¿Qué votarían hoy los uruguayos?
Estado de situación al 15 de agosto de 1999
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO - Con el politólogo Oscar A. Bottinelli, director de la consultora Factum, abrimos ahora un espacio especial de La Opinión Pública, en el cual va a difundir los datos recién terminados de procesar de la más reciente encuesta de intención de voto, con datos cerrados al domingo pasado, ¿no es así?

OSCAR A. BOTTINELLI - Exacto: es la acumulación de varias semanas de encuestas entre el 17 de julio y el 15 de agosto, representativa de todo el país, tanto urbano como rural. Son 1.792 casos, y el máximo margen de error sobre el total es de 2,3%. Los datos que vamos a dar hoy corresponden, en primer lugar, a cuál sería la votación se hubiera elecciones hoy. Después veremos cómo se pronuncia la gente en relación a octubre: son dos escenarios distintos.

EC - ¿Cuál es la diferencia de uno y otro?

OAB - Surge de la forma de preguntar. Primero: "Ahora, con la reforma constitucional, hay un candidato único a Presidente por cada partido, los que fueron elegidos el 25 de abril. Imagine que haya elecciones el próximo domingo. ¿A qué partido político y candidato presidencial votaría?". Para quienes no contestan por un partido, hay una segunda pregunta: "¿A quién se inclinaría a votar para Presidente de la República?". Luego se le pregunta si ya tiene firmemente decidido a quién votará el 31 de octubre. Veremos en los porcentajes que hay mucho más gente que no tiene una decisión firme: un 8% más o menos no sabe a quién votaría este domingo, mientras que más del 30% no tiene decisión para octubre. Responden "Creo que a Fulano pero estoy en duda", o directamente sabe qué haría este domingo pero no sabe que hará el 31 de octubre.

EC - Vamos ya a las respuestas. Si hubiera elecciones este domingo:
Partido Colorado, Batlle - Hierro, 33,5%;
Partido Nacional, Lacalle - Abreu, 19%;
Encuentro Progresista - Frente Amplio, Vázquez - Nin Novoa, 33,7%;
Nuevo Espacio, Michelini - Mieres, 5,4%;
Otros e indefinidos, 8,3%.

OAB - A partir del margen de error que habíamos mencionado al comienzo, que es de 2,3%, la diferencia entre el Partido Colorado y el Encuentro Progresista - Frente Amplio debe entenderse como un virtual empate.
¿Cómo ha evolucionado esta competencia? En primer lugar, Partido Colorado - Encuentro Progresista, que está encabezando las preferencias. En mayo, junio, julio 4 y julio 11, estuvieron virtualmente empatados en un 34%. El 18 de julio aparece casi un punto de ventaja del Partido Colorado (redondeando, 34 a 33%). El 25 de julio pasa a ser 34,6 a 32,3%. El 1º de agosto se registra la mayor distancia entre el Partido Colorado y el Encuentro Progresista, 34,9 a 31,7%, algo más de tres puntos. Pero en las últimas dos semanas se produjo el proceso inverso: vuelven a converger.

EC - Baja un poco el Partido Colorado y sube un poco el Encuentro Progresista.

OAB - El Partido Colorado baja de 34,9 a 33,8 y a 33,5% ahora; mientras el Encuentro Progresista sube de 31,7 a 33,5 y ahora a 33,7%. Es decir que tuvimos una situación muy pareja hasta mediados de julio, la última quincena de julio crece el Partido Colorado y cae el Encuentro, y a partir de la segunda quincena de agosto se produce el fenómeno inverso y vuelven a igualar.

En cuanto al Partido Nacional, hubo una fase ascendente desde mayo hasta agosto (partió de 16,9, llegó a 20,9) y también en esta quincena inició una fase levemente descendente que lo llevó a 19,4 y a 19,0%.

El Nuevo Espacio registra una recuperación espectacular que lo lleva a los niveles de diciembre del año pasado, 5,4%, un poco más de lo que tuvo en la votación de 1994.

EC - Dices que es una recuperación "espectacular" porque había caído mucho en las elecciones de abril.

OAB - En abril votó muy mal, y en mayo arranca con el lastre de ese nivel muy bajo, 2,8%. Ya en junio está en 3,9, a mediados de julio en 4,7, cierra julio con el 5, y en los tres domingos de agosto registró 5,3, 5,4 y 5,4.

Los indefinidos tuvieron la siguiente curva: en mayo son casi un 12%, van cayendo ininterrumpidamente hasta el 1º de agosto en que suman 7,3, y ahora empiezan a crecer otra vez, llegando a 8,3.

EC - ¿Qué explicaciones puedes ensayar para estos movimientos?

OAB - La primera es que, si en los últimos 15 días ha crecido el número de indefinidos, naturalmente puede haber una caída de los partidos: son gente que hace 15 días se pronunciaba por algún partido, y ahora por ninguno. Esto ayuda a explicar las caídas, que tendrán también causas particulares.

¿Quiénes no caen? El Encuentro Progresista, que no sólo no cae sino que sube. ¿Qué hipótesis se puede manejar? Dos en principio: la primera -no en orden de importancia- es de tipo electoral, ya que en este último mes se ha producido una muy intensa actividad, y particularmente del candidato presidencial en recorridas por el interior del país. La segunda es de orden sociopolítico: Uruguay vive un clima de alta confrontación social con las medidas que protagonizan las gremiales agropecuarias, se potencia una imagen de insatisfacción con el gobierno, y esto puede ser capitalizado con alguna facilidad por el sector que aparece más nítidamente opuesto a toda la política de la coalición de gobierno. Son las dos hipótesis que ensayamos, más allá de que tampoco es un crecimiento demasiado nítido, en la medida en que no recupera las cifras que tuvo entre mayo y mediados de julio; de modo que también estaría recuperando gente a la que había perdido. Recordemos que, de todos modos, el Encuentro siempre se está moviendo muy por encima del porcentaje de votación que obtuvo en 1994, y por supuesto que el que tuvo el 25 de abril.

En cuanto al Nuevo Espacio, parecería que empieza a recoger los efectos de una situación que en principio le resulta favorable, con tres candidaturas de aristas muy cortantes es un partido que puede recoger adhesiones a esa opción diferente. Aún si esto fuera así, tendría un trecho para crecer porque lo que logrado es recuperar los niveles que tuvo hasta diciembre, antes de quedar aprisionado por una elección interna en la que no tuvo ningún papel protagónico, ya que no tuvo competencia interna a ningún nivel.

EC - De modo que este era el escenario de una hipotética elección el próximo domingo. Pasemos ahora al segundo escenario, el de los comicios de octubre.

OAB - Hay quienes hoy se manifiestan completamente decididos a votar por determinado partido o candidato el 31 de octubre. Insisto en que eso no significa que seguramente lo va a votar: puede estar decidido hoy, y mañana "des-decidirse". Pero es la gente que, si no hay acontecimientos que lo desilusionen de un candidato, o les atraiga otro, algo que lo lleve a cambiar, en principio tiene una decisión firme.

EC - Veamos cómo se reparte ese "voto firme":
Partido Colorado, 25,9%;
Partido Nacional, 11,8%;
Encuentro Progresista - Frente Amplio, 26,5%;
Nuevo Espacio, 2,5%;
Unión Cívica. 0,2%.
En blanco, indecisos, 33,3%.

OAB - Lo primero y obvio: decíamos antes que si las elecciones fueran hoy entre Unión Cívica, en blanco e indecisos sumarían 8,3%, mientras que para octubre suman 33,3%. Es decir que la cuarta parte del electorado, 550 mil personas, están indecisas, dudosas. Tienen algún grado de simpatía, como que expresan que hoy votarían a alguien, pero hacia octubre tienen una incertidumbre. Es una cifra muy grande, capaz de cambiar resultados en estos 72 días que faltan para las elecciones.

Vemos que el Partido Colorado y el Encuentro Progresista tienen una situación más o menos parecida, ambos con alrededor de un 26% de voto "firme", y alrededor de un 7% de voto si la elección fuera hoy, pero dudoso hacia octubre (es un 7% que deben afirmar de aquí a octubre).

El Partido Nacional tiene un nivel más bajo: prácticamente 12% de voto seguro, más un 7% (casi igual que el Encuentro Progresista y el Partido Colorado) de voto dudoso, que debe consolidar.

En el Nuevo Espacio, la proporción es mucho más grande: 2,5% firme y 2,9% dudoso. Es decir que lo que ha ido creciendo lo ha logrado captar hoy puntualmente, pero debe incorporarlo con más seguridad.

La Unión Cívica tiene un 0,2% seguro y un 0,2% dudoso, mientras que en blanco e indecisos hay un 7,9% del 33,3 total que son indecisos absolutos: no tienen ni idea de a quién votarían, y el resto tiene alguna idea pero no se compromete hacia el mes de octubre.

Esto da una pauta muy interesante. Primero, no hay grandes diferencias de comportamiento: entre la decisión a octubre y el voto hoy existe un empate entre el Partido Colorado y el Encuentro Progresista; en ambos escenarios hay un rezago bastante importante del Partido Nacional y un cuarto lugar muy nítido del Nuevo Espacio. Entre los tres partidos grandes hay una misma masa porcentual de gente que hoy se manifiesta dispuesta a votarlos, pero no está segura de qué hará en octubre, es decir que no tenemos dos situaciones distintas. Pero esta masa tan grande de 550 mil personas que están dudando hace que la campaña electoral no sea irrelevante para el resultado final hacia octubre.

EC - Te propongo completar esta recorrida por los principales resultados con las internas sobre todo de los tres grandes lemas. ¿Cómo vamos a presentar estos porcentajes?

OAB - En primer lugar, recordemos que las listas al Senado, que es la forma en que se expresan los sectores, todavía están en proceso de confección y de presentación. Por lo tanto, no estamos trabajando en un escenario absolutamente claro para el electorado, más allá de que los sectores no son nuevos: ya vienen de antes (en los dos partidos tradicionales se expresaron a través de precandidaturas presidenciales, y en el Encuentro Progresista a través de listas al Senado en 1994, de opciones en su elección interna del 28 de setiembre de 1997, y como opciones en las elecciones preliminares del 25 de abril). Los son conocidos, pero las listas al Senado que los representarán todavía están en fase de presentación. De modo que esta masa de decisiones hay que tomarlas con pinzas.

En segundo término, los vamos a presentar como porcentajes del electorado. Es decir, cómo se descompone entre los distintos sectores por ejemplo el 34% del Encuentro Progresista o el Partido Colorado. La razón para presentarlo así es que los otros porcentajes (y lo vimos en abril) confunden mucho porque son porcentajes relativos: son porcentajes de porcentajes.

EC - Es decir que no vamos a dar porcentajes sobre una base 100 de cada partido.

OAB - Claro, porque si tuviéramos que un partido recoge el 30% y dentro de él un sector que tiene el 50%, ese sector tiene el 15% del total del electorado. Si mañana ese partido llegó al 40% de los votos y ese sector sigue teniendo el 15% del total, da la apariencia de que cayó 5 puntos cuando no cayó nada: mantuvo la misma cantidad de votos que tenía antes. En la lucha interna perdió posiciones proporcionalmente, pero no perdió votos. Y cuando uno da los porcentajes tomando al partido como base 100, da la ilusión de que hay pérdida o ganancia de votos (si el partido cae pero ese sector mantiene la misma cantidad de votos, porcentualmente pesa más dentro del partido pero no creció).

EC - Otro detalle es que si se maneja un porcentaje sobre base 100 en cada partido, se amplifica el error.

OAB - Claro: en la medida en que el margen de error se aplica al total es mucho mayor, y eso a veces se pierde de vista en la interpretación de los resultados. Ese fue uno de los efectos de las discusiones sobre las encuestas después del 25 de abril, cuando mucha gente no entendía este problema.

EC - Vamos, entonces, partido por partido, con los votos que recogería si la elección fuera el próximo domingo.

El 33,5% del Partido Colorado es la suma de 19,2% del Batllismo Lista 15, y 8% del Foro 2000. Hay 6,3% de indefinidos.

OAB - Es importante marcar algunas hipótesis de esta diferencia tan fuerte, prácticamente de dos a uno a favor de la 15. No olvidemos que en abril habían salido 5 a 4. ¿Qué puede explicar esta diferencia actual?

Primero, una pequeña diferencia que surgió del 25 de abril.

Segundo, el 25 de abril generó un impacto político que hemos visto en todos los partidos: potenciar al ganador (potenció a Batlle entre los colorados, a Lacalle entre los blancos, al Espacio 90 dentro del Encuentro Progresista). Y por lo tanto en el Partido Colorado hay una traslación de votantes del Foro Batllista hacia el candidato ganador, aunque no lo hayan votado el 25 de abril.

Y en tercer lugar, el Partido Colorado está dando un 33,5%, cuando su nivel normal en las encuestas (incluso su nivel alto) es cuando se manejó entre 28 y 29%. Esta es lo que uno llamaría la masa colorada de votos. El plus está dado por gente independiente o por gente blanca: hay blancos votando al Partido Colorado. Tanto el independiente como el blanco, si votan al Partido Colorado, lo hacen atraídos por su candidato presidencial, y la atracción del candidato presidencial -a priori- traslada ese voto a su sector. Sobre todo cuando se observa que este voto -llamémosle- "extrapartidario" o este voto sin filiación política, en general no tiene una buena imagen del gobierno o del presidente o de su gestión. Por lo tanto es natural este traslado.

Parecería que estos tres efectos explican en principio esta diferencia. Y luego, una típicamente estructural: el Foro Batllista está dando señales muy dispares, particularmente en el interior, de grupo no demasiado monolítico (precisamente, se pretende resolverlo entre otras cosas con la presencia del presidente Sanguinetti encabezando la lista al Senado), y todo indica que está necesitando un reposicionamiento, una repotenciación. Recordemos que en esta cifra de 19,2 y 8% también está incluida gente que hoy vota al Partido Colorado, pero no está segura de hacerlo en octubre.

EC - Vamos ahora a las internas del Partido Nacional. Decíamos que tiene una intención de voto de 19%, que se descompone así:
Alianza Nacional - Manos a la Obra, 3,3% del total de votantes;
Herrerismo, 10,6%;
Propuesta Nacional, 0,4%;
Indefinidos, 4,7%.

OAB - Aquí tenemos un fenómeno parecido al del Partido Colorado pero con algunos efectos inversos. El 10,6% del total del electorado es bastante más que la votación que el Herrerismo obtuvo el 25 de abril. Recoge alguna traslación de votos, que se ha expresado en traslación de dirigentes que acompañaron a otros sectores el 25 de abril. A diferencia del Partido Colorado, que tuvo una recomposición ya antes de las elecciones (el nuevo panorama quedó diseñado en diciembre anterior), el Partido Nacional tuvo un rediseño fenomenal después del 25 de abril, y el Herrerismo encabezado por Luis Alberto Lacalle recibió incorporaciones importantes.

Lo que ocurre es que, fuera del lacallismo, quedó un bloque que reúne a Alianza Nacional (lo que fue el ramirismo) más Manos a la Obra (que tuvo diversas pérdidas de dirigentes significativos, entre otros el senador Santoro). ¿Por qué esa diferencia de más de tres a uno entre el Herrerismo y Alianza - Manos a la Obra? No es un dato menor que el referente de Alianza en la elección del 25 de abril, Juan Andrés Ramírez, quien directamente se fue para su casa. En segundo lugar, fue un sector que hizo una campaña electoral muy confrontativa contra quien resultó ser el candidato presidencial del partido, lo que generó una incompatibilidad en su electorado para votar a ese candidato. Se diría que la prédica fue exitosa, en la medida en que la incompatibilidad llegó al extremo de que una parte de ese electorado se va del Partido Nacional. Otra parte está indecisa, otra parte se pronuncia por el Encuentro Progresista, una parte importante se pronuncia por el Partido Colorado. Podría haber también traslación al Nuevo Espacio, pero el Nuevo Espacio todavía se está moviendo dentro de lo que fue su electorado tradicional.

El esfuerzo que debe hacer este sector es hacia fuera. Lo vimos claramente hace unos días, en una exposición del doctor Gonzalo Aguirre, convocando a los blancos a volver al Partido Nacional. Es decir que este sector podrá crecer no en la competencia interna de los que ya votan al Partido Nacional sino en una competencia a la vez interna y externa: recuperar a la masa blanca, que es mucho más que el 19%, pero que tiene muchas dudas o reticencias para votar al Partido Nacional. Esto puede reposicionar a Alianza Nacional y a Manos a la Obra y volver a equilibrarlo con el Herrerismo.

En cuanto a Propuesta Nacional, es una lista al Senado encabezada por el senador Jorge Gandini que salió recién, que no representa estructuralmente a todo lo que fue Propuesta Nacional: el grueso en el interior se plegó al sector Acción Comunitaria que integra el Senado del Herrerismo. El grupo de Gandini recién está saliendo a la palestra y su nivel de votación es importante: su porcentaje es algo más de la mitad del que registró Propuesta Nacional en las elecciones del 25 de abril.

EC - Nos queda ahora la interna del Encuentro Progresista - Frente Amplio. Como dijimos, la intención de voto para la fórmula Tabaré Vázquez - Rodolfo Nin Novoa es 33,7% del total del electorado. ¿Cómo se desagrega esa votación?
Alianza Progresista, 2,7%;
Asamblea Uruguay, 2,7%;
Democracia Avanzada, 1001, 2%;
Espacio 90, 10,2%;
Movimiento de Participación Popular, 3,5%;
Vertiente Artiguista, 5,2%;
Otros 0,5%;
Indefinidos dentro del EP - FA, 7%.

OAB - Aquí observamos el liderazgo del Espacio 90, que se mantiene indiscutido (con oscilaciones: hay momentos en que está más fuerte, momentos en que está más débil), y que aparece como la fuerza que capitalizó con mucho éxito el resultado del 25 de abril y cierta visión de "oficialismo" en relación al Encuentro, y una cierta identidad de imagen con Tabaré Vázquez. Con estos resultados el Espacio 90 ya está cubriendo holgadamente tres senadores.

En segundo lugar aparece la Vertiente Artiguista, que no tuvo una buena votación el 25 de abril (al revés, se diría que tuvo una mala votación: salió en tercer o cuarto lugar junto al MPP, detrás de Asamblea Uruguay y habiendo jugado sin éxito la carta de Mariano Arana como figura sectorial). Ahora aparece reposicionado: vuelve a su esquema tradicional, con Couriel encabezando la lista al Senado y sus figuras tradicionales, y se reposiciona al punto no sólo de despegarse del MPP sino de duplicar ampliamente a Asamblea Uruguay. Es cierto que el electorado del 25 de abril no es el mismo que el de ahora: el 25 de abril, de cada 10 personas cuatro se quedaron en sus casas; ahora se están pronunciando prácticamente todas, y al pronunciarse optan por sectores que tienen llegada de opinión: el Espacio 90 tiene llegada, la Vertiente tiene llegada.

Y el MPP está demostrando tener una llegada de opinión menor a la de la Vertiente, pero está en 3,5% y en un tercer lugar. Sin duda la figura de José Mujica ha repotenciado claramente al MPP, la escisión de la Corriente de Izquierda parecería que también ayudó al MPP a darle una imagen más moderada de la que tenía, y de mantenerse en estas cifras tiene holgadamente asegurada una banca en el Senado.

Los otros sectores están peleando la banca de senador. Está en el borde la Alianza Progresista encabezada por Rodolfo Nin Novoa, que tiene como aliados al PDC y a la Confluencia Frenteamplista.

Asamblea Uruguay en este momento está muy mal ubicado, en 2,7%, lo que es algo menos de los votos que obtuvo el 25 de abril, y la mitad del porcentaje relativo que en esa elección primaria. Este es el momento más malo que ha tenido Asamblea Uruguay en toda su trayectoria.

EC - Como decíamos al comienzo, si se tomara el porcentaje del total del Encuentro Progresista, sería el 8% de ese electorado, cuando Astori en la interna del 25 de abril estuvo en el orden del 18%.

OAB - 18% de un Frente Amplio que no tenía el 34% del total del electorado sino que obtuvo alrededor del 20% (no olvidemos que el 40% del electorado se quedó en su casa y no fue de nadie)

La 1001 está en el 2%, por debajo de lo que necesita para mantenerse en la Cámara de Senadores.

Los otros sectores están dando un resultado relativamente bajo, del orden del 0,5%. Algunos de ellos tienen problemas de proyección de imagen: la Unión Frenteamplista tiene bases importantes en Maldonado y en Florida pero no ha logrado proyección en los medios; la lista al Senado será encabezada por el diputado por Florida Julio Mattos, y en Montevideo es la lista que básicamente corresponde al PVP y que va a encabezar Hugo Cores.

Izquierda Abierta, del diputado Leonardo Nicolini, que tuvo un desempeño interesante el 25 de abril, también tiene problemas de visibilidad.

Los indefinidos dentro del Frente Amplio son el 7% del total del electorado, que es entre la quinta y la cuarta parte del electorado del Encuentro Progresista - Frente Amplio. Es muy alto el nivel de disputa dentro del Encuentro como para poder hacer variar las cifras entre los sectores

FICHA TECNICA

Preguntas:1) Ahora, con la reforma constitucional, hay un candidato único a presidente por partido, los que fueron elegidos el pasado 25 de abril. Imagine Vd. que haya elecciones el próximo domingo ¿A qué partido político y candidato presidencial votaría?. 2) [a los no definidos] ¿Y a quién se inclinaría a votar para Presidente de la República? 3) En las eleciones nacionales que hay en octubre ¿Vd. está completamente decidido a votar al mismo partido o tiene algunas dudas?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 31 de octubre de 1999 - 1792 casos
Relevamiento de datos: julio 17 a agosto 15 de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendias en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.3%
Ponderación por generación electoral - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: las indicadas en los cuadros
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
agosto 20 - 1999