Perspectivas del Uruguay
al fin del milenio
Informe de Factum Opinión Pública

Como veníamos anunciando desde hace dos semanas, hoy se inicia una nueva etapa de este espacio llamado "La Opinión Pública". A partir de hoy se emite en un nuevo día, los martes, y en un horario más temprano, a las 8 y 50. Pero el cambio más importante consiste en un informe de Factum centrado exclusivamente en el resultado de encuestas sobre el desarrollo de la actividad política, los grandes temas nacionales y la conducción del gobierno y de las diversas administraciones nacionales y departamentales. El análisis político en sí, a cargo del politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum, se emitirá los días jueves también a las 8 y 50.

Hoy, en el comienzo de esta nueva etapa, el tema tiene que ver con este ya tan cercano fin de milenio, el mágico año 2000: Cómo ven los uruguayos al país en el año 2000 ¿mejor que ahora, peor, igual?

Los datos corresponden a la encuesta realizada por Factum Opinión Pública en todo el país, tanto urbano como rural, a personas de 18 años en adelante.

La pregunta: ¿Cómo ve el futuro del país dentro de tres años, cerca del año 2000: mejor, igual o peor?

Las respuestas:

el país va a estar mejor, contesta el 29%

el país va a estar peor, contesta el 32%

va a seguir igual, dice el 29%

y no opina, no sabe qué puede pasar, el restante 16%

Como puede verse, los que contestan se dividen en tres tercios, en tres partes más o menos iguales: son más o menos el mismo porcentaje los optimistas, los pesimistas y los que consideran que las cosas no mejoran ni empeoran. Hay una pequeñísima ventaja de los pesimistas, de apenas tres puntos porcentuales.

Se puede decir que los moderados y prudentes uruguayos no esperan ni el fin el mundo ni el paraíso en La Tierra con el advenimiento del tercer milenio.

Pero, como pasa siempre, hay diferencias entre los distintos tipos de habitantes de estas latitudes.

Hay un hecho muy fuerte en el comportamiento socio-político de los uruguayos, que los seguidores de este espacio sin duda conocen muy bien: la fuerte relación que existe entre la posición política de la gente y sus juicios, opiniones y expectativas en todos los grandes temas nacionales. Es muy difícil saber qué es primero, si el huevo o la gallina, e igualmente difícil es saber si cada ciudadano de este país opina como opina porque sigue a su partido político, o al revés, elige un partido porque las opiniones de uno u otro coinciden. Como sea, lo cierto es que las dioferencias políticas son más importante que las de nivel socioeconómico, educación, edad, sexo o lugar de residencia.

Para comparar, tomemos como medida simplificadora la diferencia entre visión optimista y visión pesimista, es decir, al porcentaje de personas que consideran que el país va a estar mejor, le restamos el porcentaje de quienes dicen que va a estar peor. Así tenemos que:

los colorados creen que el Uruguay va a estar mejor en el 2000, la diferencia en favor del optimismo es de 20 puntos porcentuales;

los nacionalistas son algo menos optimistas: 9 puntos de diferencia;

los nuevoespacistas por el contrario creen que el Uruguay va a estar peor en el 2000, la diferencia en favor del pesimismo es de 8 puntos porcentuales;

las personas sin adhesión partidaria son un poco más pesimistas: nueve puntos de diferencia;

y los frenteamplistas son fuertemente pesimistas: 28 puntos de diferencia en favor de los que creen que el país va a estar mucho peor en el 2000.

El pesimismo de los frenteamplistas es mucho más fuerte que el optimismo de los colorados. Mientras que el optimismo de los blancos es de la misma intensidad que el pesimismo de los nuevoespacistas y de la gente sin adhesión partidaria.

Otras diferencias son:

Una. Los montevideanos son más pesimistas que los residentes en el interior. Entre los habitantes capitalinos hay un 7% más de pesimistas que de optimistas, mientras que en el resto del país ambos bandos empatan.

Dos. Hay mayor pesimismo a mayor nivel de educación. Los más optimistas son las personas que solamente han ido a la escuela. Algo pesimistas las que también han realizado estudios medios, secundarios o de UTU. Y bastante pesimistas las que han cursado también la universidad.

Tres. Algo parecido pasa con el nivel socioeconómico. Entre la gente de nivel bajo predomina la creencia que el país va a estar mejor en el 2000. Entre las personas de los niveles medio y semibajo hay una leve tendencia a pensar que el país va a estar peor. Y entre la gente de nivel alto es más fuerte el peso de quienes creen que va a ir peor.

Cuatro. Las mujeres son un poco más pesimistas que los hombres.

Y cinco. Las personas de 60 años en adelante son optimistas. Las de menos de 40 son pesimistas. Y entre los 40 y los 60 años predomina la visión de que el páis va a seguir igual, ni mejor ni peor que hoy.

Algunas conclusiones interesantes que se desprenden de la lectura de estas cifras:

La primera de ellas es, reiteramos, la fuerte relación que existe entre la posición política de la gente, la adhesión partidaria, y la visión del futuro próximo. Sobretodo es fuerte ese degradé del optimismo al pesimismo, formado por colorados, blancos, nuevoespacistas y frenteamplistas.

La segunda conclusión es en ninguna de las otras categorías existen posiciones contudentes, es decir, ni en materia de área de residencia, ni edad, educación, nivel socioeconómico o sexo. Por ejemplo, nunca los optimistas duplican a los pesimistas, o viceversa. Y aún en materia política, en función de la inclinación partidaria de la gente, tampoco hay posiciones categóricas entre blancos, nuevoespacistas y personas sin partido. Veamos un caso extremo: en el nivel socioeconómico alto los que creen que elpaís va a estar peor son el 36%, los que creen que va a seguir igual son el 29%, y los que creen que va a estar peor son el 21%.

Para el cierre del milenio, pues, los uruguayos no esperan grandes cambios, ni que el país esté mejor que hoy ni que esté peor. En definitiva, la expectativa es de estar más o menos igual.

Informe de Factum Opinión Pública elaborado especialmente para radio El Espectador. Estos datos corresponden a la Encuesta Nacional FACTUM, único estudio de opinión pública representativo del 100% del territorio uruguayo.

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
Marzo 4 - 1997