¿Se vive mejor que un año atrás?
¿Qué se espera de 1997?
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
Año a año, En Perspectiva y Factum presentan en este espacio las percepciones de la opinión pública sobre la situación personal de cada uno y la situación global del país.
Ahora tenemos sobre la mesa los datos, los números, a propósito de la visión de la gente al finalizar 1996 sobre si vive mejor o peor que el año anterior y también sobre si piensa que en este año vivirá mejor, igual o peor.
Oscar, vamos a recordar de qué manera se realizó este trabajo.

OSCAR BOTTINELLI:
Este es un trabajo hecho a fin de 1996, donde compara si vivió mejor o peor que un año atrás, que en 1995, y cómo piensa que ocurrirá este año que está transcurriendo.
Fue hecho en todo el país a personas de 18 años en adelante. Debemos aclarar que cuando uno contesta, a uno le preguntan si considera que vive mejor o peor, es un conjunto de elementos lo que uno tiene en cuenta. Puede ser la situación económica, la situación laboral, situaciones personales, es decir, el conjunto de factores que determinan que uno diga "estoy viviendo mejor" o "estoy viviendo peor".

EC. - Recordemos la pregunta: "¿Considera usted que vive mejor, igual o peor que hace un año?".
Las repuestas se agrupan así:
dice que vive mejor el 23%,
que vive igual el 45%,
que vive peor el 31% y
no opina el 2%.
Si resumimos, tenemos una diferencia de -8%.
O sea, los que opinan que viven peor superan a los que opinan que viven mejor en ocho puntos porcentuales.

O.B. - Algunas breves puntualizaciones a esto, que es la visión respecto a un año atrás: en principio, siempre influye la inclinación política. En un esquema bastante clásico, los colorados consideran que viven mejor, los frenteamplistas consideran que viven peor y los nacionalistas en el medio.
Es interesante que las situaciones más "optimistas" -llamémosles así- se dan en los extremos de edades: los más jóvenes, los más mayores y los que consideran que ahora o a fines del 96 están viviendo o han vivido peor que un año atrás se concentran en las edades medias y sobre todo medias-adultas, medias-mayores, entre los 40 y pico y los 50 y pico de años.
Y no aparecen diferencias demasiado fuertes desde el punto de vista del nivel socioeconómico. Lo que sí tenemos es que en general predominan las posiciones ligeramente pesimistas.
Pero el dato más fuerte de todos es que la visión es muy pesimista -la diferencia es -20- en Montevideo, y en cambio en el interior del país es de casi neutra a apenitas optimista, ya que la diferencia da dos.
En el conjunto del país, lo que tenemos entonces es una línea relativamente negativa; la gente tiende a considerar que vive peor y con un cierto empeoramiento con respecto al año anterior.

E.C. - Ahora corresponde indagar qué es lo que avizoran los uruguayos para el futuro, concretamente para este año que ya estamos recorriendo, 1997. ¿Van a vivir mejor, igual o peor que en el 96? Las respuestas se agrupan de esta manera. Dice que cree que va a vivir mejor el 29%, que va a vivir igual el 37%, que va a vivir peor el 18% y no opina el 16%. Aquí la diferencia entre mejor y peor es de 11 puntos. O sea, son más los que piensan que van a vivir mejor que los que piensan que van a vivir peor.

O.B. - El primero y más fuerte de los comentarios es la gran diferencia de actitud en el conjunto del país que hay entre la visión que tienen respecto a un año atrás y las perspectivas y esperanzas que tienen respecto al año siguiente. Tenemos una visión algo pesimista de cómo han vivido o están viviendo respecto al año anterior y una expectativa levemente optimista en relación al año siguiente, es decir, al año que está transcurriendo.
No hay variantes en esa fuerte diferencia de comportamiento que se da entre Montevideo y el interior, pero en este caso en Montevideo la gente piensa que va a vivir igual, la diferencia es tres, mientras que en el interior hay una percepción más claramente optimista, ya que la diferencia es 18; es mucho más fuerte el optimismo en el interior del país.
Por nivel socioeconómico, digamos que quienes tienen una visión levemente pesimista son las personas del nivel bajo, mientras que todas las demás -alto, medio y semibajo- se dan similares -o relativamente similares- niveles de optimismo.
Y en materia de edad, quienes piensan que van a vivir mucho mejor en 1997 son las personas jóvenes, los adultos jóvenes, de 18 en adelante, digamos, de 18,19 y 20 años de edad o más.
Y en materia de sexo hay una cosa que es muy fuerte. Y es bastante raro, en general, que haya comportamientos distintos. Mientras los hombres tienen una visión bastante optimista -es de 16 la diferencia en cuanto a creer que este año les va a ir mucho mejor-, en las mujeres es mucho más moderado el criterio y la diferencia es sólo de siete.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
Marzo 11 - 1997