La adhesión al EP-FA es proporcionalmente mayor entre los creyentes sin religión

Los partidos tradicionales llegan más a las personas religiosas que la izquierda

El frenteamplismo aumenta su peso entre las personas no religiosas y mantiene una escasa prédica entre los religiosos. A la inversa, blancos y colorados llegan más a la gente religiosa y menos a la no religiosa. El EP-FA es hegemónico entre los no creyentes, mientras que ambos partidos tradicionales dominan entre los católicos de alta religiosidad. Las personas que se dicen católicas pero poco o nada religiosas, se comportan igual que el promedio del país


 

Publicado en diario El Observador
setiembre 2  - 2001