ahora tiene un pequeño retroceso a 31, que en principio no es nada importante, está dentro de los márgenes normales de movimiento.

El PC cae de 10 a 9. También es un punto, pero si partimos de julio a la fecha, en junio tenía 13, en julio 12, en agosto 11, en setiembre 10 y empieza octubre con 9; además en marzo estaba en 15. Es decir que el PC no ha logrado detener su caída, es un dato. Como recordarán, ya hemos dicho muchas veces "El PC alcanzó su piso histórico": lo dijimos cuando estaba en 13, cuando estaba en 12, cuando estaba en 11, cuando estaba en 10. Esto nos está sorprendiendo, porque el PC está demostrando una fragilidad mucho mayor a la que en principio se le veía.

Cuando analizamos el largo período, este tema es muy importante…

EC - ¿A qué llamas "largo período"?

OAB - Digamos por lo menos los últimos dos y cinco años. Hay que tener en cuenta que en una elección el voto no se produce de golpe ante un escenario vacío, no es que alguien entre a un supermercado extranjero a ver qué mercadería hay. El EP-FA ya venía en 49-50 por ciento desde mediados de 2002; el PC venía en el 15, que no logró retener; y el PN estuvo en el 15 y logró este crecimiento, prácticamente captó todo el grueso de lo que habían perdido los partidos tradicionales entre 2001 y 2002. Esos son básicamente los movimientos.

Otro tema muy importante es ver cómo se descomponen estas cifras. Cuando uno dice que el EP-FA está en el 52 por ciento, esos 52 puntos, ¿son todos iguales? No, hay dos categorías inicialmente muy fuertes.

EC - La de los firmes y la de los dudosos.

OAB - Exacto. Hay un 49 por ciento que dice que hoy -3 de octubre- votaría al Frente y que lo votará el 31 de octubre, está decidido. Eso pasa en todos los partidos, hay un conjunto de gente, la gran mayoría, que corresponde a esa categoría. Pero hay un 3 puntos porcentuales dudosos, lo que no es menor cuando los decididos son el 49%: gente que dice que hoy vota al EP-FA, pero todavía no está segura de votarlo el 31 de octubre. Esos 3 puntos son la diferencia entre estar por debajo o por encima de la barrera del 50 por ciento.

EC - O sea: por debajo o por encima de ganar en primera vuelta.

OAB - Exacto, por debajo o por encima del balotaje. Es realmente muy importante.

EC - ¿Cómo se da esa distribución en el PN?

OAB - En el PN hay un 26 puntos decididos y un 5 puntos dudosos; y en el PC hay un 7 puntos decididos y 2 dudosos. Obviamente, lo que impacta son los dudosos en el EP-FA, porque son la clave para el resultado presidencial en octubre.

***

EC - ¿Podemos buscar algunas explicaciones de este estado de situación que estamos manejando?

OAB - Hay varias. La primera, lo que decía hoy, no es que la gente entre a un supermercado extranjero a ver qué mercadería hay, sino que la decisión del voto es un proceso muy largo. La gente se va alineando y formando ideas sobre los partidos políticos a lo largo de su vida; es un dato que hay que tener en cuenta. Sobre los candidatos y los dirigentes políticos también va formando una opinión a lo largo de la vida de estos actores políticos. Lo que hace la campaña electoral es cristalizar simpatías y antipatías, atracciones y rechazos. Por eso las líneas de larga duración son muy importantes.

El EP-FA tiene una línea de larga duración que arranca desde el surgimiento del FA, que creció de elección en elección; la izquierda uruguaya en su conjunto (porque hubo escisiones y retornos) no ha dejado de crecer elección tras elección, y ningún analista puede dejar de tener en cuenta esa línea. En función de eso era previsible que en esta elección también creciera. La verdad es que estos números representan el menor crecimiento que ha registrado en esta larga serie. La izquierda en su conjunto creció del 35 al 44 por ciento entre 1994 y 1999, y ahora estaría creciendo del 44 a un poco por encima del 50. Esto es lo que hay que tener en cuenta.

EC - ¿Y otros factores más cercanos en el tiempo?

OAB - El EP-FA estuvo estabilizado en 49-50 por ciento desde mediados de 2002 hasta la fecha. Cuando arranca la campaña, digamos en marzo de este año, mucha gente pensó que Larrañaga era un fenómeno electoral (realmente lo fue) y algunos especularon con la posibilidad de un fenómeno Stirling. La incógnita era si esto crearía un escenario diferente que pudiera cambiar cómo venían las expectativas hasta fin de año, hasta el referéndum de Ancap. La realidad es que el fenómeno Stirling obviamente no ocurrió, el PC en aquel momento estaba en el 15 por ciento y hoy está en el 9. El fenómeno Larrañaga sí: que haya logrado duplicar el partido es muy importante, pero para lograr derrumbar a la otra parte se necesitaba más, los dos partidos tradicionales tendrían que haber logrado el mismo fenómeno de fuerza, de vitalización, que solamente tuvo el PN.

Hay un tercer elemento que nos parece importante. Desde que realmente queda planteada una competencia cierta, tras la aparición del fenómeno Larrañaga, lo que se plantea para el 31 de octubre es: ¿hay balotaje o gana Vázquez? Y ese es un escenario muy favorable para un candidato, porque tiene el 50 por ciento de las probabilidades de ganar. En 1999 no era "gana Batlle, gana Vázquez o hay balotaje", era: "hay balotaje"; un dato de la realidad, nadie lo puso en duda. Luego era: "Vázquez va al balotaje"; es una gran ventaja estar seguro de ir al balotaje, pero no tanto, y la duda era quién sería su contendiente, si Batlle o Lacalle. Son escenarios muy diferentes.

Tampoco es lo mismo llegar a una elección habiendo tenido durante más de dos años 49-50 por ciento de la intención de voto, lo cual lo sitúa permanentemente en la puerta de ganar en primera vuelta. Recordemos que hace un mes hicimos aquí un análisis muy detenido de distintas categorías de votantes, hablamos del voto duro, del decidido, del voto puntual -o sea el que hoy votaría- y del espacio de crecimiento que tenían los partidos. En ese espacio de crecimiento la izquierda tenía, según el momento, 2 por ciento, 3 por ciento.

EC - Los simpatizantes.

OAB - Claro, personas que simpatizaban o que demostraban cierta cercanía. Esos simpatizantes, si uno no comete grandes errores, terminan votándolo.

Otro dato: desde hace dos años más de la mitad del país declara que cree que el próximo presidente va a ser Tabaré Vázquez. Ese dato siempre ayuda mucho. Cuando veíamos que la mayoría del país creía que el candidato del PN iba a ser Jorge Larrañaga era un dato que podía traducirse realmente en voto. Estas cosas son muy importantes.

Y luego el tema de la campaña electoral. El EP-FA y Vázquez han realizado una campaña electoral muy cuidada, muy prolija desde julio en adelante; en todo el semestre anterior hubo muchísimos errores, pero de julio en adelante fue muy calma, más bien dado el tono de un presidente que ya fue electo y que está en transición explicando en distintos ámbitos y áreas cómo va a ser su gestión de gobierno. Estrategia que implica, entre otras cosas, no polemizar con los demás candidatos porque si es un presidente electo, ¿para qué va a polemizar? Eso le ha funcionado realmente.

***

EC - ¿Qué cabe aguardar de ahora en adelante?

OAB - Desde el punto de vista cuantitativo queda bastante claro que la elección presidencial se define en ese 3 por ciento de personas que hoy votarían al EP-FA pero están en duda hacia el 31 de octubre. Vázquez tiene que afirmar esos votos porque podría llegar a perderlos, y Larrañaga y los demás tienen que tratar de que afirmen esas dudas, las confirmen y cambien de bando. Por ahí aparece bastante claro el tema. Por supuesto, también tienen que lograr que no haya pases al revés y que los indefinidos se vuelquen hacia el lado contrario a Vázquez.

EC - Esos son los desafíos para Larrañaga.

OAB - Digamos que para todo aquel que quiera el balotaje, porque para evitar el triunfo en primera vuelta sirve cualquier voto que no vaya a Vázquez.

EC - ¿Y para el EP-FA?

OAB - Para el EP-FA los desafíos son los siguientes. Primero, tiene un escenario complicado con una fórmula presidencial que tiene una estrategia muy clara, pero por otro lado hay un conjunto de listas muy grande, sobre todo siete listas al Senado en condiciones de disputar bancas en la Cámara Alta, que están marcando la necesidad de tener presencia, de desnivelar, de crear algún hecho político para decir "aquí estoy". Esos juegos son peligrosos porque pueden llevar a cosas que se salgan del libreto central. Incluso un comando central de la campaña que tiene iniciativas propias, del que han salido algunas de las iniciativas más agresivas contra los medios de comunicación en general o contra el propio Larrañaga, que también puede salirse de ese nivel de calma de la campaña central.

Justamente, Larrañaga tiene que apuntar a tratar de ver por qué lado logra descontrolar al EP-FA, hacerlo salir del libreto, hacerlo perder la calma para que cometa errores importantes y decisivos que derrumben a ese 3 por ciento e impidan que haya una definición el 31 de octubre. Por ahí nos parece que está el eje del juego.

***

EC - ¿Qué tema veremos el martes?

OAB - Vamos a ver la interna de los partidos. Y el próximo viernes ya vamos a tener la segunda encuesta del mes de octubre.

Radio El Espectador
octubre 8 - 2004