Los escenarios posibles hacia el balotaje
Un juego de anticipación de tres escenarios imaginarios
Oscar A.Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO: Está en marcha la campaña electoral pero con este escenario reducido a cinco candidaturas, se especula sobre cuál será el comportamiento de los uruguayos no en octubre sino después, en una eventual segunda vuelta entre los dos que resulten más votados en las elecciones nacionales de octubre. Los escenarios posibles hacia el balotaje, a partir de las encuestas que Factum ha realizado en esta materia, es el tema de opinión pública que nos propone para hoy el politólogo Oscar Bottinelli, director de Factum.
Podríamos comenzar por algunas precisiones importantes que ya adelantabas la semana pasada.

OSCAR A. BOTTINELLI: Sí, y más que precisiones son una advertencia fuerte. Rafael Bayce dice: "No se puede encuestar cualquier cosa, en cualquier lugar o en cualquier momento". Se refiere a que las preguntas deben estar en un contexto en que la gente pueda responder con conocimiento y no cualquier cosa. En lo político, ¿qué validez tendría una encuesta preguntando a quien votaría el próximo domingo como presidente de la República en Inglaterra? A la gente ni se le pasó por la cabeza quién puede ser presidente en un país monárquico, y en que el gobierno se ejerce a través de un primer ministro. O preguntar en Uruguay cuál le gustaría que fuera la familia real, o a quién prefiere como primer ministro: está fuera del escenario de la gente. En el ámbito académico se discutió hace tiempo el tema de un régimen parlamentario, y a veces -medio en serio, medio en broma- se hablaba de qué figura sería más apta para primer ministro. Pero eso es un ejercicio académico: la opinión pública no está en ese escenario.

Desde ese punto de vista, todo lo que está ocurriendo en Uruguay es un escenario nuevo. Hubo dificultades para que se fuera conociendo el escenario de abril; con muchas complicaciones hasta terminológicas, como hablar de elecciones "internas" cuando eran generales. Luego, este escenario de octubre es más fácil de entender, y cómo es un balotaje lo entiende cualquiera. Pero en el Uruguay nadie vivió un escenario de balotaje. Estar sentado en ese escenario es decir: "Están Fulano y Mengano. Su partido y su candidato no van a estar". Es un escenario imaginario.

EC - Es un escenario que recién se va a dar después del 31 de octubre. Es de Perogrullo, pero vale la pena remarcarlo.

OAB - Claro, y no es poca cosa. Como decía el martes pasado, nosotros hicimos varias encuestas, un par de las cuales divulgamos aquí, de lo que llamamos las tetralogías o cuartetas. Antes de abril, cuando había una docena de candidatos, preguntábamos: "Imagine que son estos cuatro. ¿A cuál votaría?". Y el resultado arrojaba toda una serie de escenarios. Por supuesto, una de aquellas cuartetas fue la que se dio: Batlle, Lacalle, Vázquez, Michelini. Ocurre que los datos que está dando hoy la intención de voto a cada uno de ellos es completamente a lo que daban aquellas cuartetas. ¿Por qué? Porque en ese momento había gente que votaba a Hierro y no se imaginaba estar votando a Batlle, entre otras cosas porque consideraba que lo que uno le estaba preguntando era un absurdo: ¡si pensaba que iba a ganar Hierro! O votaba a Ramírez, y mucho menos se imaginaba que hoy iba a decir que vota a Lacalle, como hoy lo está diciendo. Parecía un doble absurdo pensar que perdiera su candidato y además que votaría a un candidato al que estaban cañoneando por tierra, mar y aire.

¿Por qué pasa esto: porque la gente está al compás del viento? No: porque las elecciones son dos cosas a la vez. Miden un estado de opinión pero, a diferencia de una encuesta, crean un nuevo escenario. No sólo la gente se pronunció ese día, sino que creó efectos. Jorge Batlle es hoy una figura política de mucho mayor magnitud que en abril, porque el triunfo generó una nueva figura. Luis Alberto Lacalle es mucho más fuerte hoy que en abril, y Tabaré Vázquez es mucho fuerte, porque salió plebiscitado como líder indiscutido del Frente Amplio - Encuentro Progresista. Así como hay otras figuras cuyo nivel hoy es notoriamente menor en intención de voto (el ramirismo, Astori) que el que tenían el 25 de abril. Y esto también crea efectos: también hay grupos políticos nacionales que han desaparecido o que están en proceso de disolución, producto de la elección del 25 de abril.

Entonces, cada elección genera hechos, y el 31 de octubre va a generar hechos. De cinco candidatos (en realidad cuatro, tomando a las fuerzas con representación parlamentaria) van a quedar dos, y realmente van a ser dos de los tres grandes partidos. Es decir que habrá un tercero excluido, y sus votantes hoy no tienen un comportamiento en que realmente se imaginen a su partido como tercero y excluido de la contienda.

Por lo tanto, hay que marcar que no se debe presentar estas encuestas como si fueran igualers a las encuestas de un escenario real, como es el de octubre, donde los candidatos están sobre la mesa. No hay que hacer juegos. Lo que la gente puede decir es: "Todavía no decidí", "Estoy semi-decidido" o "Estoy decido del todo". Pero sobre este escenario, y además la decisión la va a tener que tomar indefectiblemente, porque va a tener que votar el 31 de octubre (aunque vote en blanco, que también es una decisión). En cambio, para noviembre, hay un conjunto de tres escenarios, que son los que vamos a presentar hoy, cualquiera de los tres se puede dar.

EC - Hechas estas muy importantes advertencias, vayamos entonces a los números pero antes aclaremos la ficha técnica de esta muestra.

OAB - Es la misma de la encuesta pasada: es la Encuesta Nacional Factum, representativa del 100% del electorado, comprende a todo el país, tanto urbano como rural, de personas en condiciones de votar el 31 de octubre. El margen de error es más - menos 3.1%.

Hay tres escenarios posibles, y los veremos de acuerdo al orden que vienen dando las encuestas. Hoy por hoy, el que tiene mayor porcentaje de probabilidades para noviembre es Batlle - Vázquez.

EC - En ese escenario, en la hipótesis de un balotaje, los resultados serían:
Batlle: 47%;
Vázquez: 39%;
No Opina: 15%.

OAB - ¿Cómo se forman estos porcentajes? No olvidemos que empiezan ambos con un 34% que tienen hoy hacia octubre, y uno crece al 39% y el otro al 47%. De cada 10 votantes del Partido Nacional y de la fórmula Lacalle - Abreu, más o menos cuatro se inclinan por Batlle, dos por Vázquez y cuatro no opinan. Mientras que entre los votantes del Nuevo Espacio (y este es un dato muy interesante) seis de cada 10 se inclinan por Batlle, dos por Vázquez y dos no opinan. Si lo comparamos con los datos que teníamos en mayo, vemos que crecen los posibles votantes de Vázquez en el Nuevo Espacio. Nos da la impresión de que el Encuentro Progresista - Frente Amplio había perdido el electorado nuevoespacista de mayor frontera, y lo empieza a recuperar. Entonces, en mayo estaba mucho más abajo en votación; el electorado que le quedaba era más distante del Frente. Al ir creciendo, empieza a captar o a recuperar el electorado con frontera hacia el Frente. Aún así es interesante esta relación de tres a uno a favor de Batlle sobre Vázquez entre los nuevoespacistas. Y entre los independientes, sin ningún tipo de preferencias, de cada 10 hay tres votos para Batlle, uno para Vázquez y seis no opinan.

EC - Vemos ahora otro escenario para un balotaje: Lacalle - Vázquez.
Lacalle: 28%
Vázquez: 40%
No Opina: 32%

OAB - Lo que ocurre aquí es que el resto, algo más de siete de cada 10 personas siguen sin definirse. Esto explica que el No Opina sea tan elevado. Es posible que las razones de no definición es que lo vean como un escenario menos probable que el anterior. En la medida en que tienen más instalado el otro escenario, piensan más por quién optar entre Batlle y Vázquez.

EC - Sí: en el escenario Batlle - Vázquez no opinaba un 15%, en Lacalle - Vázquez no opina un 32%.

OAB - Y vemos que entre los colorados, que en esta hipótesis tendrían a su candidato como el tercero excluido, de cada 10 dos votarían a Lacalle, uno a Vázquez, y siete no opinan. Entre los nuevoespacistas, Vázquez mantiene los dos votos de cada 10 que tenía frente a Batlle; no mejora compitiendo contra Lacalle. La diferencia es que, en lugar de pronunciarse seis por el opositor a Vázquez -como en la hipótesis Batlle - Vázquez- y dos no opinan, medio votante (ni siquiera llega a uno) se inclina por Lacalle y el resto no opina. Entre los independientes, se pronuncia aproximadamente uno por Lacalle, algo más de uno por Vázquez y el resto no opina.

EC - Por último, vemos el tercer escenario posible de un balotaje: Batlle - Lacalle.
Batlle: 44%;
Lacalle: 21%;
No Opina: 35%.
Otra vez crece el No Opina.

OAB - Sí: en este caso el No Opina es el más alto de todos. Una buena explicación de esto es que los frenteamplistas ven este escenario como inimaginable. De cada 10 frenteamplistas, ocho no opinan. Y no lo hacen, de alguna manera, como diciendo: "Lo que me está preguntando es un disparate, es que el Frente no salga ni siquiera segundo". De los que sí se pronuncian, la relación es tres a uno a favor de Batlle: 80% de los frenteamplistas no opinan, 15% se inclinan por Batlle, 5% por Lacalle. En cambio, entre los nuevoespacistas es muy fuerte la proporción a favor de Batlle: no opinan cuatro de cada 10, y casi todo el resto se inclina por Batlle como lo hacían enfrentado a Tabaré Vázquez. Entre los independientes también la relación es de tres a uno a favor de Batlle sobre Lacalle, aunque siete de cada 10 no opinan (un porcentaje similar para todos los escenarios, en este sector más alejado de la política).

EC - ¿Algún comentario final respecto a los tres escenarios que hemos estado viendo?

OAB - En primer lugar, el hecho de que, por ahora, la gente ve un único escenario que es producto de los dos que van adelante, y se pronuncia bastante respecto a ese escenario. Sobre todo, los votantes del Partido Nacional tienen un pronunciamiento, no aparecen rígidamente en las llamadas "familias ideológicas": son cuatro para Batlle, dos para Batlle y cuatro no opinan. Fuera de esto, los terceros excluidos se niegan a ser excluidos: tanto los colorados como los frenteamplistas tienden a no opinar sobre un escenario que los excluya (consideran, como decía el brasileño, en que "ese bicho no existe").

En cuanto a los nuevoespacistas, aparece como muy fuerte la preferencia por Batlle como una segunda opción. Uno diría que, después de Michelini, predomina Batlle. Y es muy fuerte el rechazo, o en todo caso la no preferencia, por Vázquez y Lacalle; un poquito más hacia Lacalle que hacia Vázquez, pero no decisoria.

Y la gente realmente indecisa, que ni siquiera tiene simpatía por partidos, mantiene esa actitud de lejanía, siendo la que en forma abrumadora no se pronuncia en ninguno de los escenarios.

FICHA TECNICA

Preguntas:En noviembre se realiza el balotage entre los dos candidatos más votados. 1) Suponga que el balotage es entre Batlle y Vázquez. De ellos ¿a quién prefiere votar? . 2) Suponga que el balotage es entre Lacalle y Vázquez. De ellos ¿a quién prefiere votar? 3) Suponga que el balotage es entre Batlle y Lacalle. De ellos ¿a quién prefiere votar?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 31 de octubre de 1999 - 1008 casos
Relevamiento de datos: junio 26 a julio 4 de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendidas en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 3.1%
Ponderación por generación electoral - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: las indicadas en los cuadros
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
julio 18 - 1999