La competencia interna en la izquierda
 

EMILIANO COTELO:
El Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA) encabeza las preferencias del electorado uruguayo con el 49 por ciento de la intención de voto. Pero además de la competencia que la izquierda tiene con blancos y colorados, hay una competencia dentro de la izquierda entre sus sectores y sus listas. ¿Cómo va esa carrera, cuál es la posición de cada grupo?

***

Hoy presentamos la última Encuesta Nacional Factum, cerrada el 30 de mayo, con el análisis de su director, el politólogo Oscar Bottinelli.

OSCAR A. BOTTINELLI:
En el EP-FA, como pasa en todos los partidos, hay en principio dos competencias, una hacia el 31 de octubre y otra hacia el 27 de junio. En tanto el EP-FA tiene definidos los candidatos a presidente y vicepresidente y las listas al Senado y Diputados son producto de mecanismos internos de cada uno de los grupos, la elección del 27 de junio solamente tiene en la competencia entre los sectores un nivel simbólico que es marcar un ranking relativo y la carrera definitoria sigue hasta el 31 de octubre. Es decir que las que estamos viendo son las cifras hacia el 31 de octubre en un escenario donde vota la totalidad de la ciudadanía, la totalidad del electorado.

Medir las competencias internas, particularmente la de la izquierda, siempre ha sido complicado, un tema en el que las distintas consultoras rara vez coinciden, entre otras cosas porque tiene una estructura bastante complicada, son muchos grupos, esos grupos no quedan referidos por un candidato presidencial, que es lo que la gente visualiza con mayor facilidad, y por otro lado no todos tienen la misma forma de ser visualizados.

Hoy en la izquierda tenemos básicamente tres tipologías de grupos: grupos claramente personalizados, donde la referencia personal es el elemento central para el votante, caso Mujica con su Espacio 609, caso Astori con la 2121; grupos que podemos llamar institucionalizados, de larga trayectoria, en cuyo caso lo que pesa en la opción es la institucionalidad, como el Espacio 1001 y la 90; y grupos mixtos, entre los cuales se identifica claramente la Vertiente, que es un grupo muy institucionalizado, con un perfil muy nítido tanto como Vertiente como como 77, pero por otro lado con una figura muy fuerte y carismática, el arquitecto Arana, por lo cual el voto al sector es una especie de mezcla de las dos cosas.

En una encuesta influye mucho la forma de preguntar.

EC - ¿Cómo hacen ustedes en Factum, cómo preguntan concretamente por este tema?

OAB - Las preguntas en las encuestas puerta a puerta que hacemos están ayudadas por lo que se llama tarjetas, que en verdad son hojas; presentamos una especie de menú tipo Windows, con ventanitas desplegadas, donde cada una es una opción; en el caso del Frente van en rojo, azul y blanco, sobre uno de los colores va el nombre de la persona (Arana, Gargano, Mujica, Astori, etcétera), sobre otro va el número y sobre el tercero el nombre institucional del grupo, de modo que el votante tenga las tres cosas; sin perjuicio de lo cual por separado se pregunta sólo por números, sólo por figuras y sólo por los nombres de los grupos. Es decir que tenemos cuatro abordajes para llegar a estas cifras que suman el 49 por ciento que representa el EP-FA.

EC - De ese 49 por ciento que recoge como intención de voto el EP-FA los distintos sectores contribuyen con los siguientes porcentajes:

- Espacio 609 - Mujica: 14
- Espacio 90 - socialistas: 8
- Asamblea Uruguay - Astori - 2121: 6
- Vertiente - Arana - 77: 5
- Michelini - Nuevo Espacio - 99000: 3
- Espacio 1001: 2
- Alianza Progresista - Nin - 738: 2
- Otras listas: 1
- Indefinidos: 8

¿Cómo interpretamos estos datos?

OAB - Si se quiere ver los porcentajes dentro de la izquierda, como la izquierda tiene prácticamente la mitad, con un poco de aproximación duplicar estos porcentajes y decir que la 609 tiene el 14 por ciento del total del electorado o el 28 por ciento de la izquierda es más o menos lo mismo.

El predominio de la 90, de los socialistas, fue bastante claro hasta un poco antes de mediados de 2002; primer lugar que fue compartido a lo largo del año siguiente, 2002-2003, con la 609; en el segundo semestre de 2003 ya la 609 está un poquito por delante y ahora se producen un claro despegue, que este año ha sido bastante consistente, y una caída de la 90 que primero compartió ese liderazgo con la 609, luego quedó en un segundo lugar pero muy distanciada de los demás y ahora está apenas por encima de Astori y la Vertiente, que son los dos que la siguen.

Es decir que tenemos a Mujica claramente arriba, un segundo escalón con la 90, algo más atrás Astori, casi pegada la Vertiente -hace 15 días estaban iguales- y luego un tercer escalón con Michelini, la 1001 y la Alianza Progresista.

Es importante que Michelini, que había estado bastante flojo hasta hace un año, fue recuperando y si consolida el nivel que tiene hoy prácticamente está asegurando nuevamente su banca en la Cámara de Senadores, cosa que no parecía segura hasta ahora.

Tenemos que tener claro que cada punto porcentual que estamos manejando equivale a aproximadamente unos 23.000 votos y que un poquito más de 3 por ciento es lo que se necesita para lograr en forma completa el cociente de un senador.

***

EC - Ese es el ranking de los distintos grupos integrantes del EP-FA cuando la encuesta se realiza pensando en la elección de octubre, o sea una elección en la que el voto es obligatorio. Pero ¿qué cabe esperar para las elecciones internas del 27 de junio?

OAB - El problema para el 27 de junio es que, como decía en la introducción, la izquierda no se juega nada, no tiene nada en disputa, es una competencia muy simbólica. Pero ojo, que sea simbólica no quiere decir que no importe. El primer tema es externo, el EP-FA está mucho menos motivado para ir a votar que el Partido Nacional (PN), entonces un primer problema que puede tener es que la desmotivación de la gente lleve a que no sea la primera fuerza; la dirigencia frenteamplista está agitando en este momento para que los frentistas tomen conciencia de que si no van a votar su partido puede salir segundo.

Un escenario más probable es que salga primero, pero que no tenga sobre el segundo la ventaja formidable que se ve hacia octubre. En este momento la izquierda está 5 a 3 con el PN, pero no es tan claro que esto se dé el 27 de junio, lo cual le daría un arranque un poquito mellado hacia octubre. Así como en diciembre tuvo un gran envión a favor, ahora tendría una especie de bajón. Es verdad que no logró capitalizar ese envión, y del mismo modo puede que el bajón tampoco le cueste.

Entre los sectores el tema es que no es lo mismo el poderío que pueden tener con una cantidad de votantes menor en el conjunto de la izquierda. En general los grupos más estructurados son los que más se benefician de una baja votación, los grupos de más opinión, sobre todo de opinión más distante, la de la gente en su casa, poco predispuesta a actitudes militantes, ni siquiera a ir a un acto, probablemente tengan una caída fuerte. Entonces es de esperar que el ranking de los grupos y su peso el 27 de junio sea bastante diferente de este que estamos presentando hacia octubre, lo cual no quiere decir que haya cambiado el escenario hacia octubre, sino que es una votación en un escenario distinto, como también fue distinto, mucho más chico, el de mayo de 2002, cuando se hicieron las elecciones internas del FA para elegir las autoridades partidarias. En esa instancia Asamblea Uruguay y la Vertiente aparecieron muy debilitadas y la 1001 apareció muy fortalecida, precisamente por la incidencia de la opinión o del aparato de los respectivos grupos. Esto lo vamos a ver el 27 de junio.

Lo que hoy aún parece difícil prever es si va a ser alta o baja la concurrencia de la izquierda a las elecciones. En 1999 proporcionalmente tuvo mucha menos concurrencia que el Partido Colorado (PC), que era el que tenía la interna más competitiva y más interesante con la confrontación Batlle-Hierro. Recordemos que estando en las encuestas de intención de voto presidencial delante del PC en aquel momento, el Frente salió segundo, después del PC. Es decir que las internas presentan escenarios diferentes del de las elecciones nacionales con voto obligatorio.
 

Radio El Espectador
junio 15 - 2004