¿Qué votarían hoy los uruguayos?
Estado de situación al 21 de febrero de 1999
Unica encuesta nacional de intención de voto
Oscar A. Bottinelli -diálogo con Emiliano Cotelo

OSCAR A. BOTTINELLI - Antes de ir a los datos, varias aclaraciones. La primera: la encuesta se realiza entre personas en condiciones de votar en abril. La segunda es que en los próximos días vamos a cambiar la metodología o forma de presentación de los datos; estamos preguntando "Qué votaría si hubiera elecciones hoy", entre otras cosas porque así lo hicimos en 1994 y seguimos la misma práctica, pero cambiamos a qué votaría el día de las elecciones, porque estamos muy cerca de ellas; y en segundo lugar porque estas elecciones de abril tienen un componente muy complicado: no sólo hay que medir cuál es la orientación, la inclinación del voto, sino cuál es la predisposición a concurrir, y eso genera márgenes de votación: la adhesión de cada uno va "de entre tanto y tanto" por ciento. La tercera aclaración es que la encuesta Factum es por ahora la única representativa de todo el país y no sólo de las tres cuartas partes más urbanizadas. Recordemos que la cuarta parte que otras empresas no encuestan y Factum sí, tiene un comportamiento electoral sustancialmente diferente, demostrado a lo largo de décadas de elecciones y de muchas encuestas. La cuarta aclaración es que los datos son la acumulación de las últimas semanas, porque Factum encuesta semana a semana, y en el comentario vamos a hacer la desagregación de las curvas, las subas y bajas que se producen en las sucesivas semanas.

EMILIANO COTELO - Ahora sí, vemos las primeras cifras. Aparece el Partido Colorado con 27,1%, el Partido Nacional con 27,6%, el Encuentro Progresista - Frente Amplio con 30,6%, el Nuevo Espacio con 6,1%, Indefinidos y Otros, 8,6%.

OAB - Es muy claro que estamos en un escenario tripartito si hubiera elecciones hoy. Lo segundo es que este escenario no es el mismo que se va a dar en abril, ya que no es igual la predisposición a concurrir a votar en abril entre los inclinados por los distintos partidos: es mucho más fuerte la predisposición en el Encuentro Progresista, algo más débil en el Partido Nacional y mucho más débil en el Partido Colorado. Eso separa las cifras, le da más luz al Encuentro Progresista, y retrae más al Partido Colorado.

EC - En el escenario potencial de votación en abril, el Encuentro Progresista llega al 36,7%, el Partido Nacional al 28,4% y el Partido Colorado al 25,9%.

OAB - Exacto. Si vemos la evolución de las últimas semanas, incluso de los últimos meses, el Partido Colorado tuvo una línea ascendente desde setiembre, toca su techo el 29 de noviembre, se mantiene estable en esa cifra hasta el 31 de enero con una pequeña caída la semana anterior, y ahora está en una fase levemente descendente: 28,4%, 27,8%, y ahora 27,1%.

El Partido Nacional también tuvo una línea ascendente, tocó techo un poquito más bajo entre el 24 y el 31 de enero, con 28% (cuando el Partido Colorado había llegado al 29%) y también inició un descenso mucho más leve que el Partido Colorado: el 14 de febrero tuvo 27,6% y ahora está igual.

El Encuentro Progresista, que venía en una línea de permanente descenso desde mayo de 1998 hasta el 24 y el 31 de enero, cuando registró su nivel más bajo de los últimos años (28%), inició ahora una curva de recuperación: de 29,3%, pasó al 30% el 14 de febrero y al 30,6% el 21 de febrero.

En esencia, pues, en las últimas semanas, hay una leve caída del Partido Colorado después de haber alcanzado su techo, una levísima caída del Partido Nacional (muy pequeña, prácticamente sigue estando en su techo), y una recuperación del Encuentro Progresista después de haber tocado su piso. Digamos que el techo del Partido Colorado y el Partido Nacional y el piso del Encuentro Progresista se dan todos entre el 24 y el 31 de enero.

EC - Recordemos que Factum actualiza sus cifras todas las semanas, pero aquí En Perspectiva nos estamos manejando con períodos un poco más largos, de dos o tres semanas. En el último espacio destinado a La Opinón Pública, aparecía primero el Partido Colorado.

OAB - En el último en que difundimos las cifras aparecía un triple empate, y luego hicimos un comentario general sobre las encuestas, con una actualización en que aparecía primero el Partido Colorado. Ahora aparece primero el Encuentro Progresista, segundo el Partido Nacional y tercero el Partido Colorado. Pero, atención: no hay grandes movimientos de cifras. Si tres están empatados… es como cuando empieza el campeonato uruguayo de fútbol, en la primera rueda o cuando están empatados: cualquier resultado hace que uno quede primero, otro segundo y otro tercero. Cuando estaba primero el Partido Colorado las cifras eran 29, 28 y 28; ahora el Partido Colorado está tercero con cifras de 30, 28, 27. Son movimientos relativamente pequeños: las cifras no dan ni para que nadie lance campanas al vuelo si está primero, ni para que nadie considere que un partido va muy mal porque está tercero, ya que cambian semana a semana.

Repito que el escenario de hoy es un poco la simulación del escenario de las elecciones generales de octubre próximo. No es el escenario de abril, en la que el Encuentro tiene una posición más holgada y el Partido Colorado una posición más complicada en función de que hay mayor retracción de concurrencia entre los colorados, mucho mayor predisposición a concurrir entre los encuentristas - frenteamplistas, y una predisposición intermedia entre los blancos.

EC - Vamos ahora a la competencia interna en los partidos. Y vamos a dar las cifras a partir de un dato estable, que es cómo se desagrega el porcentaje de los partidos en el total del electorado.

Para empezar, cómo se distribuyen esos 27,1 puntos porcentuales del Partido Colorado entre cada uno de los precandidados. Jorge Batlle, 10,7; Federico Bouza, 0,2; Luis Hierro López, 14,7; Víctor Vailliant, 0,1; indecisos dentro del Partido Colorado 1,3.

OAB - Esto quiere decir que Hierro le está llevando a Batlle cuatro puntos porcentuales del total de los votantes: son unos 88.000 a 90.000 votos sobre Batlle. Dentro del Partido Colorado, la proporción es Hierro 54% - Batlle 40%. Para abril la diferencia es un poquito mayor: 57 a 40. ¿Cómo ha evolucionado esto? Recordemos que en algún momento (fin de noviembre y mediados de diciembre) Batlle estuvo encima. La adhesión de Millor a Hierro fue decisiva para invertir los resultados, el año termina con una relación de Hierro 45 - Batlle 42, y desde entonces la diferencia se fue ensanchando con un crecimiento semana a semana, que cayó un punto en esta última. Hierro tuvo 48% el 24 de enero, 52, 53, 55, 54. Batlle tuvo una caída desde fin de año hasta el 31 de enero y allí inició una fase de recuperación, aunque un poco más lenta que el crecimiento de Hierro. Lo que es claro es que la situación es muy móvil. La caída de Batlle coincide con un período de ausencia suya y luego con un período en que estuvo internado por razones de salud. El crecimiento de Hierro coincide con la campaña electoral extremadamente intensa que ha realizado, y en este momento hay una ventaja relativamente holgada, en un escenario cambiante y que de ninguna manera implica posibilidad de pronóstico.

EC - Ingresamos ahora en la interna del Partido Nacional. Los 27,6 puntos se desagregan así: Alem García 0; Luis Alberto Lacalle 10,5; Juan Andrés Ramírez 10,3; Alvaro Ramos 1,6; Alberto Volonté 3,2, indecisos en el Partido Nacional, 1,9.

OAB - Primera aclaración: el 0 de Alem García no quiere decir cero voto: quiere decir que lo que se registra está por debajo del llamado nivel de significación estadística, porque hay límites que las encuestas pueden medir y otros que no. En segundo lugar, la relación entre Lacalle y Ramírez está en 0,2% del total de votantes del país, lo que habla de una diferencia muy chica, alrededor de 5.000 votos en el escenario de hoy. Dentro del Partido Nacional, Lacalle tiene 38,1% y Ramírez 37,5%.

EC - O sea que, también aquí, la diferencia es pequeña.

OAB - Es pequeña, y también hay que tener en cuenta que este es el escenario general. Entre la gente que probablemente vote en abril aumenta un poquito: pasaría de 0,6% a 2,5%. Eso muestra que cuando se ensancha el escenario favorece Ramírez, y cuando se restringe favorece a Lacalle.

Si vemos la evolución, tenemos un cambio sustancial en el caso de Lacalle. Mirando los porcentajes de la competencia relativa, había tenido 20% en agosto, 25 en setiembre, 30 a mediados de diciembre, 33 al cerrar el año, 37 al arrancar enero, y en este momento está en 38,1, después de haber tocado su techo de 38,8% el 14 de febrero. Desde el 30 de diciembre está invariablemente primero, con más o menos distancia. Hasta el 31 de enero y el 7 de enero hubo una línea de constante aumento de la diferencia; Lacalle se iba distanciando de Ramírez, y en las últimas dos semanas se produce el fenómeno inverso: Ramírez va acortando la distancia. Ramírez tenía en setiembre 35%, después 36, 35, 34, 32, 34, 33… cifras dentro de un mismo rango, y ahí se inicia un crecimiento que lo acerca a las posiciones de Lacalle.

Lo interesante de ver es que, mientras en setiembre Lacalle y Ramírez sumados tenían 60% del Partido Nacional, hoy tienen el 76%. Es decir que es muy claro el fenómeno de polarización partidaria que se ha producido: las tres cuartas partes de quienes se inclinan por el Partido Nacional optan hoy entre esos dos candidatos. Y este fenómeno ha supuesto que los indecisos bajen algo, pero también que se comprimieran mucho los espacios intermedios que ocupan Alberto Volonté y Alvaro Ramos.

EC - Vamos ahora a la tercera interna, la del Encuentro Progresista - Frente Amplio. De los 30,6 puntos porcentuales que recoge, Danilo Astori tiene 5,6, Tabaré Vázquez 24,5, y los indecisos en el Encuentro suman 0,5.

OAB - Tenemos una situación consolidada, más allá de la variación de porcentajes. Tomando el total de inclinados por el Encuentro, la relación interna es Vázquez 80% - Astori 18,4%. Vázquez ha oscilado entre 72 y 74% de agosto a noviembre, en diciembre salta a 75, 76%, 78 en enero, y en las últimas dos semanas está en el 80, 81% (estuvo un poco más alto la semana anterior). A la inversa, Astori pasó de 23% en setiembre, alrededor del 22% entre octubre y noviembre, diciembre 20, enero 17 a 18%, y ahora 18,4%. Los indecisos entre los dos precandidatos han bajado sensiblemente, y dejamos para otra oportunidad la competencia entre sectores, que sí presenta la diferencia de que es donde se concentra la indecisión dentro del Frente. En los partidos tradicionales es relativamente importante la indecisión entre candidatos, en el Encuentro Progresista es fundamentalmente entre sectores, mientras entre candidatos es muy nítida la ventaja de Vázquez sobre Astori. Además, Vázquez aparece como el candidato que cubre holgadamente cualquiera de los requisitos constitucionales, y aquí sí se puede hacer un pronóstico: es muy difícil que después de registrar un 80%, en poco más de siete semanas ese porcentaje se reduzca a estar por debajo del 50%, y cuando hoy tiene una distancia de 62 puntos se reduzca a menos de 10.

Además, aparece como el candidato individualmente más votado, con el 24,5% de captación de todo el electorado, seguido por Hierro con 14,7%, lo cual está marcando más de 200.000 votos de diferencia.

EC - Hasta aquí los números y su análisis. Pero hay una pregunta que vale la pena incorporar, en la medida en que uno de los temas discutidos es cómo se va a definir el candidato entre los blancos y los colorados, donde la disputa parece ser más pareja entre dos nombres en cada uno de ellos. A la luz de estos números, suponiendo que este fuera el escenario de abril, ¿tendríamos proclamación automática en el Partido Colorado, en el Partido Nacional?

OAB - Antes que nada quiero hacer una aclaración, porque el otro día, en algún lado, vi un disparate. Hablando sobre el balotaje, alguien decía que el candidato más votado sería electo Presidente siempre que tuviera 40% de los votos con 10 puntos de diferencia sobre el segundo. ¡Eso es para abril, no para octubre! En octubre, el Presidente es elegido sin balotaje sólo si el candidato más votado tiene mayoría absoluta de votantes; no de votos sino de votantes.

Para que en las elecciones de abril el candidato presidencial de cada partido sea electo automáticamente, se requiere que tenga más del 50% de los votos del partido, o un mínimo del 40% con una distancia de 10 puntos sobre el segundo.

Esos requisitos los cubre holgadamente Vázquez, y uno diría que salvo situaciones muy difíciles de prever, esto se dará inexorablemente en abril.

En el Partido Colorado, es muy difícil que no defina en forma directa, porque está muy polarizado entre sólo dos candidatos, con una performance bastante baja de los demás. Políticamente, todo indica que el Partido Colorado no va a ir a la Convención. Jurídicamente puede hacerlo, pero entre esa noche del 25 de abril y el día siguiente se anuncia la fórmula, los componentes políticos de la fórmula, porque todo indica que en el Partido Colorado existe un estado de ánimo que indica que el candidato del Partido será el primero, independientemente de los requisitos constitucionales; que no se va a ir a la Convención a operar un cambio de resultado. Incluso esto precipitó alianzas de los últimos dos meses en el sentido de que nadie va a jugar en la Convención sino que todos van a hacerlo exclusivamente en la cancha, el 25 de abril.

En el Partido Nacional, el resultado que estamos teniendo en este momento es que en el escenario de abril Lacalle está pasando el 40%. Tiene 37,5, 38 en el escenario de hoy; aunque entre los que probablemente voten en abril daría 41% contra 38,5% de Ramírez. Pero con este resultado no tiene los 10 puntos de distancia (lo tuvo sí hace un mes, en que estuvo justo en el borde).

EC - ¿Cómo juegan los indecisos?

OAB - No sólo los indecisos, porque también hay traslaciones. El Partido Nacional tiene un escenario mucho más fluido de traslación que el Partido Colorado. En el Partido Colorado hay una traslación prácticamente directa; la estamos viendo: segmentos que votaban a Batlle y pasan a Hierro, o que votaban a Hierro y pasan a Batlle. Los movimientos que se dan en el Partido Colorado son por crecimiento del partido, porque los dos candidatos captan de afuera, pero también porque hay trasvase entre ambos. En menor grado, pero lo hay.

En el Partido Nacional no es fácil un trasvase tan directo entre ambos polos, aunque a veces lo hay, sino que además los hay intermedios: puede alguien pasar de Ramírez a Volonté y otro de Volonté a Lacalle, uno de Lacalle a Ramos y otro de Ramos a Ramírez… Hay formas indirectas de traspaso, además por supuesto de las formas directas, y no sólo por la captación de indecisos. La competencia se juega captando indecisos dentro y fuera del partido, captando entre los dos candidatos polarizantes a personas que adhieren a los que están en tercero y cuarto lugar, o con trasvases directos o indirectos. Es mucho el juego que hay, pero creemos que la situación del Partido Nacional es muy fluida, que no está todo definido, y que a esta altura lo que parece muy difícil de revertir es la situación de polarización que se ha venido acentuando semana a semana. Con este escenario, el candidato del Partido Nacional surge de la Convención.

FICHA TECNICA

Preguntas:
Indagación de voto:1) Imagine Vd. que haya elecciones el próximo domingo ¿a qué partido político votaría?. 2) ¿Y a qué sector. 3) ¿Y a quién del (respectivo) partido se inclinaría a votar para presidente de la República?. 4) [a los no definidos por partido] ¿Y a quién se inclinaría a votar para presidente de la República. 5) [a los no definidos] ¿Y por cuál partido simpatiza más?.
Indagación de concurrencia a las elecciones preliminares de abril: En abril del 99 se van a realizar elecciones generales para elegir el candidato único de cada partido a la Presidencia de la República y las convenciones partidarias. El voto va a ser voluntario ¿Vd. piensa votar en esas elecciones o no?
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas en condiciones de votar el 25 de abril de 1999 - 1792 casos
Relevamiento de datos: enero 18 a febrero 21 de 1999
Presentación de datos: semanas móviles comprendidas en el período de relevamiento de datos
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.4%
Ponderación por generación electoral - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: las indicadas en los cuadros
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
marzo 2 - 1999