La intención de voto hacia el domingo 25
Estado de situación al 20 de abril, a cinco días de los comicios
Unica encuesta nacional de intención de voto
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EL NIVEL DE CONCURRENCIA
LA COMPETENCIA ENTRE PARTIDOS
EL PARTIDO COLORADO
EL PARTIDO NACIONAL
EL ENCUENTRO PROGRESISTA-FRENTE AMPLIO
EL NUEVO ESPACIO

EMILIANO COTELO - Estamos en compañía del politólogo Oscar A. Bottinelli, director de Factum, tiene aquí los números de la última encuesta nacional, terminada de procesar en la madrugada de hoy pero que corresponden al estudio de intención de voto finalizado el domingo pasado.

EL NUEVO MODELO Y EL NIVEL DE CONCURRENCIA

OSCAR A. BOTTINELLI - Llegamos al fin de una primera experiencia en el país, una campaña electoral muy atípica por tres o cuatro elementos. El primero, porque se estrena un nuevo escenario, que a los uruguayos costó asimilar (además, fueron muy confusas las señales de lanzamiento de este escenario): qué era, qué sentido tenía, qué representaba, hasta que finalmente se clarificó que estamos en presencia de la apertura de un ciclo electoral que define la elección presidencial porque -de los partidos con representación parlamentaria- deja a sólo cuatro candidatos en carrera y elimina a los demás, y además deja a un único candidato en los otros partidos, y deja cerrado el número de partidos que participará de todo el ciclo. A veces se ha explicado poco que el 25 de abril es una especia de inscripción a partir de la cual queda cerrada la participación: no pueden presentarse nuevos partidos, no puede haber fracturas que deriven en la presentación de partidos con otro nombre, y las personas que figuren como candidatos en cualquier lista para la Presidencia, la Convención Nacional, o las departamentales, sólo puede ser candidatos por ese partido en octubre o en mayo del año próximo: o siguen en el mismo partido o se van para su casa; no pueden cambiar de partido ni fundar uno nuevo. Es una primera instancia presidencial de tres, es de alguna manera una precalificación para la elección parlamentaria (del ranking que se empiece a conocer a partir del lunes 26 de abril surgirá un posicionamiento de listas, candidatos, dirigentes, extremadamente importante para la confección de listas a diputados y eventualmente al Senado para octubre).

EC - Y todavía está el otro plano, el municipal.

OAB - Y en tercer lugar, esto es una especie de primera vuelta para la elección municipal, porque si bien no hay forma de que resulte electo de manera directa ningún candidato a intendente, se elige a las Convenciones Departamentales, que son las que nominan al candidato o a los dos candidatos de cada partido (esta vez el número está acotado), y esto explica esos carteles de campañas que a alguna gente le cuesta entender: "Vote a Fulano a intendente, lista Tal".

EC - Me da la impresión de que este es un tema que se ha discutido y esclarecido más en el interior que en Montevideo.

OAB - Es que en Montevideo no hay precandidaturas a la intendencia: ninguno de los partidos ha manifestado que uno de los nombres compite en la lista departamental para esa postulación. Hubo señales de algunas figuras coloradas y blancas de que podrían estar aspirando a la Intendencia, pero no han hecho una campaña para que se les vote ahora para ser intendentes. En cambio, en el interior (el caso de Maldonado con Benito Stern, Wilson Sanabria en el Partido Colorado; con Antía, Hualde, Ambrosio Rodríguez, Alcorta en el Partido Nacional; en San José la polarización Chiruchi - Cerdeña; en Durazno el juego triangular Iturria - Apolo - Vidalín) claramente están posicionando la elección de intendente: ahí prácticamente se está votando a intendente. En otros departamentos es más light, más confuso (Canelones tiene una multiplicidad de aspirantes en todos los partidos, incluso más de uno en el Encuentro Progresista - Frente Amplio). Es decir que tiene una importancia singular: yo diría que en el interior se reparte el tono en torno a si este domingo es más importante el voto para intendente o para Presidente.

Así llegamos a este domingo. ¿Qué vamos a tener (aparte del pronóstico meteorológico que vaticina tiempo bueno, lo cual indica que desde ese punto de vista no habría grandes afectaciones de la votación)? Tenemos que el piso de la votación, el nivel más bajo de quienes están decididos a votar está en el 60% del electorado real, es decir de las personas habilitadas para votar y que viven en el país, que son un poco más de dos millones 200 mil.

EC - Recordemos -por eso viene esta puntualización que estás efectuando- que el voto no es obligatorio.

OAB - Exacto: es una elección muy peculiar porque el voto no es obligatorio para los ciudadanos pero sí para los partidos y para los candidatos que quieran seguir hacia las demás instancias.

Digamos que el piso se sitúa algo por encima de un millón 300 mil personas.

El nivel alto (no hablemos de "techo") está 16 puntos más arriba, en un 76%, lo cual nos aproxima a un millón 700 mil personas. Ya habíamos manejado estas cifras en otras oportunidades, y ahora se confirman.

LA COMPETENCIA ENTRE PARTIDOS Y LA SITUACION DEL NUEVO ESPACIO

Entremos ahora a la competencia. A nivel de los partidos, no es jurídicamente relevante el dato pero sí puede serlo políticamente porque el que salga primero dirá que las encuestas lo confirmarán o no, pero aquí está el resultado de una votación, que tiene otro impacto: "Nosotros ganaremos en octubre"; el segundo saldrá diciendo que el balotaje ya está planteado, y el tercero tendrá que demostrar que la cosa no es así...

EC - Que puede entrar al balotaje.

OAB - ...que puede entrar, que abril fue una cosa y octubre será otra: cada uno defenderá su ubicación.

Con perdón por el disparate matemático (porque o son tercios o no), los tercios se han desigualado. El Encuentro Progresista - Frente Amplio tiene el mejor escenario si la votación es baja y un poco más complicado si es alta, pero en cualquiera de ambas situaciones apunta a ser la fuerza más votada. El segundo lugar parecería ahora con más chances para el Partido Colorado, porque en las últimas dos semanas se asiste a una importante caída del Partido Nacional. Quizá la pueda revertir en estos días: no olvidemos (por eso el título) que la encuesta recoge básicamente la situación a siete días de las comicios, el sábado y domingo pasados, más allá de que siguió la recolección de datos, supervisión y trabajos hasta la tarde de ayer mismo. Pero se puede decir que el estado de situación es del 18 al 20.

EC - Y desde ese momento han continuado pasando cosas.

OAB - Han pasado cosas, y las cosas pasan de dos maneras: porque los actores políticos provocan hechos, y porque se deja de provocar hechos. La llamada "veda", también llamada "jornadas de reflexión" (puede discutirse si está bien o mal, si es correcto o incorrecto; esa es otra discusión) apuntan a que haya dos días (antes era uno) en que el elector esté fuera del ruido y decante el conjunto de impactos recibidos. Y esto, la ausencia de hechos, también genera efectos: la gente puede -en este caso- decidir ir o no a votar, afirmar su voto o cambiarlo. Pero, si se mantiene el escenario, el Partido Nacional apunta a un tercer lugar en este momento, por una caída fuerte que ha tenido en sus dos candidaturas principales.

En cuanto al Nuevo Espacio, va a sufrir este domingo los efectos de ser un partido que va a recibir el voto de los absolutamente comprometidos con él. Su interna no tiene incógnitas: tiene un candidato presidencial único, Rafael Michelini, y la competencia no tendría ninguna lógica en un partido que no tiene sectores, no tiene fracciones, que tiene un liderazgo absolutamente indiscutido que pretende potenciar hacia el mes de octubre. No elige nada, es un voto casi testimonial, y por lo tanto va a registrar el piso más absoluto que pueda tener: se podrá decir que más abajo de esa votación no podrá llegar. Se sabe que, hacia octubre, votará de ese piso hacia arriba, sin saberse cuánto más arriba porque el Nuevo Espacio está en un buen escenario para recoger los problemas que puedan tener los partidos al recomponerse tras un único candidato, que generen áreas de disconformidad, y esa disconformidad tiene al Nuevo Espacio como el mejor receptáculo. Uno diría que el Nuevo Espacio está en un centro geográfico que limita con el Partido Colorado, con el Partido Nacional y con el Encuentro Progresista - Frente Amplio.

EC - Y en esta instancia del domingo puede pasarle lo contrario: que algunos de sus simpatizantes, o hasta militantes, fuguen a definir otras internas.

OAB - Para que no se entienda que el Nuevo Espacio estaría infiltrando a los otros partidos, diría que gente votante -no militante- del Nuevo Espacio, de un cuarto espacio o de Rafael Michelini, que en este momento prefiere apoyar a un candidato que considere próximo, en la medida en que su voto no es decisivo. Según la concurrencia, vemos que estaría siempre por encima del 2%, podría llegar al 3% y eventualmente superarlo. Es notoriamente la mitad de lo que dan las encuestas si hoy hubiera elecciones con voto obligatorio y competencia parlamentaria.

EC - ¿Y en comparación con la votación de 1994?

OAB - También la mitad. Este domingo va a estar entre la mitad y la tercer parte, y creo que no será ningún test demostrativo de que el Nuevo Espacio cayó, sino que en este escenario marcará el nivel más bajo que puede tener; que no sufre costos.

EL PARTIDO COLORADO

EC - Empezamos entonces por la competencia interna de los partidos. Para empezar, el del Partido Colorado, que parece el más complicado.

OAB - Es por lejos el más complicado. En primer lugar, el escenario nació complicado porque se está dando en Uruguay la tónica de que el partido que tiene al Presidente de la República, y que el sector del Presidente, tienen un gran problema para definir su candidato presidencial. Todas las lecturas previas que se hacen en el partido de gobierno son extremadamente provisionales. Porque aún los competidores del Presidente no se sabe contra quién compiten, y en consecuencia las mediciones pueden darle muy bajas o muy altas: están un poco en el aire. Como al final del anterior período de gobierno (el Partido Nacional recién tiene resuelto su escenario al despuntar el año 1994 ya que hasta ese momento era un mar de confusiones: el oficialismo, el Herrerismo, no tenía un candidato nítido, aparecen dos, y los dos sumados terminan recogiendo el 90% del electorado nacionalista), en el Partido Colorado esto se resuelve el 27 de setiembre, con la elección interna del Foro Batllista, una elección por colegio elector, y el escenario colorado se configura en octubre. Un escenario que tiene dos etapas: en primer lugar una competencia de dos candidatos de primer nivel en cuanto a sus apoyos electorales, un candidato intermedio -Pablo Millor- y candidatos que representan alas, sectores o intentos de influencia en el partido, como Víctor Vailliant y Federico Bouza. Este escenario cambia a mediados de diciembre, con el retiro de Millor para plegarse a la candidatura de Hierro. Allí se produce una polarización asfixiante para las otras opciones: quedó muy poco espacio, muy pocos resquicios para las otras dos candidaturas, particularmente la de Vailliant que responde a un grupo político perfilado de largo tiempo y además asociado al ex ministro de Cultura, Samuel Lichtensztejn, a diferencia de Bouza que es un político de larga trayectoria pero que recién ahora arma un escenario propio. Ambos han quedado muy contra la pared con esta polarización.

Hubo de arranque un inicio empatado, un despunte de Hierro, luego lo pasa Batlle, en algún momento en este programa hicimos un símil con esas carreras de fórmula uno en que va cambiando el liderazgo, y pasa a ser decisivo en nuestras mediciones entre el 13 y el 30 de diciembre: ínterin se produce el retiro de Millor y su apoyo a Hierro. Un Hierro que en ese momento caía en relación a Batlle logra, con esta asociación, el impulso que le permite empatar y apenas superar a Batlle. Durante todo el verano Hierro se despega muy fuertemente sobre Batlle, y en marzo comienza a darse una convergencia que llega a hoy con estas cifras.

EC - Seguimos manejándonos con dos escenarios: el "básico", bajo, con la participación de alrededor de un millón 300 mil personas; y el "potencial", o alto, con el voto de un millón 700 mil, que son los límites que podrían darse según lo que marcan las encuestas.

OAB - Esas son las puntas: en el medio hay 400 mil escenarios posibles.

EC - En el escenario básico, Batlle aparece con un 46,9%, Hierro López con 46,3%, Bouza no marca, Vailliant 0,6%, indecisos 6,1%.

En el escenario potencial, Batlle aparece con un 43,1%, Hierro López con 48,7%, Bouza no marca, Vailliant 0,7%, indecisos 7,6%.

OAB - Repito que en el caso de Bouza las respuestas están por debajo de lo que llamamos el nivel significativamente relevante, y por lo tanto no se puede determinar el número de votación salvo, sí, que es un nivel bajo. También en el caso de Vailliant: en niveles bajos los márgenes de error son importantes. Respecto a indecisos, hay un 6% personas que es seguro que van a ir a votar y es seguro que van a votar al Partido Colorado, pero no saben si votarán a Batlle o a Hierro. Por otra parte, hay un 7,6% de gente que es seguro o probable que vaya a votar, si va es seguro que vota al Partido Colorado, pero está indecisa entre Batlle y Hierro.

Hay otros indecisos: es seguro o probable que vayan a votar, pero si van no saben a qué partido votan, no ya a qué candidato. Acá están los que no saben a qué partido votan, y están los que se inclinan entre uno y otro: entre Batlle y Lacalle, entre Batlle y Ramírez, entre Hierro y Lacalle, Hierro y Ramírez, Batlle y Astori… no es tanto un problema de partidos sino que los dos candidatos que tiene en su cabeza pertenecen a partidos distintos. El otro nivel de indecisión es si la persona va a votar o no. Por tanto, cuando hablamos de estos indecisos no hablamos de todos los que pueden incidir en la elección.

Los escenarios son muy fuertes. En el más bajo de todos (vamos a redondear para que surjan más nítidamente las cifras), Batlle 47% y Hierro 46%. En el más alto, Hierro 49% y Batlle 43%.

EC - Pero estas diferencias, por ejemplo de un punto porcentual o de seis puntos según sea un escenario u otro, en la medida en que hablamos de porcentajes dentro del Partido Colorado, ¿son nítidas y claras o caen dentro del margen de error que tantas veces aparece?

OAB - Primero, todas las cifras tienen margen de error, y además no olvidemos los porcentajes sobre el electorado. Cuando uno los da dentro de un partido parecen más fuertes de lo que son. En el escenario básico, Batlle representa el 8,3% del total del electorado real del país, y Luis Hierro López 8,2%: estamos hablando de una diferencia milimétrica a favor de Batlle. A la inversa, con la mayor votación, Batlle lograría 10.0% del total del electorado, y Luis Hierro López 11,4%: la diferencia es más nítida pero también muy escasa.

EC - Estamos hablando de un 1,5 punto porcentual del electorado real. Y eso cae dentro del margen de error.

OAB - Sí, sí: eso cae dentro del margen de error, pero además no es sólo un problema estadístico sino de días de decisión: no es una encuesta hecha en el momento en que la gente está votando, y además de indecisos. Cuando decía que entre un millón 300 mil y un millón 700 mil hay 400 mil escenarios me refería a que no es lineal: si vota un millón 300 mil da tanto y si vota un millón 500 mil cuanto. Porque lo que interesa saber es quiénes son ese millón 500 mil. Si va el 100% del nivel alto, que está dudando, y nadie de los niveles bajos, es un resultado. Al revés, es otro. Uno diría que, con estos datos, el conjunto de cifras da una levísima ventaja a favor de Hierro, en una carrera cabeza a cabeza o, como decía ayer un amigo, "hocico a hocico".

EC - Y eso es todo lo que podemos decir: final incierto.

OAB - Lo que pase hoy, lo que está pasando en el cierre de la campaña electoral que termina hoy a la hora 24, más lo que reflexione la gente entre el viernes, el sábado y el mismo domingo, más todo lo que jueguen los amigos, los vecinos, …

EC - …la distribución de listas, los automóviles llevando gente a votar…

OAB - …todo eso define quién será el candidato único del Partido Colorado.

EL PARTIDO NACIONAL

EC - Pasemos ahora al Partido Nacional.

OAB - Como antecedentes, tuvimos una precampaña electoral: desde la primavera de 1997 a la primavera de 1998 fue diseñando un escenario de tercios, tres figuras equilibradas, Lacalle, Ramírez y Volonté. Una primacía constante de Volonté amenazada por Ramírez que lo pasa en algunas oportunidades, lo que termina abruptamente con los sucesos del mes de agosto: muerte de Villanueva Saravia, ruptura de la alianza entre Manos a la Obra y Propuesta Nacional, lanzamiento de la candidatura de Ramos… se genera toda una serie de fenómenos políticos, y la campaña electoral propiamente dicha que para nosotros comienza a principios de octubre arranca con cuatro candidatos significativos y un quinto, Alem García, con un perfil muy nítido, una línea política claramente diferenciada del resto del partido desde la reforma constitucional y su temprana oposición a la coalición de gobierno, que busca un espacio propio.

Respecto a los cuatro candidatos con mayor significación cuantitativa, ese cambio de agosto generó la polarización Lacalle - Ramírez, con Volonté en un segundo escalón y Ramos con Propuesta Nacional en un tercer escalón. Decíamos en el análisis del otro día que Propuesta Nacional sufre un problema de asfixia por la polarización y la búsqueda tardía de un espacio propio. Un grupo con estructuras muy fuertes en algunos departamentos, con figuras del peso de Sergio Chiesa en Tacuarembó, de Jorge Gandini en Montevideo, de Hualde en Maldonado, por ejemplo, pero que sale cuando el escenario estaba bastante consolidado. Se le plantea el problema de que su votación puede resultar inferior al verdadero potencial del grupo político.

Volonté sufrió un proceso de desgaste (ruptura, alejamiento de dirigentes y legisladores, unos hacia Ramírez, la mayoría hacia Lacalle) y aún así mantuvo un nivel de consistencia importante: tuvo pérdidas significativas pero mantuvo su escalón.

La competencia Lacalle - Ramírez tuvo dos o tres etapas. Una primera en que Ramírez estaba claramente situado delante de Lacalle, y un fenómeno muy interesante a lo largo de noviembre y diciembre: los dos iban creciendo, y lo que marcaba la distancia entre uno y otro era la velocidad de crecimiento de uno y otro: el Partido Nacional pasa del 23% casi al 30% del electorado. Este 7% (estamos hablando de 150 mil personas que van incorporando su decisión por el Partido Nacional) se va distribuyendo entre uno y otro, y la forma en que cada uno acumula les va dando mayor o menor distancia, hasta llegar a fin de año a un virtual empate con levísima ventaja para Lacalle, en lo que es el primer cambio de escenario.

El segundo escenario se da a lo largo del verano, en que primero se distancia Lacalle, luego se achica la diferencia (febrero cierra en una situación de cuasi empate, con Lacalle delante pero sin mucha luz) y luego las curvas se abren muy nítidamente, comienza un desnivel que supone un cambio de escenario. A partir de allí se da un liderazgo de Lacalle, Ramírez en un segundo escalón, Volonté en un tercero, Ramos en un cuarto. Así llegamos a las cifras recogidas del 18 al 20 de abril.

EC - En el escenario básico aparecen: Lacalle 51,1%, Ramírez 26,2%, Volonté 9,9%, Ramos 5,5%, Alem García 0,5%, indecisos dentro del Partido Nacional 6,8%.

En el escenario potencial, o de mayor votación, Lacalle 49,1%, Ramírez 27,3%, Volonté 10,4%, Ramos 6,5%, Alem García 0,7%, indecisos dentro del Partido Nacional 5,9%.

OAB - Como vemos, la diferencia Lacalle - Ramírez sigue manteniéndose aunque se achique a mayor votación, y ahora en términos no significativos: en un caso Lacalle estaría por encima del 50% y en el otro un poquito por debajo, mientras Ramírez estaría entre el 26 y el 27% (ambos pueden subir un poquito incluyendo a los indecisos). Al igual que para el Partido Colorado, veamos ahora sobre el total del electorado (con el mayor número de votantes, para simplificar): Lacalle tendría 8,6% y Ramírez 4,8%. Es una diferencia, ahora sí, importante.

Pero veamos qué pasó en estas últimas tres semanas. Al 4 de abril, Lacalle tenía 11,1% y Ramírez 6,6%. El 13 de abril, Lacalle 10,5, Ramírez 5,2%. El 20 de abril, Lacalle 8,6%, Ramírez 4,8%.

EC - O sea que han ido bajando los dos en el total del electorado.

OAB - Significativamente. En estos 15 días, Lacalle perdió 2,5 puntos del total del electorado y Ramírez perdió 1,8 puntos. ¿Qué es lo que está ocurriendo, entonces? No se ha notado mucho la relación Lacalle - Ramírez porque han perdido los dos. Quizá lo que más se notó es que hace una semana la diferencia entre Lacalle y Ramírez era más abultada que hoy. Pero ambos están cayendo.

EC - ¿Y está cayendo el Partido en su conjunto?

OAB - Lo que muestra esto es que está cayendo todo el Partido Nacional. El 4 de abril tenía el 23% de todas las personas que segura o probablemente fueran a votar el domingo, y pasó al 17,6%. Esta caída es la suma de la caída de Lacalle y de Ramírez.

Creemos que lo que ha ocurrido es que, por un lado, el Partido Nacional se vio conmocionado por una nueva denuncia de Ramírez contra Lacalle, quizá la más detonante porque afecta directamente al candidato presidencial. Y esto ha provocado la caída de los dos: la denuncia afecta al denunciado y le resta apoyo, pero tiene otro efecto: en la medida en que el denunciado es el que va a ganar la competencia, alguna gente se convence de la incompatibilidad de votar dentro de ese partido, y genera una fuga que perjudica también al denunciante, al propio Ramírez.

EC - Esto ya se venía dando en las últimas encuestas, desde el 4 de abril.

OAB - Pero cuando Ramírez había retomado las denuncias. De un mes de marzo en que enfatizó en lo programático, particularmente en un discurso fuertemente opositor a la política del gobierno y a la coalición, reivindicativo del papel del agro, volvió a centrarse en la honestidad y la corrupción. Creo además que, más allá de lo que hayan hecho Ramírez y Lacalle, hay una lectura general. Estos escenarios en que lo más importante es la competencia interna y lo menor la competencia externa generan una regla: el partido que tiene la competencia interna más dura es el que más sufre. Esto es casi demostrable matemáticamente a través de las primarias norteamericanas. No sólo tiene el problema más difícil de recomponerse, sino además que, hacia la propia elección, es el partido que da las señales menos atractivas al electorado general, y por lo tanto el que tiene más posibilidad de fuga.

EC - Depende del tono del debate interno, ¿no?

OAB - Del nivel de dureza de la confrontación.

EC - Porque hubo una época, el año pasado, en que el abanico de opciones que presentaba el Partido Nacional funcionó como un imán para el electorado.

OAB - Pero ese partido con tres candidaturas que cubrían un gran abanico, con perfiles muy diferentes, pasó a una fuerte polarización y confrontación, que resulta poco atractivo y con más posibilidades de fuga.

EL ENCUENTRO PROGRESISTA-FRENTE AMPLIO

EC - Por último, llegamos a la interna del Encuentro Progresista - Frente Amplio. En el escenario básico, Astori 19,9%, Vázquez 78,6%, indecisos en el Encuentro 1,5%. En el escenario potencial, Astori 21,1%, Vázquez 76,5%, indecisos 2,4%.

OAB - Más allá de pequeñas variaciones, la relación Vázquez - Astori de noviembre a la fecha ha sido de 3 a 1 (Vázquez entre 70 y algo y casi 80%, Astori entre 20 y 25%). Con esta relación se llega al domingo, puntos más o menos no va a cambiar demasiado ni el resultado ni su efecto político.

Lo que hay que destacar sí es el hecho novedoso de que por primera vez hay competencia abierta, dirigida a todo el electorado del país, de figuras presidenciales dentro del Encuentro Progresista o del Frente Amplio. El Frente Amplio rechazaba el sistema de doble voto simultáneo para la elección presidencial y presentaba un candidato único. Este es otro escenario (más allá de que dio lugar a que se confrontaran dos posiciones en el Congreso del Frente Amplio) y habilitó a que se dé este juego altamente novedoso.

El Encuentro Progresista - Frente Amplio tiene una segunda competencia porque, a diferencia de los partidos tradicionales, no se enfrentan listas en apoyo de preferencias personales, sino que son sectores muy perfilados, algunos de ellos con una larga historia como partidos políticos anteriores al Frente Amplio. En esta competencia, lo que más nos ha sorprendido es que no hay variantes, salvo que Astori levanta o baja a Asamblea Uruguay según el apoyo que recibe como candidato presidencial, mientras que en el abanico muy grande de lo que podría llamarse "el tabarecismo" o "el vazquismo", esos sectores están puntuando lo mismo que un año atrás, y el número de indecisos es casi el mismo (un poco menos), pero hay un 18% de personas que tienen absolutamente decidido votar a Tabaré Vázquez, pero no saben a través de qué hoja de votación. Lo cual marca un hecho notorio: el muy bajo perfil de los sectores políticos del Encuentro en esta campaña; recién en la última semana ha aparecido la presencia del Espacio 90, de la Vertiente Artiguista o de la Alianza Progresista, de Izquierda Abierta, de Democracia Avanzada, del MPP, aunque no demasiado notoria, e incluso otros grupos, como la Unión Frenteamplista que recién están siendo visualizados, con la dificultad además de que aunque se trata de la fusión de grupos como el PVP y figuras como Hugo Cores, Julio Mattos en Florida, Darío Pérez en Maldonado, tienen que hacer su estreno y les faltó escenario para hacerlo con más destaque.

Según cómo se canalice este voto (sea una opción razonada del votante, sea que vote la lista que tenga más a mano para apoyar a Tabaré Vázquez), después del 25 de abril hay una segunda lectura de lo que pase en el Frente. Si bien Astori puede, por un lado, aparecer perdiendo 3 a 1 ante Vázquez, por otro lado resta saber cómo se va a posicionar Asamblea Uruguay frente al Espacio 90, frente a la Vertiente, a la Alianza Progresista, etcétera, etcétera. No hay una sola lectura del resultado, y no es menor dentro del "tabarecismo" cuál es el orden de los sectores que lo apoyan, cuál es la magnitud de cada uno, sobre todo porque el Espacio 90 (que encabeza el Partido Socialista más figuras provenientes de otros grupos e independientes) viene liderando desde hace tiempo dentro del "tabarecismo", fue la fuerza más votada en la elección interna del Frente el 28 de setiembre. Este liderazgo ¿se mantiene, y por cuánto tiempo? Sin duda, una de las grandes incógnitas para el 26.

FICHA TECNICA

Preguntas: Indagación de voto:1) El próximo domingo 25 se realiza la primera de las tres elecciones nacionales de este año, las llamadas "elecciones internas" ¿A qué partido político piensa votar? 2) ¿Y a quién del (respectivo) partido piensa votar para presidente de la República?. 3) [a los no definidos por partido] ¿Y a quién se inclinaría a votar para presidente de la República. 5) [a los no definidos] ¿Y por cuál partido simpatiza más?.
Indagación complemetaria de voto:El próximo 25 de abril se van a realizar elecciones generales, con voto voluntario, para elegir el candidato único de cada partido a la Presidencia de la República. ¿A quién se inclinaría a votar? Los candidatos son éstos.
Indagación de concurrencia a las elecciones preliminares de abril: Recordemos que el próximo 25 de abril se van a realizar elecciones generales para elegir el candidato único de cada partido a presidente de la República y las convenciones partidarias. La concurrencia va a ser voluntaria. Va a ser secreto tanto el voto por candidato como el partido que elija. ¿Vd. piensa votar en esas elecciones o no?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 25 de abril de 1999 - 1773 casos
Relevamiento de datos: abril 10 a 20 de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendias en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.4% Ponderación por generación electoral - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: las indicadas en los cuadros
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
abril 21 - 1999