Primera Encuesta Nacional Factum
sobre el plebiscito por el agua

EMILIANO COTELO:
El 31 de octubre, junto con las elecciones nacionales, se plebiscitará un proyecto de reforma constitucional relacionado con el agua. Este plebiscito ha sido promovido mediante el mecanismo de recolección de firmas previsto en la propia Constitución de la República. Podría incluso haber un segundo proyecto a plebiscitarse, si obtiene las mayorías necesarias en la Asamblea General, cosa que va a laudarse hoy.

Pero, en relación al único proyecto de plebiscito que al momento existe, la Encuesta Nacional Factum indagó si la gente lo conoce y qué votaría.

***

Vamos a ver los datos y análisis a cargo del politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum. Estamos hablando del "plebiscito por el agua".

OSCAR A. BOTTINELLI:
En primer lugar, los plebiscitos son bastante diferentes de los referéndum en tres cosas: desde el punto de vista formal se hacen junto con las elecciones, es decir que es simultáneo al voto de autoridades nacionales; segundo, el voto es sólo por Sí, se vota por Sí o se deja de votar; tercero, el Sí debe tener más del 50 por ciento del total de votantes. De alguna manera es la misma regla que necesita el candidato del partido más votado para poder ser elegido presidente en primera vuelta.

Y, al ser simultáneo con las elecciones, no es un voto tan autónomo como lo fue, por ejemplo, el del referéndum por Ancap, ya que el ensobrado de la lista, el ir a buscar las listas o la propaganda de los partidos ata mucho el voto del plebiscito con el voto partidario.

EC - ¿De qué manera consultaron ustedes en la Encuesta Factum a propósito de este plebiscito?

OAB - Es la misma encuesta cerrada el 13 de julio, cuyos resultados en cuanto a votos por partidos dimos el martes pasado. Hicimos dos tipos de abordajes diferentes. Por un lado se le preguntó a la gente lo siguiente: "¿Usted conoce si hay algún plebiscito junto con las elecciones?", apuntando a lo que se llama recordación espontánea. Si la gente contestaba que sí, se le preguntaba: "¿Conoce sobre qué tema es?".

EC - Los resultados son los siguientes:

- Conoce que hay un plebiscito sobre el agua: 50%
- No conoce: 50%

OAB - Hay que hacer una precisión. 49 por ciento contestó que no tenía idea de que había un plebiscito y un 1 por ciento dijo que sí sabía que había un plebiscito pero dijo cualquier cosa sobre el tema, ni por equivocación mencionó el agua, lo que quiere decir que no conocía que había un plebiscito o había oído algún run-run por ahí.

EC - Ese el resultado de la primera pregunta, del primer abordaje.

OAB - Un primer abordaje que ya nos da un piso de lo que puede ser una mayor firmeza en la decisión de la gente, la que ya sabe que hay un plebiscito.

En el segundo abordaje que se hizo en otro momento de la encuesta se dijo: "Junto con las elecciones nacionales va a haber un plebiscito sobre el agua. ¿Usted se inclina a votar a favor o en contra?". Preguntamos así porque en este plebiscito -ya pasó algo parecido con el de Ancap, pero no tanto como en este- no hay acuerdo ninguno entre partidarios y contrarios al proyecto sobre qué contiene.

EC - Es muy difícil resumir en una línea, en un par de frases siquiera, cuál es el objetivo de esta reforma.

OAB - Sí, resumirlo en un par de frases en forma equidistante y neutral es virtualmente imposible. Tratamos de hacerlo para formular la pregunta y nos encontramos con que según lo que dijéramos se podía estar sesgando a favor de los que impulsan el plebiscito o de los que están en contra porque cada cual habla de efectos completamente diferentes. Nos quedamos con el enunciado: "el plebiscito sobre el agua".

EC - Los datos son los siguientes:

- A favor: 44%
- En contra: 11%
- No sabe: 45%

OAB - Varios comentarios. En primer lugar es importante destacar que este 44 por ciento es un porcentaje muy similar al 45-46 por ciento con que arrancó el referéndum sobre Ancap cuando todavía no se sabía si iba a tener lugar o no; y fue más o menos el porcentaje de arranque del referéndum sobre Antel del año anterior que no se llegó a hacer porque se derogó la ley.

Esto da la impresión de que existe una especie de base en este tipo de plebiscitos, de referéndum que tienen relación con el papel del Estado, que luego a lo largo del tiempo se mantiene muy estable, no es decir que si arranca acá ya se está muy cerca de pasar el 50, el resultado final depende un poco de los vuelcos finales, si se producen o no. Si se producen puede ser un envión, como el de Ancap, que llegó hasta 59 por ciento de los votantes, y si no se produce puede quedar por debajo.

EC - ¿Estudiaron también cómo daba el voto discriminando entre los que sabían que había un plebiscito y los que no lo sabían?

OAB - Sí, y es muy interesante. De los que conocen, algo más de la mitad vota a favor, la octava parte vota en contra y el resto no sabe. No es que todos los que conocen están a favor y que los que no están a favor es porque no conocen: hay gente que conoce y no sabe qué va a votar, hay una parte chica que conoce pero está en contra y más de la mitad de los que conocen están a favor.

Es interesante verlo al revés, qué pasa con los que no conocen. Resulta que no conocen que hay un plebiscito ni, por supuesto, de qué se trata, pero 4 de cada 10 de estos votan a favor, no conocen cuál es el tema pero cuando se les dice que hay un plebiscito sobre tal cosa, dicen: "Yo voto a favor". Es una suerte de voto estructural a favor de los plebiscitos o los referéndum, el encuestador les informa que hay un plebiscito y ya deciden votar a favor. Del mismo modo hay un pequeño porcentaje que automáticamente dice: "Voto en contra", que también apunta a la impresión de que hay este voto estructural, gente que tiene posiciones duras sobre el tema.

Para ser exactos, la gente que no conoce y está a favor es un 17 por ciento de todo el electorado, la gente que no conoce y está en contra es un 5 por ciento del electorado y la que no conoce y no sabe qué va a votar -uno diría que es lo más coherente- es un 28 por ciento de todo el electorado y la mayoría absoluta de los que no conocen.

***

EC - Veamos el cruce de las posiciones con respecto al plebiscito con las simpatías político-partidarias.

OAB - En primer lugar, en cuanto a conocimiento, sin ser demasiado abrumadora la diferencia, es bastante mayor el conocimiento de que hay un plebiscito sobre el agua entre los frenteamplistas que en el resto, más o menos 6 de cada 10 frenteamplistas conocen, mientras que son mucho menos de la mitad de los blancos, los colorados, los indefinidos los que conocen que hay un plebiscito.

En segundo lugar, 3 de cada 4 de los que se pronuncian a favor del plebiscito son frenteamplistas y 1 de cada 4 son blancos, colorados o indefinidos.

Los que no conocen que hay un plebiscito y cuando uno les pregunta qué votarían dicen: "Voto a favor", se pronuncian en forma automática a favor de un plebiscito de cuya existencia se enteran por el propio encuestador, son en una abrumadora mayoría frenteamplistas, fundamentalmente frenteamplistas, aunque en menor medida hay algunos blancos, menos de la quinta parte. El grueso de esta gente que automáticamente se alinea con el plebiscito, sin saber previamente que existía ni conocer el tema, es frenteamplista.

EC - Este es el primer enfoque que la Encuesta Factum realiza a propósito del plebiscito del agua.

OAB - Es el primer enfoque sobre el plebiscito del agua. Hay que esperar que estén todas las cartas sobre la mesa, porque no es lo mismo que haya un plebiscito y la gente esté a favor o en contra a que haya dos proyectos diferentes donde se pueda estar a favor de uno, del otro o en contra de los dos.

Si hay dos, normalmente la Corte resuelve que son contradictorios y no se puede votar los dos juntos; va a haber que esperar la resolución de la Corte. Si es así, el que tenga más votos a su vez tiene que superar la mitad de los votantes, el voto por un Sí está bombardeando el voto por el otro Sí. Esto es algo que hay que tener en cuenta, no es que los sí se sumen.

Lo otro es que más allá de las encuestas en este tipo de plebiscito simultáneo con las elecciones en general tiende a haber mucho alineamiento entre el voto en el plebiscito y el voto por partido, no hay mucha disidencia. Por ejemplo, si el Frente Amplio apoya este plebiscito el Sí va a estar muy cerca del voto del Frente, un poquito por arriba o por debajo, dependerá de los votos sueltos que haya, pero se ata mucho en las elecciones el voto por partido y el voto en el plebiscito.

EC - Habrá que seguir de cerca la evolución que va teniendo este tema en la opinión pública en las próximas encuestas.

OAB - Sí, la evolución del voto y del conocimiento, porque aquí estamos arrancando con un problema de conocimiento, que es un dato nada menor.
 

Radio El Espectador
julio 27 - 2004