Económicamente ¿se está mejor que un año atrás?
¿qué se espera de 1997?
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
El martes pasado iniciábamos un pequeño ciclo sobre el balance de la situación personal de la gente, sobre cómo se siente personalmente hoy respecto a un año atrás y también qué perspectivas cree tener para este año.

La semana pasada, lo que difundimos fue si la gente siente que vive mejor o peor que hace un año y cómo piensa que vivirá en el 97. Hoy vamos a ver una variante: si la gente considera que a fines del 96 estaba mejor o peor económicamente que un año atrás y cómo piensa que va a estar económicamente en este año 97.

Primero vamos a explicar de qué tipo de encuesta se trata.


OSCAR BOTTINELLI:
En primer lugar vamos a ver, para que quede más claro, la diferencia entre las preguntas. Cuando a uno le preguntan cómo vive, si mejor o peor, el sentir que uno vive mejor tiene sin duda que ver con la parte económica, pero no sólo con ella; el tener o no trabajo, cómo se siente en salud, cómo se siente en el entorno familiar, personal, hay muchas cosas que no son necesariamente porque esté mejor o peor económicamente. Es decir que lo económico influye pero no es determinante. Y vamos a comparar las cifras.

Esto es la Encuesta Nacional Factum; los datos fueron relevados al cierre del año 96 en todo el país, tanto urbano como rural, entre personas adultas de 18 años en adelante.

La pregunta es: ¿considera usted que económicamente está mejor, igual o peor que un año atrás? Tiene respuestas que agrupamos de esta manera: "mejor" contesta el 20%, "igual" contesta el 40%, "peor" contesta el 38%, y no opina el 1%. Hay una diferencia de -18%.

Como vemos, en relación a un año atrás la gente económicamente está -18%; es bastante más la que siente que económicamente vive peor.

Cuando se pregunta cómo vive respecto a un año atrás, la diferencia es de -8. Es decir que en ambos casos hay una situación de relativo pesimismo, de considerar que 1996 es un año peor o un año más duro, más difícil que 1995. Sin embargo, en lo económico es cuando esta situación se considera más fuerte, de mayor empeoramiento.

En cuanto a algunas variaciones por edades o por lo que llamamos categorías sociodemográficas, se da la misma relación que presentábamos la semana pasada.

En primer lugar, la categorización política. Los frenteamplistas en general tienden a sostener que están peor, los colorados son los que sienten que económicamente están mejor, los blancos algo mejor pero menos que los colorados, los nuevoespacistas algo peor pero de modo más tenue que los frenteamplistas. Esto se viene dando en todas las gradaciones, tiene que ver con algo que en el fondo se relaciona bastante con lo político y con el gobierno, aunque también con la situación personal.

En edades, el sector que se siente más duro, en situación más golpeada, tiende a ser el de las edades medias, de 40 y pico o 50 y pico, y en cambio hay un poco más de optimismo en las edades más altas y particularmente en las edades más jóvenes.

En resumen, la gente siente que vive algo peor que un año atrás, pero es mucho más pesimista en lo económico, ya que siente que su situación empeoró de modo relativamente fuerte en un año.

Seguimos con la segunda pregunta que anunciábamos al comienzo: ¿usted cree que este año va a estar económicamente mejor, igual o peor que el año pasado? Es la pregunta que apunta hacia adelante.

Las respuestas son: que va a estar mejor 27%, que va a estar igual 38%, que va a estar peor 20% y no opina un 15%. En este caso, la diferencia es positiva, hay siete puntos porcentuales más de los que creen que van a estar mejor sobre los que creen que van a estar peor.

Comparando con la semana pasada, cuando habíamos hablado de lo que podríamos llamar las perspectivas de vida en general, cómo piensa que va a vivir en el 97 con respecto al 96, hay un poco más de optimismo: el saldo es 11.

Es decir que en las dos situaciones, el saldo del 96 respecto al 95 y cómo va a ser el 97 en el vivir, en forma subjetiva, se mezclan todas las cosas, se tiende a ser más optimista que en la parte económica. En términos no tan decisivos, pero hay una pequeña diferencia.

Aún así es interesante marcar que la gente globalmente siente que el 96 respecto al año anterior fue un año duro, un año difícil, estuvo peor, pero que se siente optimista con respecto a cómo le va a ir económicamente en el 97.

Si lo vemos por la posición política de la gente, los frenteamplsitas son levemente pesimistas, no en los términos tan fuertes en que lo son en el balance con respecto a un año atrás, tienen más esperanzas pero aún así son los que como conjunto presentan una visión algo pesimista; los nuevoespacistas una visión neutra; los blancos relativamente optimista y los colorados fuertemente optimista.

Hay mayor optimismo en la gente de niveles educativos más altos, en los más jóvenes, en las personas muy mayores y en el nivel socioeconómico medio.

Donde no hay una actitud ni de optimismo ni de pesimismo es fundamentalmente en los demás niveles socioeconómicos, tanto en el alto como en el semibajo y en el bajo, y en las edades medias, 40 y pico o 50 y pico. No hay una expectativa ni de empeoramiento ni de mejoramiento de la situación económica.

Globalmente, entonces, analizando todo esto, la gente considera que en el 96 ha vivido peor que en el 95, que económicamente ha estado peor que en el 95 y que la expectativa para el 97 es de un mejoramiento en general de las condiciones de vida y un poco más leve, pero también de un mejoramiento en la situación económica.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
Marzo 18 - 1997