LA GESTION DE GERMAN RAMA
como Presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN)
de la Administración Nacional de Educación Pública
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
El tema de hoy es uno de los asuntos polémicos de esta administración: la reforma de la educación llevada adelante por el Codicen, que preside el profesor Germán Rama. Desde hace dos años, el juicio de desempeño que la opinión pública tiene sobre la gestión de Rama viene siendo medido por Factum y divulgado En Perspectiva.

Este puede ser el momento para actualizar los datos, para saber qué piensa hoy la gente de la gestión de Rama, si la aprueba o la desaprueba.

Vamos a ubicar este trabajo, cuándo y cómo se hizo.

 

OSCAR BOTTINELLI:
En primer lugar, el tema de la enseñanza pública en general, entendiendo por enseñanza pública la no universitaria, la que tiene que ver con Enseñanza Primaria, con el liceo, con la Universidad del Trabajo, está no sólo concentrada orgánicamente en el Codicen o en Anep, la Administración Nacional de Educación Pública, sino que en este período de gobierno ha quedado muy visualizada en la figura del profesor Germán Rama. Y así hemos visto, además, en una serie de estudios, que casi en las mismas cifras se da la aprobación o desaprobación de la reforma de la enseñanza con la imagen de Germán Rama.

A diferencia, por ejemplo, de la reforma de la seguridad social, la reforma de la enseñanza tiene cara, tiene rostro visible, está personalizada, y es una de las formas más claras y más simples de medir de las reacciones de la opinión pública.

Este estudio que presentamos hoy es el del mes de abril, representativo de las personas de 15 años en adelante, del 100% del país; es decir, tanto del país urbano como del país rural. Las opiniones se recogen en términos categóricos: "¿usted aprueba...?" o "¿usted desaprueba...?". Por supuesto, queda un lugar neutro -ni aprueba ni desaprueba- y está la gente que no opina. Todo esto se termina resumiendo en un único índice, que es el Indice Factum de Imagen, en una escala de cero a 100 que nos permite tomar en cuenta en un único número los cuatro indicadores: las aprobaciones, las desaprobaciones, los juicios neutros y el nivel de los que no opinan.

Las respuestas son: aprueba el desempeño de Germán Rama como director general del Codicen el 28%, desaprueba el 32%, ni una cosa ni la otra el 14% y no opina el 26%. Entonces, el Indice Factum de Imagen es 40, en esa escala de cero a 100.

Veamos cómo ha evolucionado el Indice Factum de Imagen de Rama. Es interesante tomar básicamente el último año; vamos a tomar fechas que no son al azar. A mediados del año pasado, la reforma educativa venía en una línea de bajo perfil, de baja polémica. La polémica que había estaba muy concentrada al ámbito interno de la enseñanza, al ámbito de docentes y en menor grado a algún ámbito de estudiantes, pero muy interno; no llegaba a la opinión pública.

En ese momento, el Indice Factum de la Imagen de Rama registraba 45 puntos. Inmediatamente vino el gran conflicto, que fue bastante prolongado, que tuvo como centro ocupaciones de liceos y de escuelas de la Universidad del Trabajo en Montevideo y algunos en el interior del país, y que recibió la adhesión de gremios docentes, de Magisterio, de los profesores de Montevideo, por ejemplo.

Al término del conflicto, la imagen de Rama pasó de los 45 puntos que tenía antes a 21. Luego inició una línea lentamente ascendente que lo situó hacia fin de año en 32 puntos. Y ahora, en el primer cuatrimestre del 97, lo sitúa en 40 puntos.

Es decir que el nivel que tiene hoy es sensiblemente más alto que el que tenía luego del conflicto. Y además, en una línea bastante normal, bastante constante de crecimiento. Sin embargo, este nivel es muy inferior al que tenía antes del comienzo del conflicto. Las aprobaciones eran de 32% antes del conflicto, luego fueron de 22, de 19, y ahora son de 28. Las desaprobaciones fueron de 24 antes del conflicto, luego subieron al 33% y prácticamente se han mantenido ahí, ya que ahora están en el 32%, tanto a fin de año como en el presente.

Rama tiene un puntaje de 40 puntos, producto de tomar en cuenta aprobaciones, desaprobaciones, gente que no opina y gente que tiene un juicio neutro. Son 40 puntos en la escala de cero a 100; es decir que está en el borde inferior de un juicio neutro, casi lindante con la desaprobación. Estuvo en un juicio neutro también al principio y desde el conflicto hasta fin del año pasado había estado en niveles netos de desaprobación.

El puntaje entre los colorados es 59; franca aprobación. Entre los que hoy votarían al Partido Nacional, 46; un nivel de neutro a leve aprobación. El puntaje entre los frenteamplistas es 27; franca desaprobación. Entre los nuevoespacistas el puntaje es 41; un juicio neutro casi hacia la desaprobación. Entre las personas sin partido, las que no votarían, no saben hoy si votarían a algún partido y no simpatizan con ninguno, son 36 puntos; una levísima o muy leve desaprobación.

Está muy claramente dividida la opinión pública en función de las adhesiones o lealtades políticas; aprueban mucho los colorados, apenas los blancos, tienen un juicio neutro los del Nuevo Espacio, desaprueban un poquito los sin partido y desaprueban fuertemente los frenteamplistas.

Cuando analizamos lo que pasó en el último año o en los dos últimos años, digamos lo siguiente. Del 95 al 96 no pasó nada con la imagen; había una aprobación relativamente importante de la gestión de Rama y de la reforma educativa, había un bajo nivel de desaprobación y era muy alto el porcentaje de gente que tenía un juicio neutro o no opinaba. El nivel de no opinión al principio fue muy elevado.

El conflicto de la enseñanza fue muy fuerte y como consecuencia del mismo se generó una baja fuerte en la aprobación y un crecimiento en la desaprobación. El conflicto no necesariamente estaba implicando un mayor rechazo a la reforma educativa ni esta baja de Rama estaba implicando un acuerdo con los conflictos en particular. Este es un tema que vamos a analizar el próximo martes aquí, en La Opinión Pública, las reacciones frente al conflicto que tuvo la enseñanza y a la reforma educativa.

Pero sí canalizó o cristalizó todo un conjunto de insatisfacciones que estaba generando la reforma educativa o la gestión de Rama. No nos olvidemos de que simultáneamente, en un juego de pinzas, aparece en conflicto la sociedad, en varias áreas. No sólo tenía la ocupación de los estudiantes, los gremios institucionales de docentes se habían pronunciado en contra, sino que aparecían por un lado los comienzos de insatisfacción con la reforma que hoy en 1997 es mucho más visible de parte de muchos institutos o del grueso de los institutos de enseñanza privada que no comparten la reforma.

Pero también en ese momento, en medio de ese gran conflicto se había generado un fuerte enfrentamiento con los productores rurales a raíz del tema del Impuesto a Primaria y de toda una imagen del Titanic y los productores rurales en el Titanic que había manejado Germán Rama.

Todo este conjunto de episodios le significó una caída muy fuerte. Y como se ve, hay una recuperación que tiene dos características muy fuertes: es muy lenta y -por ahora- es muy sostenida. Dejemos abierta la puerta a ver qué pasa dentro de tres meses, si encontramos que esta recuperación se mantuvo -en cuyo caso tendría ya que estar alcanzando los niveles que tuvo antes del conflicto- o es que por aquí se podría estar situando el techo de aprobación o el techo de imagen de la gestión del director general del Codicen.

La polémica sobre la conducción de la enseñanza pública presenta como trasfondo una opinión pública en posturas relativamente empatadas entre el apoyo, el rechazo y la neutralidad.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
Junio 3 - 1997