¿Qué votarían hoy los uruguayos?
Estado de situación al 19 de setiembre de 1999
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
Nos acompaña esta mañana el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, quien hace poco rato termina de procesar los datos correspondientes a la última encuesta Factum de intención de voto. Como de costumbre, vamos a pedirle al comienzo las aclaraciones técnicas sobre esta investigación de la que vamos a hablar en los próximos minutos.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Es una encuesta nacional. La pregunta es ¿Qué votarían hoy los uruguayos", es decir que está referida a si hubieran tenido lugar las elecciones en el período en que se hizo la encuesta, entre el 11 y el 19 de setiembre. Diríamos que es un estado de situación al 19 de setiembre.

EC - Es necesario puntualizar esto sobre la fecha de cierre de la recolección de datos: fue el domingo pasado, y es importante porque ayer en la prensa trascendió una encuesta anterior de Factum

OAB - Estas confusiones pueden darse en la medida en que tenemos datos todas las semanas, y por lo tanto nuestra periodicidad en la emisión de números es mucho mayor que el resto. Pero a veces, cuando la gente compara encuestas, no repara en eso y dice: "la encuesta Factum de agosto". Bueno: en agosto hubo cinco encuestas Factum, así que no es "la" sino que son "las encuestas". Y hubo una con cierre al 12 de setiembre, manejada a nivel de suscriptores, y que salió a luz pública entre el miércoles y ayer jueves. Estos que presentamos ahora son los últimos datos correspondientes al último domingo.

Una segunda aclaración, que venimos haciendo hace seis años pero es necesario insistir en ella. La Encuesta Factum es representativa de todo el país, urbano y rural. Es decir que incluye el país de baja urbanización o país rural, como le queramos llamar. La aclaración no es menor: Luis Eduardo González, en la ficha técnica de la encuesta Cifra, en el diario El País, dice que de su encuesta queda excluido alrededor del 23% de la población. Lo mismo pasa con las encuestas de Equipos o Interconsult. Para dar un ejemplo (que es una de las locuras de quienes organizamos esto), nosotros estamos saliendo hoy a algunos lugares que van a a ser encuestados en este operativo: Noblía, Palomas, Quebracho, Florencio Sánchez, Pan de Azúcar, Scavino, Paso Campamento, Ansina, La Casilla, Reyles, Agraciada, Reboledo, Sarandí Grande, Tranqueras, La Pedrera, Solís de Mataojo… Esto es para dar una idea de que la Encuesta Factum no se queda en las grandes ciudades o en el borde de la gran ciudad. Y esto cambia mucho. Para armar la muestra, hicimos un estudio (que tenemos la idea de presentar como trabajo académico el año que viene, con más tiempo), que muestra cómo va cambiando la votación entre los partidos a medida en que cambia el nivel de urbanización. Básicamente, se puede decir cómo se va achicando el Encuentro Progresista - Frente Amplio y cómo va pasando a ser monopólico el Partido Nacional. En localidades de menos de 3.400 habitantes y zonas rurales, la diferencia de votación se da entre las localidades en que el Partido Nacional gana apenas, en las que gana cómodo y en las que casi no hay votos que no sean blancos. La exclusión de estas zonas de una encuesta, entonces, produce una distorsión fenomenal del resultado. Uno diría que es casi como si se encuestara sólo Montevideo y se dijera "Los uruguayos votan esto".
Se consultó a 1.312 casos, y las cifras que vas a leer ahora corresponden al total de votos hoy: desde quien está totalmente seguro hasta quien está temblando en el momento de poner la lista dentro de la urna.

EC - Pasamos entonces a los números.
Partido Colorado, fórmula Batlle - Hierro, 27,5%.
Partido Nacional, Lacalle - Abreu, 21%.
Encuentro Progresista - Frente Amplio, Vázquez - Nin Novoa, 33,8%.
Nuevo Espacio, Michelini - Mieres, 5,4%.
Indefinidos y otros, 12,2%.

OAB - Lo que surge es un escenario distinto al que venía. Hasta mediados de agosto, teníamos a dos más o menos parejos, empatados (Partido Colorado y Encuentro Progresista - Frente Amplio), alternándose en el primer lugar, un tercero lejano y un cuarto mucho más alejado. ¿Qué fue cambiando? Dos cosas: primero, que desempata el Encuentro Progresista - Frente Amplio con el Partido Colorado (el Encuentro crece un poco, pero diría que se sigue moviendo en una banda de flotación propia, del 32 al 35%, y el Partido Colorado cae de aquel nivel tan alto que en algún momento llamamos "la espuma" que había recibido post-elección). Un segundo cambio que se produce en las últimas semanas, el domingo anterior y se confirma este último, es que el Partido Nacional levanta un poco su nivel. Con este doble efecto de una leve suba del Partido Nacional y una más importante caída del Partido Colorado, los tres partidos quedan -en términos gruesos- con igual distancia entre sí: punto más o menos (y un punto no hace a la cosa) el Encuentro Progresista - Frente Amplio está seis puntos por encima del Partido Colorado, y éste seis puntos por encima del Partido Nacional. Es decir que el nivel de competencia de los tres es el mismo: el Partido Colorado le lleva tanta distancia al Partido Nacional como la ventaja que al Partido Colorado le lleva el Frente.

EC - El oyente puede preguntarse cómo incide en esto el margen de error.

OAB - El margen de error incide pero no para cambiar el ranking. El margen de error máximo es de 2,7% en la encuesta, en estas cifras va de 2,2 a 2,6%, y si tomamos el máximo de error el Partido Colorado oscila entre 25 y 30%, el Encuentro Progresista - Frente Amplio va de 31,2 a 36,3%, y el Partido Nacional entre 18,8 a 23,2%: en ningún momento se tocan. Además de que en el margen de error nunca se da el máximo de uno con el mínimo del otro: esos son los análisis que hacen quienes quieren que las cifras se acomoden a su gusto. Es decir que los seis puntos se mantienen de uno a otro. Esto es significativo, ya que es un cambio muy fuerte de escenario.

Analicemos rápidamente cada uno de los cuatro, o de los cinco si incluimos a la Unión Cívica.

La Unión Cívica, para empezar desde abajo, sigue teniendo un serio problema de presencia: en las encuestas aparece, no aparece, aparece, no aparece, lo que significa que no despega demasiado de los porcentajes de votación que registró el 25 de abril. Al principio dio la impresión de que mejoraba (no olvidemos que la Unión Cívica es hoy un cartel electoral que recoge a la propia UC, a la Corriente Verde Eto-Ecologista Dr. Rodolfo Talice, a lo que fue el Partido Azul y que ahora se denomina Corriente Azul, y al Partido de la Buena Voluntad. Es decir, uno de los partidos excluidos por decisión de la Corte Electoral después del 25 de abril, más dos que no se presentaron, más la UC, conforman este cartel electoral. Sin duda va a tener presencia en votos, pero las encuestas no logran registrarlo. Estamos muy atentos a lo que pasa con esto, porque no queremos que aparezca ningún tipo de exclusión.

El Nuevo Espacio, después de haber salido de aquel momento difícil del 25 de abril (esto ya lo habíamos comentado) está en un nivel nunca inferior al 5%: desde el 25 de julio se mueve entre el 5,0% y el 5,4%.

El Encuentro Progresista - Frente Amplio, como dijimos, se mueve en esa banda de flotación. Su piso absoluto, 31,7%, fue el 31 de agosto cuando quedó bastante distanciado del Partido Colorado, a tres puntos. Pero normalmente se está moviendo entre el 32 y el 35%: 34,4 a fin de agosto, 32,4 el 12 de setiembre, y ahora está en 33,8.

El Partido Nacional estuvo muy topeado en el 19%; a principios de agosto empujó casi hasta el 21, no logró mantenerlo, estuvo más bien en el 19%, y ahora entre el 12 y el 19 de setiembre pegó un salto hasta superar el 21%. ¿Dónde? Básicamente en el interior, y dentro del interior básicamente en lo que podemos llamar el interior rural, o de baja urbanización, o en el interior "rururbano", ese neologismo que es un disparate pero muy cómodo para trabajar.

El problema es más preocupante para el Partido Colorado: después de haberse movido hasta el 15 de agosto entre el 33, 34, 35%, tuvo una primera caída al 28,5% al cierre de agosto. En ese momento nuestro comentario fue que esa era el nivel normal del Partido Colorado: era el de diciembre, era el de enero, parecería que al comenzar la campaña electoral partiría de ese, su nivel normal. El problema es que el comienzo de la campaña está registrando niveles más bajos, lo que -sin ser una situación alarmante- es una situación para que el Partido Colorado se preocupe. Tiene algunos problemas de competitividad. Por supuesto que le lleva seis puntos de ventaja al Partido Nacional, pero ha quedado a seis puntos de distancia del Encuentro Progresista - Frente Amplio, cuando venía cómodamente empatando en el primer lugar, en algún momento ocupándolo, y ahora aparece bastante distanciado. Además, aunque el Partido Nacional está relativamente rezagado, hoy tiene un nivel de competitividad que no tenía. El Partido Nacional ya aparece como disputando la carrera: se diría que en la pista ya está viendo al auto que va adelante. Y el Partido Colorado ya no ve al Encuentro Progresista al costado, sino de atrás.

Este sería el escenario global de cómo se movió la opinión pública.

EC - ¿Qué pasó con los indefinidos?

OAB - Los indecisos o indefinidos puros (los individuos que hoy no saben a quien votar: no que no saben a quién votarían el 31 de octubre sino a quién votarían hoy mismo, que no tiene ni la menor idea), se están moviendo entre el 12 y el 14%. Venía muy bajo, empezó a subir desde mediados de agosto, y el 12 de setiembre estuvo tocando el 14%, el nivel más alto que registramos. Ahora bajó un poco, pero aún así sigue siendo de los niveles más altos: 12,2%.

Da la impresión de que el comienzo, el arranque de esta campaña electoral (un escenario muy duro para la gente, como dijimos; con pocos matices, con pocos matices, a lo que no está acostumbrada la gente: cuatro opciones parlamentarias ya existentes y sin ningún matiz, sin ninguna intermediación) da la impresión de que está costando bajar el nivel de indefinición.

EC - La campaña se ha puesto más dura después del 19 de setiembre, cuando se cerró esta encuesta.

OAB - Yo diría que hubo un primer nivel de dureza en el medio, y un segundo nivel de dureza después del 19. Si seguimos así, ¡lo que va a ser después del 26!

EC - Tú decías que ese nivel de 12,2% que veíamos hoy es el de los indefinidos puros. Porque después están los otros, los volátiles…

OAB - Recordemos: indefinido puro es el individuo que, en algún caso, se va a mantener indefinido hasta el final, va a votar en blanco o nulo (generalmente son 3 o 4%). Los demás van a votar por alguien. Pero después están los que hoy votarían a alguien, pero lo votarían con muchas dudas: "Hoy me gusta Fulano", "Hoy votaría a Mengano, pero no sé qué haré el 31 de octubre". Puede decir "Capaz que sí, casi seguro", pero no afirma el voto.

Entonces tenemos el voto firme: el individuo que está diciendo que hoy tiene definido qué hará el 31 de octubre. El voto firme no está congelado: hubo votos firmes más bajos y más altos de una semana a otra, porque aún "la firmeza se afirma" o se debilita. Y a todo lo demás le vamos a llamar dudoso o volátil: desde el individuo que está casi, casi seguro pero no del todo, al individuo que no tiene idea, a todo ese paquete le vamos a llamar dudoso. Y vamos a ver cuánto tienen firme y cuánto tienen dudoso esos porcentajes que hoy dimos para cada candidatura.

EC - Veamos partido por partido:
En el Partido Colorado, firme: 21,8%; dudoso, 5,8%, lo que totaliza el 27,5% que ya habíamos manejado.
En el Partido Nacional, firme: 12,7%; dudoso, 8,4%; total 21%.
En el Encuentro Progresista - Frente Amplio, firme es el 26,8%, y 7,0% es dudoso, lo que totaliza 33,8%.
En el Nuevo Espacio, es firme el 2,5%, y dudoso el 2,9%, lo que totaliza 5,4%.
La Unión Cívica no registra, y en blanco e indecisos 12,2%. El total de dudosos es 36,2%.
¿Qué comentarios surgen, Oscar?

OAB - Cuando algunos partidos crecen (nos pasó en el espacio anterior, hace 15 días) cuando el Encuentro Progresista - Frente Amplio había tenido un crecimiento del 34,4%, lo primero que crece es el volumen dudoso. Normalmente, es gente que se incorpora a votar a ese partido pero con dudas. Le pasa ahora al Partido Nacional: de ese 21%, 8,4 dudoso. En cambio el Partido Colorado, que va bajando, lo que va perdiendo es la gente que tenía dudas y se pone indecisa total, y el dudoso es 5,8% cuando hace una semana, 15 días, estaba por encima de 6. El Encuentro Progresista está en 7%, porque bajó un poquito de aquel 34,4%, pero hace una semana los dudosos eran 6%.

En general para todos, la relación firme - dudoso es más o menos la misma. El Partido Nacional quizá es el que tiene una proporción mayor de dudosos. El caso particular es el del Nuevo Espacio: más de los mitad de los que hoy se inclinarían a votarlo están en duda. Es decir que ratificamos lo que hemos dicho muchas veces: el Nuevo Espacio es prisionero del escenario externo: al Nuevo Espacio le sirve una elección como esta, incluso con cifras hasta más distanciadas, si estuviéramos a 30 de octubre, es decir si no hubiera dudas sobre que nadie gane en la primera vuelta, si no hubiera dudas sobre quién es el primero, sobre quiénes son los dos que van al balotaje… Es decir que, llegado el momento y con un nivel por ejemplo de 8% de indecisos, el primero tenga seis puntos de ventaja sobre el segundo, el segundo seis puntos sobre el tercero; ahí tendría un escenario cómodo de captación. Pero estos actuales indecisos del Nuevo Espacio da incluso la impresión de que está dudando, entre otras cosas, porque les gustaría incidir sobre otros panoramas.

Redondeando, el área de disputa de esta campaña electoral está entre unas 260 mil personas que son indefinidos totales, absolutos, y unas 800 mil que tienen diversos niveles de duda o indecisión, o de volatilidad, como le llamamos. Entre esos 800 mil a los cuales los partidos deben buscar que afirmen sus votos (o acentúen sus dudas) a los 260 mil que son indefinidos totales. Entre estos dos grandes círculos es donde se juega la campaña electoral. No es poco, si pensamos que la distancia del primero con el segundo y del segundo con el tercero es inferior a 150 mil votos. Es una proporción suficientemente baja como para que pudieran alterarse los resultados.

EC - Enfaticemos entonces: el total del voto volátil (indefinidos puros más dudosos es 36,2%, que en personas equivalen a 800 mil.

Para el final tenías un par de apuntes. El primero de ellos, cómo da Montevideo y cómo da el interior.

OAB - Hablando en todos los casos en números redondos, vemos que en Montevideo el Encuentro Progresista - Frente Amplio sigue claramente primero, con 44%, el Partido Colorado 26%, el Partido Nacional 10%, el Nuevo Espacio 7%, Indefinidos y otros 13%.

Y el interior está mucho más peleado, sobre todo porque es una bolsa muy complicada ya que el interior "jurídico" incluye desde el área metropolitana de Montevideo hasta la parte rural - rural. Ahí aparecen el Partido Nacional con prácticamente un 30%, el Partido Colorado con un 29%, el Encuentro Progresista - Frente Amplio con 26%, el Nuevo Espacio 4%, Indefinidos y otros 12%.

EC - El otro asunto es uno que ha dado lugar a mucha discusión en el ambiente político: los escenarios posibles de balotaje, en especial ¿qué ocurriría (a partir de lo que surge de las encuestas, con el Encuentro Progresista en primer lugar y el Partido Colorado segundo)? ¿Qué dice Factum al respecto?

OAB - Decimos lo que dijimos en un programa especial dedicado a esto, y es que hay que tener mucho cuidado con qué se maneja en materia de encuestas. Rafael Bayce tiene una frase que repite permanentemente: no se puede encuestar cualquier cosa, en cualquier lugar y en cualquier momento. Las encuestas tienen validez en la medida en que lo que se pregunte sea entendible por la gente y sea un escenario real para esa gente, sobre el cual se puede pronunciar. No podemos preguntarle a la gente en Uruguay cómo le gustaría que fuera una monarquía, o quién le gustaría que fuera primer ministro en un régimen parlamentario, porque son escenarios que no están instalados en la cabeza de la gente. También pusimos como ejemplo que, antes del 25 de abril, presentamos un par de veces escenarios imaginarios para después del 25 de abril: qué votaría la gente el 31 de octubre si quedaran Vázquez, Michelini, Batlle, Lacalle, y otras combinaciones de los entonces precandidatos. Pues bien: las cifras que dio eso no tienen nada que ver con ninguna de las que se ha manejado desde mayo hasta hoy. Para empezar, Michelini no bajaba del 9% y normalmente daba el 13%. Eso era producto de que todavía no se había definido y para el que votaba a Ramírez le parecía absolutamente imposible votar a Lacalle. Pero también le pasaba a muchos de los que votaban a Hierro si ganaba Batlle y viceversa, o de los que votaban a Astori si ganaba Vázquez: la gente estaba en medio de una competencia.

Hoy pasa lo mismo: hay tres partidos compitiendo por la posibilidad del balotaje, y para los del que resulte tercero resulta muy difícil elegir a uno de los otros dos, porque están pensando en que su candidato va a pasar al balotaje. Y además van a decir cosas cuando todavía no hay un pronunciamiento oficial de su partido sobre cómo encarar el voto, ni hubo negociaciones ni conversaciones, además de algo que yo digo con mucho énfasis: el Jorge Batlle del 26 de abril es una figura muchísimo más fuerte, poderosa, contundente, que el del 24 de abril. El Lacalle del 26 de abril era mucho más fuerte, poderoso y contundente que el del 24. Quizá no tanto lo de Vázquez, porque lo de él era evidente, pero aún así salió muchísimo más fortalecido. Y esto cambia la visión de la gente. Vimos en las encuestas cómo todos los ganadores se potenciaron por el mismo resultado. Una elección no sólo recoge un estado de opinión, sino que además genera un nuevo estado de opinión.

Esto de que no se puede encuestar cualquier cosa en cualquier momento, y de que hoy medir el balotaje es hacer juegos que no tienen que ver con la realidad es una posición sobre la que ha advertido, en un análisis de encuestas, una declaración de la Facultad de Ciencias Sociales, que advierte que hay que tener mucho cuidado con esta presentación de escenarios imaginarios.

EC - De ahí entonces que, al menos por ahora, no vamos a estar manejando ese tipo de encuestas.

OAB - Nosotros lo estamos relevando, lo estamos estudiando. Si uno ve Vázquez - Batlle diría que la gente lo ve más competitivo que antes. Pero de ahí a pretender qué va ocurrir en el balotaje nos parece demasiado apresurado. Y además después vienen las discusiones sobre si las encuestas se equivocan o no; efectivamente, si uno maneja un escenario imaginario, después siempre se va a decir que la encuesta se equivocó, porque se está encuestando lo que no es encuestable. Esta no es una posición de Fáctum en un juego de competencia, sino una posición académica respaldada por el estudio y la declaración que, sobre el tema encuestas, acaba de efectuar la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.

FICHA TECNICA

Preguntas:1) Ahora, con la reforma constitucional, hay un candidato único a presidente por partido, los que fueron elegidos el pasado 25 de abril. Imagine Vd. que haya elecciones el próximo domingo ¿A qué partido político y candidato presidencial votaría?. 2) [a los no definidos] ¿Y a quién se inclinaría a votar para Presidente de la República? 3) En las eleciones nacionales que hay en octubre ¿Vd. está completamente decidido a votar al mismo partido o tiene algunas dudas?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 31 de octubre de 1999 - 1312 casos
Relevamiento de datos: 11 al 19 de setiembre de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendias en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.7%
Ponderación por generación electoral - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: las indicadas en los cuadros
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
setiembre 24 - 1999