La carrera entre partidos en Montevideo y el interior
 

EMILIANO COTELO:
La semana pasada difundimos, utilizando un título de crónica olímpica, "Los nuevos registros en la carrera hacia octubre", es decir la intención de voto a los partidos en el conjunto del país. Hoy nos concentramos en esa misma competencia pero diferenciando Montevideo por un lado y en el interior por otro.

El politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, analiza la última Encuesta Nacional Factum y nos propone: "La carrera entre partidos en Montevideo y el interior". Tú querías hacer una aclaración.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Va a hacer doce años que comenzamos con la novedad de difundir encuestas por radio, aquí en El Espectador, y hace más de diez que la encuesta es representativa del 100 por ciento del país, urbano y rural. Sin embargo cada tanto oímos gente que dice: "Sí, pero hay que ver qué vota el interior", "qué votan los pueblos chicos", "qué vota el norte del país", como si las encuestas se hicieran en Montevideo o sólo en el sur del país. Lo hemos escuchado decir varias veces y reaparece constantemente.

Cuando decimos que es representativa del 100 por ciento del país, urbano y rural, no estamos utilizando un eslogan ni una campaña de marketing, estamos diciendo dónde hace la encuesta. En el sitio web de Factum, tenemos el listado completo de localidades, pero para que quede claro a qué nos referimos cuando decimos 100 por ciento del país, vamos a mencionar rápidamente las localidades más lejanas al sur que comprende esta encuesta cuyos datos estamos difundiendo desde la semana pasada, a ver si queda claro a qué nos referimos cuando decimos que se encuesta en los pueblos chicos.

Por ejemplo, se encuestó en Estación Rincón, Isidoro Noblía, Tupambaé, La Pedrera de Rivera, Vichadero, Tranqueras, Javier de Viana, Constitución, San Antonio en Salto, Quebracho, Nuevo Berlín, San Javier, Cañada de Nieto, Risso, Rodó, Cardal, Casupá, Fray Marcos, Sarandí Grande, Carmen, La Paloma de Durazno, José Pedro Varela, Curtinas, además de todas las localidades de más de 8.000 habitantes y de los pueblos chicos del sur.

EC - ¿Entonces…?

OAB - Entonces esto es representativo del 100 por ciento del país. Se encuesta los 19 departamentos, del sur y el norte, el este y el oeste, ciudades, pueblos chicos y caseríos.

***

EC - Hecha esa puntualización, que por lo visto es necesario recordar cada tanto, vamos a los datos básicos de esta encuesta en especial, la que divulgaste la semana pasada, sobre la cual vamos a volver a trabajar hoy.

OAB - Esta encuesta se cerró a mediados de agosto, tiene un margen de aproximación de +/- 3,3 por ciento. La pregunta que se formuló: "Imagine que haya elecciones de presidente y Parlamento el próximo domingo; ¿a qué partido político votaría?", y a quienes no respondieron se les repreguntó: "¿Y a quién se inclinaría a votar para presidente de la República?". Los datos son la combinación de ambos elementos y -también atención a esto- lo que estamos midiendo es qué votaría la gente hoy si hubiera elecciones, no estamos diciendo qué va a votar en octubre. Con respecto a octubre el porcentaje de gente con dudas, indecisa, es mucho mayor que el de hoy; estamos haciendo un registro de lo que la gente haría hoy, es una forma de medir muy estándar en el mundo.

El martes pasado dimos estos números:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: 50%
- Partido Nacional: 32%
- Partido Colorado: 11%
- Partido Independiente y otros: 1%
- En blanco/anulado: 2%
- Indefinidos: 4%

Veamos ahora las dos grandes zonas del país.

EC - Los números para el departamento de Montevideo son los siguientes:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: 62%
- Partido Nacional: 20%
- Partido Colorado: 9%
- Partido Independiente y otros: 1%
- En blanco/anulado: 3%
- Indecisos: 5%

OAB - Estas cifras son lo suficientemente fuertes como para ver un dato: más allá de todo el espectacular crecimiento que ha tenido la izquierda en el interior, y la gran caída que tuvo en el interior el Partido Colorado (PC), el gran desnivel del EP-FA está en Montevideo donde, a pesar del crecimiento del Partido Nacional (PN), tiene una ventaja de tres a uno. Y Montevideo -no olvidarlo- es casi la mitad del país, alrededor de 46 por ciento de la población adulta del país y alrededor de 43 por ciento del electorado. Por lo tanto, sacar una ventaja de esta magnitud en Montevideo está indicando que aquí hay un lugar de lucha que puede ser decisivo hacia las elecciones.

EC - Veamos los números del interior del país.

OAB - Incluyendo en el interior a Canelones.

EC - La Encuesta Nacional Factum da los siguientes números para el interior del país:

- Encuentro Progresista - Frente Amplio: 40%
- Partido Nacional: 42%
- Partido Colorado: 12%
- En blanco/anulado: 2%
- Indecisos: 4%

OAB - En el interior hay un virtual empate pero con una ventaja para el PN.

EC - 42 a 40.

OAB - Muy leve: estamos hablando de 42 a 40 en medio país, pero implica cualitativamente un dato bastante nuevo: en general el EP-FA estuvo arriba, también en el interior, desde 2002 en adelante. Aquí ya aparece el PN delante.

Como decía antes, Montevideo es poco menos de la mitad del país, entonces si estamos ante un virtual empate en el interior, el hecho de que la izquierda le saque al PN 40 puntos en la capital es explica esa diferencia de 18 puntos en todo el país.

Es notorio que a nivel presidencial los dos resultados posibles el 31 de octubre son: gana Vázquez en primera vuelta o hay balotaje Vázquez - Larrañaga. Otro resultado hoy, por ahora, está muy lejos y es muy difícil de imaginar.

Las adhesiones a la izquierda en Montevideo, por su propia dimensión, 6 de cada 10, son un poco más volátiles que las del interior; la adhesión a la izquierda en Montevideo es incluso más volátil que la adhesión a los partidos tradicionales. Cuando una fuerza política, cualquiera sea, tiene un número muy alto de votos, gana y pierde votos todos los días. Esto implica que es más fácil para los partidos tradicionales debilitar al EP-FA en la capital que en el interior. Siempre se puede debilitar a alguien en cualquier lado, pero es más fácil cuando tiene un electorado muy grande, cuantas más adhesiones más prendidas con alfileres están las últimas, y parecería que ahí es donde podría ser más fácil provocar el debilitamiento que necesitan los partidos tradicionales. Porque para impedir el triunfo de Vázquez en primera vuelta y forzar el balotaje, quizás le falte al PN una mayor concentración de esfuerzo y mensajes en la capital y en el área metropolitana, porque parte de este casi empate del interior se debe a que la izquierda en el área metropolitana, en toda esa franja de Canelones y la parte de San José que circunda Montevideo, saca una ventaja extraordinariamente grande. Es decir que es en Montevideo y área metropolitana donde estaría faltando una mayor concentración de esfuerzo y de mensaje, en particular del PN, que es el que compite más directamente, más allá de que cualquiera de los otros partidos puede contribuir a debilitar al EP-FA.

El riesgo del EP-FA es descuidar la capital, o pensar que las cifras son demasiado holgadas, despreocuparse del resultado y lanzar mensajes agresivos. Por ejemplo me sorprendió el anuncio de que van a salir a vigilar y multar autos con matrícula del interior a dos meses de las elecciones. Puede ser una medida de gobierno correcta o incorrecta, pero como medida electoral es de un gran coraje o de una gran soberbia, porque es emitir, precisamente en la capital, que es donde pueden tener la franja más débil, mensajes negativos y de una forma que tiene automática repercusión en el interior del país.

La izquierda en general tiene un escenario bastante cómodo hacia el 31 de octubre, más allá de que desde este año tiene un muy fuerte desafío que no tuvo en 2002 y 2003, que es el que están planteando Larrañaga y el PN. Y ya se demostró de febrero a junio que la izquierda puede tener el peligro de sus propios errores. En este momento quizás tanto el PN como el EP-FA estén demasiado concentrados en el interior y no se den cuenta de que cambios fuertes en Montevideo pueden decidir la elección. Es muy grande la masa de Montevideo, casi la mitad del país, y hay un desnivel entre los partidos, por lo tanto lo que un partido tradicional le pueda morder al EP-FA puede repercutir muy fuertemente en el conjunto del país.
 

Radio El Espectador
agosto 24 - 2004