ESTUDIO SIMILAR ANTERIOR

Para la gente ¿quién será el próximo presidente?
Febrero de 1999
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

OSCAR A. BOTTINELLI - Este es uno de los distintos estudios que hacemos de las encuestas permanentes, e incluso venimos haciendo esta pregunta -aunque parezca un poco fuera de lugar- desde el año 1996 y no sólo cuando estamos aproximándonos a una definición electoral. Y ello porque quién cree la gente que va a ganar tiene mucha importancia como percepción de un estado de opinión pública, que no coincide necesariamente con a quién va a votar la gente. Entre otras cosas por el famoso tema del voto útil. Es un tema que da para análisis y que otras veces lo hemos tocado aquí, hemos discutido qué es "voto útil". Por lo pronto, en este país, antes del año 1962 o del 66 con el Frente Amplio, nadie hubiera votado por los partidos menores -Unión Cívica, Partido Socialista, Partido Comunista- cuando no tenían ninguna posibilidad de ganar nada: la gente lo que quería era tener una representación en el Parlamento y en la lucha política de determinadas ideas o concepciones, apostando quizá históricamente a cambios. Lo mismo con el voto a candidatos que era notorio para la gente que no ganarían.

Es decir que no siempre se vota "a ganador". Es algo que tenemos que tener claro. Hay quien vota a ganador, hay quien no tiene muy claro cuánto le importa eso, y hay gente que vota independientemente del resultado electoral. Esto es lo que permite hacer esta pregunta, porque no necesariamente coincide creer que una persona gane con votarla. Y lo que se preguntó a la gente fue: "Independientemente del partido al que usted piense votar, y sin tomar en cuenta sus preferencias personales, ¿quién cree usted que va a ser el próximo Presidente de la República?. Por ahora los candidatos son estos: Astori, Batlle, Bouza, Hierro, García, Lacalle, Michelini, Ramírez, Ramos, Vailliant, Váquez y Volonté". No están incluidos ni los dos precandidatos de la Unión Cívica ni el candidato del Partido de la Buena Voluntad, que son los que formalmente cierran la canasta, aunque sí incluimos a todos los candidatos de los cuatro partidos con representación parlamentaria. Hacemos hincapié en que a la gente se le pide que trate de independizar su respuesta no sólo del partido y el candidato que vota, sino de sus preferencias personales. Es decir: "No me importa que a usted le guste Fulano o Mengano. ¿Quién cree que gana?". Porque muchas veces la gente piensa que un campeonato de fútbol lo gana tal cuadro o tal otro, independientemente de que a uno le pueda dar mucha rabia. Es más lo que podamos llamar percepción popular o pronóstico popular del resultado.

Entonces, vamos a comparar en primer lugar el porcentaje sobre el total del electorado que vota a cada candidato, y el porcentaje de los que creen que gana ese candidato. Para no hacer una lista tan larga vamos a presentar a los candidatos que recogen mayor intención de voto (los datos completos están en la página Internet).

EC - Vamos a los números. A Jorge Batlle lo vota 10,8% del electorado, pero cree que gana el 8,2%. A Hierro López lo vota 15,3%, pero cree que gana el 19,7%. A Lacalle lo vota el 10,2%, pero cree que gana el 15,4%. A Ramírez lo vota el 10%, pero cree que gana el 6,4%. A Volonté lo vota el 3,8%, pero cree que gana el 1,9%. A Astori lo vota el 4,6%, pero el 1,8% cree que gana. A Tabaré Vázquez lo vota el 24%, pero cree que gana el 14,8%. A Michelini lo vota el 6,5% pero cree que gana el 1,3%. Y finalmente están los indefinidos.

OAB - El 9,6% son los indefinidos en cuanto a voto, y el 27,9% no arriesgan pronóstico sobre quién puede ser el próximo Presidente. Estos últimos son casi tres veces más que los que no tienen opción de voto.

EC - ¿Podemos ver la tabla un poco más despejada?

OAB - Sí. En primer lugar, con respecto a dos candidatos, con absoluta nitidez, hay mucha más gente que cree que ganan que las personas que lo votan. En otras palabras, no sólo todos quienes los votan creen que ganan, sino que hay un plus de gente que no los votan (quizá no tengan preferencias personales) pero cree que van a ganar. Son Hierro López y Lacalle. En el momento de este estudio, en febrero, Lacalle tiene poco más del 10% de todo el electorado, pero el 15% de todo el electorado piensa que va a ganar. Los que creen que gana Lacalle son una vez y media más que los que lo votan; hay un 5% del electorado de todo el país que no lo vota, pero cree que va a ganar. En el caso de Hierro López, hoy tiene el 15,3% de las adhesiones pero hay un 19,7% que cree que va a ganar; son un tercio más los que creen que gana que quienes lo votan: exactamente el 4,4% del electorado, cerca de 90 mil personas, no votan a Hierro, quizá no tengan preferencia por él, pero piensan que va a ganar. Son los únicos dos casos en que se da esta percepción.

Entre los candidatos de más alta votación en que se da poca pérdida en términos proporcionales, está Batlle, cuyos votantes creen que ganará en una proporción de 4 sobre 5. Entre los votantes de Ramírez, la proporción de quienes creen que ganará es de 2 de cada 3 de sus votantes.

Hay otras situaciones en las cuales los porcentajes de adhesión no permiten hacer buenas desagregaciones: en los casos de Bouza, García, Vailliant, son muchos menos los que creen que ganan que quienes los votan (recordemos que los niveles de votación están en cifras muy bajas desde el punto de vista estadístico para poder hacer estudios profundos). Y en el caso de Ramos es interesante que en el momento del estudio está recogiendo 1,6% (después subió un poco) pero son 1,8% del electorado los que creen que gana. En una dimensión diferente, Ramos también recoge una percepción de que tiene posibilidades de triunfo mayores que el electorado que se vuelca hacia él.

En síntesis, Hierro y Lacalle son los dos precandidatos que han logrado en la opinión pública una percepción de éxito (más allá de abril y de octubre, porque la pregunta es quién será el próximo Presidente, lo que implica quién va a ganar las tres instancias).

Finalmente, Vázquez es sin duda quien tiene individualmente más votos entre todos los precandidatos: prácticamente la cuarta parte del país, el 24%, lo vota a él (a Vázquez, no al Encuentro Progresista - Frente Amplio). Pero de cada 5 votos a Vázquez, 3 creen que gana. Tiene un 24% de votos, y un 14,8% de convicción en el éxito final.

EC - Eso en cuanto a la situación actual. ¿Cómo ha venido evolucionando esta encuesta?

OAB - El estudio anterior lo hicimos en noviembre. Fue un estudio que se difundió En Perspectiva en el espacio La Opinión Pública el 1º de diciembre, y vemos en primer lugar un cambio nítido de panorama en el caso de Luis Hierro López. Se puede decir, es verdad, que en noviembre era un candidato "fresquito": recién a fines de setiembre se había definido la llamada interna del Foro Batllista y se había elegido a su precandidato, de modo que en noviembre se estaba en proceso de consolidar la candidatura. En ese momento, el 9,7% del país lo veía como próximo Presidente, y hoy lo ve el 19,7%: logró más que duplicar las expectativas de percepción de resultado (no estamos hablando de votos).

En segundo lugar, en cuanto a Batlle -su contendor en el Partido Colorado- es interesante que el porcentaje de quienes creen que será el próximo Presidente es el mismo que en noviembre, cuando su candidatura estaba consolidada (venía desde el día siguiente de la elección de 1994: nadie tenía dudas de que fuera a existir). No creció como Hierro, pero Hierro tenía necesariamente que crecer porque recién emergía, pero no decayó. Es decir que sigue existiendo la misma percepción de fortaleza de Batlle por parte de la opinión pública.

En relación a Lacalle, en noviembre quienes creían que será el próximo Presidente eran el 14,7%, y en ahora en febrero son el 15,4%: creció 0,7%.

Su rival más directo, Ramírez, tenía 5,4% y ahora tiene 6,4%. Es decir que, aunque siguen siendo menos los que creen que gana Ramírez que los que lo votan, igual que pasaba en noviembre, aumenta también la percepción de la gente sobre su posibilidad de triunfo. Como veíamos recién respecto a Lacalle, esto ocurre con los dos principales candidatos del Partido Nacional. Y también pasó con Ramos, que de 1 pasó a 1,8%.

La mayor caída se da en los partidos tradicionales con Volonté en el Partido Nacional (del 5,1% pasó 1,9%).

En el Encuentro Progresista, creció la percepción favorable a Astori: de 1,3% pasó a 1,8%, y bajó la percepción de que Vázquez puede ser el próximo Presidente: en noviembre era el 18%, y en febrero es el 14,8% (bajó un 3,4% del electorado, lo que implica que unas 70.000 personas creían en noviembre que Vázquez sería el próximo Presidente y hoy ya no creen así). Es probable que esto se asocie con que Vázquez también registraba una mayor intención de voto en noviembre que la que registró en febrero.

En cuanto a la gente que no arriesga pronósticos, en noviembre era el 33,5% y ahora es el 28%. A medida que se acerca la primera de las tres instancias electorales, la gente tiende a arriesgar un pronóstico en mayor proporción.

En resumen entonces, Hierro y Lacalle son los dos candidatos que generan una mayor expectativa respecto a los votos que efectivamente captarían hoy, es decir que hay una percepción más allá de la adhesión a su candidatura de que pueden ser el próximo Presidente. Esa visión creció sustancialmente en el caso de Hierro en relación a noviembre, mientras Batlle mantiene aquella percepción: no ha crecido pero tampoco ha caído. Y en el Partido Nacional, tanto Lacalle como Ramírez han ido incrementando la percepción de que cualquiera de los dos puede ser el próximo Presidente (aunque es mucha más la gente que cree que lo será Lacalle que la que piensa que lo será Ramírez).

FICHA TECNICA

Pregunta: Independientemente del partido y del candidato al que Vd. piense votar, y sin tomar en cuenta sus preferencias personales ¿quién cree Vd. que va a ser el próximo presidente de la República? Por ahora los candidatos son éstos.
Opciones de respuesta: Astori, Batlle, Bouza, Hierro, García, Lacalle, Michelini, Ramírez, Ramos, Vaillant, Vázquez, Volonté
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas de 17 años en adelante - 896 casos
Relevamiento de datos: febrero 7 a 14 de 1999
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 3.3%
Ponderación completa - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: total de encuestados
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
marzo 9 - 1999