El conocimiento de la gente sobre el 25 de abril y la predisposición a votar en esas elecciones

EMILIANO COTELO - Como lo hemos venido destacando en el programa, como lo reiteran los dirigentes políticos, las elecciones del 25 de abril son voluntarias. Entonces, ¿en qué medida la gente va a comparecer, cuánto entusiasmo despierta en la población un acto como este, cuánto se sabe a propósito de esta elección? Lo ha investigado la consultora Factum y su director, el politólogo Oscar Bottinelli, va a divulgar hoy los resultados del trabajo.

OSCAR A BOTTINELLI - La medición de la concurrencia es de carácter permanente, y está presente en los informes sobre predisposición a votar si hubiera elecciones hoy, o el 25 de abril, que hacemos periódicamente, a veces en forma implícita, a veces en forma explícita. Otro tema que hemos indagado, y cuyo resultado vamos a presentar ahora, sobre estos primeros días de marzo, con un estudio a más o menos un mes y medio de las elecciones, es sobre el nivel de conocimiento de la gente. Son unas elecciones muy peculiares, en que no ha habido buena información, en que hubo además en la propia reforma constitucional el uso de una terminología muy confusa para la gente (confusión que además mantienen algunos medios de comunicación cuando tratan de aclarar: ayer el diario El Observador habla de "elecciones internas simultáneas", lo que vuelve a entreverar lo que pasa: como que son elecciones para adentro hechas a la misma vez, que es lo que se trató de aclarar siempre que no eran).

¿Qué conoce la gente? Hicimos una sucesión de preguntas: primero, una pregunta sobre en qué fecha se hacen las elecciones, con respuesta abierta: diga usted en qué fecha son las elecciones. Luego de esa respuesta, se le informa que son el 25 de abril, y se le pregunta "¿Dónde cree usted que se vota: en un club, comité o local partidario, o en un lugar oficial elegido por la Corte Electoral, como en las elecciones nacionales?". Ahí la gente contesta que es en un local partidario, etcétera. Nuevamente, se le da la información correcta: es en un local oficial elegido por la Corte Electoral y se le repregunta si cree que hay una mesa de votación separada para cada partido, o si hay mesas comunes para todos, igual que en las elecciones nacionales. Finalmente, se les pregunta: "Usted habrá visto que la propaganda se hace no sólo a favor de candidatos presidenciales, sino que aparecen otros nombres. Además de elegir candidato a Presidente, ¿qué otra cosa se vota el 25 de abril? ¿Para qué cargos se vota?". Y aquí se busca una respuesta espontánea y múltiple: se recoge lo que diga la persona, sin presentarle ninguna sugerencia. De alguna manera, estas cuatro preguntas permiten un redondeo sobre el conocimiento de la gente respecto al 25 de abril.

EC - Vamos entonces a los datos. La primera pregunta: en qué fecha se realizan las elecciones.

OAB - Agrupamos las respuestas en tres categorías: los que dicen exactamente 25 de abril, los que dieron una fecha entre marzo y abril, más bien entre el 26 de marzo y el 30 de abril (más bien antes que después, son unos poquitos los que se pasaron) y menos de un 1%, que dijeron que el 30 de noviembre, es decir que anduvieron rumbeando a la vieja fecha.

EC - Entonces: contestó exactamente que el 25 de abril, el 31%. Entre marzo y abril, el 44%. Y no sabía de la instancia de abril el 25%.

OAB - Parece interesante que tres de cada cuatro uruguayos sabe que estamos en proceso electoral. Puede leerse al revés: en medio de toda esta propaganda, uno de cada cuatro uruguayos todavía no tiene idea de cuándo hay elecciones.

No hay demasiadas diferencias por partidos, aunque es mucho mayor el conocimiento en el interior que en Montevideo, y sólo uno de cada tres sabe con exactitud que la primera vuelta electoral es el domingo 25 de abril.

EC - La segunda pregunta era sobre dónde cree que se vota. Contestó que las elecciones se hacen en un local partidario, el 12%. Que en un local oficial como en las elecciones nacionales, el 71%. No sabía, el 17%.

OAB - Acá hay una diferencia importante: creen que es en un local partidario, en Montevideo, el 15%, y en el interior el 9%. Que es en un local oficial, en Montevideo el 65% y en el interior el 77%. Y no saben, en Montevideo el 19% y en el interior el 15%. Claramente, es mucho mayor el conocimiento en el interior que en Montevideo. En general se puede decir que, a diferencia de las fechas, en que una mayoría sabía que era más o menos en estas fechas, un tercio que sabía que era el 25 de abril y un cuarto que no sabía nada, aquí los que no saben nada son uno de cada seis, mientras siete de cada 10 saben que se vota en un lugar oficial, organizado por la Corte como las elecciones nacionales, y sólo el 12% son los que siguen creyendo que es en un comité, un club o local partidario (los que creen que son esas llamadas "elecciones internas simultáneas"). Pero tres de cada 10, cifra no pequeña, no identifica dónde se va a votar el próximo 25 de abril.

EC - Pasemos a la tercera pregunta: en qué tipo de mesa se vota.

OAB - La otra idea que en algún momento detectamos (lo comentamos aquí), que era muy fuerte entonces, era que efectivamente había un lugar de votación y que tenía que ver la Corte, pero creían un poco que era algo así como Partido Colorado segundo piso, Partido Nacional primer piso, Encuentro Progresista al fondo… elecciones internas simultáneas. La pregunta entonces es: "La votación se realiza en un local oficial elegido por la Corte Electoral" (se le informa sobre la pregunta anterior, dónde se vota); "¿Usted cree que hay mesas de elección separadas para cada partido, o que se vota en mesas de votación comunes para todos, igual que en las elecciones nacionales?".

EC - Las respuestas fueron agrupadas de esta manera: "Una mesa por partido", 17%; "Mesas comunes", 67%; no sabe, 15%.

OAB - Observamos aquí también un nivel de dos tercios de conocimiento claro, y un tercio de desconocimiento. Ese tercio se divide en más o menos una mitad que no sabe nada, y otra que tiene la idea de una elección partidizada en la que se vota en forma separada por uno u otro partido. Y otra vez es claro que es más nítido el conocimiento en el interior que en Montevideo.

La pregunta siguiente se refiere a los cargos a elegir. Como decíamos al principio, no se presentó una canasta de opciones sino que se buscó la respuesta espontánea de la gente, sin inducirla a nada, porque no es un estudio de opiniones, no es que opte entre distintas alternativas, sino una medición de conocimiento. Y se utilizó el mecanismo de múltiples respuestas porque, efectivamente, al haber más de una hoja de votación se vota para más de un cargo.

Las respuestas fueron agrupadas: todos lo que decían "diputado, senador", figuran como "parlamentarios", luego una categoría para intendentes (lo cual viene sugerido por mucha propaganda, particularmente en el interior: "Fulano a intendente"), convencional nacional, convencional departamental, otros (porque hay una gama de respuestas más o menos exóticas), y por último los que directamente dijeron que no sabían qué se elige.

EC - Contestó que el 25 de abril, además del candidato presidencial, se elige parlamentarios, el 16%; intendente, el 16%; la Convención Nacional, el 24%; la Convención Departamental, el 16%; otras respuestas 3%, y no sabía qué se elige el 48%.

OAB - Como se ve, el total suma más de 100 porque son múltiples respuestas: una persona puede decir que se elige la Convención Nacional y la Convención Nacional, que es lo correcto, puede decir que se elige intendente (que no sería del todo incorrecto), puede decir que se elige a los parlamentarios (que jurídicamente es incorrecto pero en la práctica no lo es tanto, porque explícitamente se está diciendo que esta elección va a marcar votos para armar las listas a la Cámara de Diputados), y por otro lado el 48%, la mitad de la población, no tiene idea de qué es lo que se elige. Digamos que en realidad no tiene idea el 51%, porque es el 48% que no sabe y el 3% que dijo una serie de respuestas que no tienen nada que ver con la elección, incluso mencionó cargos que no son electivos.

EC - Lo otro que se puede comentar es que sólo el 24% sabe que se elige la Convención Nacional, y que sólo el 16% sabe que se elige la Convención Departamental, que son las respuestas correctas.

OAB - Para lo que yo esperaba, el 24% que respondió Convención Nacional me resultó alto: uno de cada cuatro sabe qué se está eligiendo. Me llamó la atención la Convención Departamental. Quizá porque la gente, en lugar de Convención Departamental, está viendo que se elige intendente: más que la convención formalmente, ve que de allí surge el intendente. Los parlamentarios es la respuesta del 16%, la misma cifra que para intendentes, la misma que para la Convención Departamental, y un poco menos que para la Convención Nacional.

Otra vez, en todas las categorías es mucho más fuerte el porcentaje de conocimiento en el interior que en Montevideo. Por ejemplo: la Convención Nacional lo sabe el 30% en el interior y el 18% en Montevideo; intendente, 20% en el interior y 12% en Montevideo; parlamentarios, 19% en el interior, 13% en Montevideo.

EC - Y también hay una diferencia importante en los que no saben.

OAB - Sí: sumando el No Sabe y el Otros, da 42% en el interior, y 62% en Montevideo. Esto es muy fuerte.

EC - ¿Qué explicación hay para esto? ¿El hecho de que en el interior la campaña proselitista le está llegando a la gente mucho más directa, más personalmente en la calle todos los días?

OAB - Hay una primera respuesta que no alcanza a explicar estas diferencias tan grandes, y es que hay un poco más de interés en la política en el interior que en Montevideo. Muy leve, pero hay más.

Lo segundo es que la política en el interior es mucho más directa, mucho más personalizada. Los candidatos presidenciales recorren mucho más el interior que Montevideo, en Montevideo tienen más apariciones globales. No es igual en todos los candidatos: los del Partido Nacional están más volcados al interior que los del Partido Colorado, pero aún así da la impresión de que el conjunto de los candidatos está varias veces más en el interior que en Montevideo. Y además, cuando está en el interior su presencia es muy fuerte. Acá puede estar en un barrio y buena parte del barrio no enterarse de que hay un candidato presidencial allí. En el interior es noticia: atraiga o no a la persona, es noticia que está el candidato. Pero además, los actores políticos departamentales están mucho más cerca de la gente; trabajan mucho más mano a mano que en Montevideo; llegan mucho más directamente. En Montevideo, lo que más se parece al interior es el trabajo en ese semicírculo de la zona más alejada del centro y de la costa, donde hay un muy fuerte trabajo mano a mano de los dirigentes. Pero la abrumadora mayoría de la campaña en Montevideo es a través de la distancia de los medios de comunicación. Y sabemos que la prensa escrita se lee poco, y que la radio tiene un abanico muy grande de oferta (lo que determina que haya gente que siga programas altamente especializados y otra que sólo escucha música. La televisión tiene un compacto informativo y además, zapping mediante, mucha gente no oye la información política y muchas veces, si la oye, no tiene forma de descifrarla (porque además los actores políticos muchas veces hablan en un lenguaje especializado, críptico), y también los informes políticos son en general insuficientes: por ejemplo, no hemos visto buenos informes y reiterados sobre estas elecciones, cuando se ensaya todo un nuevo sistema y uno diría que debería hacer tres meses que se está bombardeando a la población por una campaña educativa.

EC - Entramos ahora en la segunda parte de este informe: qué predisposición a votar se detecta para estas elecciones del 25 de abril.

OAB - La pregunta fue: "Recordemos que el próximo 25 de abril se van a realizar elecciones generales para elegir el candidato único de cada partido a Presidente de la República y las Convenciones partidarias. La concurrencia va a ser voluntaria, va a ser voluntaria, van a ser secretos tanto el voto por cada candidato como el partido en el que elija. ¿Usted piensa votar en esas elecciones o no?".

Aclaro que los porcentajes que vamos a leer ahora (porque luego los vamos a leer de otra manera) se expresan sobre el total de personas representadas en la muestra, es decir sobre lo que nosotros llamamos el total del electorado real. Y llamamos electorado real a los dos millones 200 mil y algo de personas que tienen más de 18 años, viven en el país y están inscriptos en el Registro Cívico Nacional. Lo que se llama comúnmente padrón electoral (la Sección de Habilitados para Votar del Registro Cívico Nacional) tiene alrededor de 200 mil personas más que las que viven en el país en condiciones de votar. Primero, porque siempre hay una mínima insuficiencia de depuración (pese a que se ha progresado muchísimo en la materia, hay retrasos en identificar fallecimientos y determinar que este fallecido corresponde a esta credencial, que se elimina); pero además Uruguay tiene una población relativamente alta de personas inscriptas, con credencial cívica vigente, que residen fuera del país y que, con cierta habitualidad, justifican en el respectivo consulado la no emisión del voto o cada tanto vienen a votar. Este es el desfase. ¿Por qué hacemos esta aclaración? Porque en las conversaciones de dirigentes políticos, de periodistas, hemos observado que cuando se habla de porcentajes se afirma que "en las elecciones normalmente vota el 90 y tantos por ciento": lo que tiene en la cabeza es un porcentaje referido al padrón, y ese porcentaje es distinto que el referido al electorado.

Veamos primero, entonces, el referido al electorado. Lo dividimos en cuatro categorías: el de quienes dicen que es seguro que van a votar, el de quienes dicen que probablemente lo hagan, los dudosos ("No lo sé", "No lo he pensado", "Probablemente no"), y luego los refractarios: los que afirman que seguramente no van a votar.

EC - Dicen que es seguro que van a votar el 47%; probable el 20%; dudoso el 15%, y es refractario a las elecciones del 25 de abril el 18%.

OAB - Pasemos a porcentaje sobre el padrón: seguro el 43%, probable el 18%, dudoso el 14%, refractario el 17%, y queda casi el 9% de esa parte del padrón que está fuera del país o que sencillamente ya no existe.

Sobre el porcentaje total de personas que viven en el país, los seguros más los probables dan 67%. Podemos decir que, en condiciones normales, va a votar entre el 47 y el 67% de los que viven en el país. Y con un gran entusiasmo (esto se verá en los próximos 40 días), con el despliegue de la campaña electoral, es posible que venga un envión, que pueda superarse esta cifra y que los dudosos puedan entusiasmarse. Todavía hoy no se puede pronosticar un resultado (en principio es muy difícil que se pueda pronosticar en ningún momento: lo que se puede decir es en qué rango, entre qué bandas se espera el comportamiento de la ciudadanía), porque no es un tema de predicción exacta si la gente viene o no a votar, porque puede tener grandes ganas de concurrir y el mismo día decir: "Me quedo en casa". O a la inversa: alguien que hoy piensa no ir, ese día siente que no se puede quedar, que ese día "se empieza a definir el presidente de la República, quiero que Fulano pueda seguir compitiendo, si no lo voto queda fuera", o al revés: "Quiero que Mengano no sea presidente, si puedo evitarlo ahora trato de hacerlo". Es decir, el voto por la positiva o por la negativa.

Este resultado hay que cruzarlo además con otras informaciones. Hay contradicción en algunas personas que dicen que es seguro que no van a votar, pero cuando se les pregunta a quién piensan votar el 25 de abril dice "A Fulano". Es una contradicción entre lo que puede ser una actitud refractaria a la política, y una orientación hacia ese candidato.

El viernes, cuando presentemos datos, vamos a ver algo importante y sobre lo que vamos a abundar. Hay que tener mucho cuidado cuando se lee las encuestas, no porque estén mejor o peor, sino porque están midiendo una realidad muy fluida. Cuando alguien dice "Yo voto A", el voto "A" puede ser de una gama muy grande, que vaya de "Si hay elecciones hoy voto A", "Si hay elecciones en abril voto A, si es candidato en octubre también, y si hay balotaje también lo voto". Y puede ser "Si hay elecciones hoy voto A, pero todavía no sé qué haría el 25 de abril". Va de un extremo a otro.

Y también está "Yo votaría A, pero me parece que no voy a votar". En esta elección aparece una variable más: no sólo es la habitual (por quién se orienta, por quién se inclina) sino además si esa inclinación tiene la suficiente fuerza para ir a votar o "me gustaría pero me quedo en casa". Todavía hay otro elemento: hay gente que no sabe a quién va a votar, pero sí sabe con absoluta certeza que concurrirá. ¿Por qué? Bueno: porque lo considera importante, porque le interesa la política, porque considera que allí se define el presidente de la República y eso tiene mucho que ver con los destinos del país, y entonces la actitud no tiene que ver ni con un partido ni con un candidato sino con el acto en sí de ir a votar.

De modo que tenemos gente segura pero que no sabe cuál es su candidato, y en el otro extremo gente que tiene una orientación definida por un partido o un candidato, pero está muy reacia, muy refractaria a votar. En principio, entonces, al día de la encuesta, 50 o 60 días antes de las elecciones, nos daba una cifra que viene muy estable desde que se empezó a medir esto, hace un año: que era más o menos entre el 47% y el 67 - 70% los márgenes más probables de concurrencia.

EC - Sobre el electorado real, porque si vamos al padrón…

OAB - Si vamos al padrón nos da entre el 43% y el 60 y algo. Recordemos algunas cifras: en las últimas elecciones votó casi el 93% del padrón, que es prácticamente el 100% del electorado residente en el país, y la última vez que hubo elecciones nacionales con voto voluntario, en 1966, había votado el 73% de un padrón espantosamente depurado: suponemos que estaría en torno al 80 - 82% de un padrón como la gente, de un padrón como el de hoy.

FICHA TECNICA

Preguntas:
Conocimiento de las elecciones del 25 de abril: cada pregunta aparece después del primer cuadro correspondiente
Indagación de concurrencia: Recordemos que el próximo 25 de abril se van a realizar elecciones generales para elegir el candidato único de cada partido a presidente de la República y las convenciones partidarias. La concurrencia va a ser voluntaria. Va a ser secreto tanto el voto por candidato como el partido que elija. ¿Vd. piensa votar en esas elecciones o no?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 25 de abril de 1999 - 896casos
Relevamiento de datos: marzo 6 y 7 de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendidas en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 3.4%
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice (International Chamber of Commerce and European Society for Opinion and Market Research), al ICC/ESOMAR Guide to Opinion Polls y al WAPOR Code of Professional Ethics and Practices (World Association for Public Opinion Research).

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
marzo 16 - 1999