Para la gente ¿quién será el próximo presidente?
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO - La de hoy es una encuesta bastante especial: quién cree la gente que será el próximo Presidente, independientemente de a quién piensa votar.

OSCAR A. BOTTINELLI - Este es un estudio que hacemos en forma más o menos permanente, aunque no es de los que se divulgamos habitualmente. El dato es interesante porque tiene que ver con la percepción de resultados que tiene la gente, y que no necesariamente están del todo relacionados con el voto. El estudio integra la Encuesta Nacional Factum cerrada el 8 de noviembre, de todo el país urbano y rural, con 1.344 casos, la misma de la que fueron presentados los datos de intención de voto. Y, como decías al principio, la pregunta que hacemos es: "Independientemente de su intención de voto y de sus preferencias personales, ¿quién cree usted que va a ser el próximo presidente de la República?". Se pretende que la gente haga un pronóstico, lo cual no es del todo fácil de lograr porque uno ve que parte de los que votan a algún candidato que ostensiblemente no tiene ninguna posibilidad de triunfar dicen que va a ganar ese candidato.

EC - Es decir que hay algo de deseo mezclado con la respuesta.

OAB - Sí: es como cuando un equipo de fútbol necesita ganar por seis goles para clasificarse, le preguntan a un partidario de ese qué equipo cuál se va a clasificar y contesta: "El mío". Antes de responder prendió velas, ¿no?, no entra en los pronósticos racionales sino en el plano de los deseos. Nunca es posible dejar de mezclar lo uno con lo otro, y además cuando bastante más del 80% de la gente tiene una definición por candidatos, las dos terceras partes son las que se animan a hacer un pronóstico.

EC - ¿Más del 80% ya se definió por un candidato?

OAB - No es que ya definió a quién va a votar, sino que hoy tiene una definición. Definido es decir que está resuelto el voto para el día de la elección, y nosotros preguntamos por su preferencia al día de hoy, que no es lo mismo.

EC - Entonces: 80% hoy tiene un candidato, pero algo así como un 66% se atreve a hacer este pronóstico.

OAB - Un 66-67%.

EC - ¿Qué implica esa diferencia?

OAB - Implica que es mucho más fácil optar que hacer un pronóstico. Y además vale la aclaración: no le estamos preguntando quién cree que ganaría la elección si fuera hoy, que quizá sería más fácil, sino quién será el próximo presidente, lo que nos está situando en el resultado de una sucesión de elecciones que se van a realizar entre el 25 de abril y el 28 de noviembre del año que viene.

EC - El encuestado ¿cómo elige el nombre?

OAB - Nosotros seguimos con la teoría de que la elección es una opción entre ofertas (no es una teoría muy novedosa: diría que está desde que se comenzó a estudiar los sistemas electorales, hace casi un siglo), que no es una elección libre entre cualquiera, y por lo tanto le decimos: "Los candidatos son estos", y le damos una nómina de los cinco candidatos del Partido Nacional, los cinco del Partido Colorado, los dos del Encuentro Progresista - Frente Amplio y al candidato único del Nuevo Espacio. Por ahora no hay anotado ningún otro, y además pasamos el aviso: si hay algún partido de los llamados "menores", de los que no tienen representación parlamentaria, que ya tienen definido a un candidato, que nos lo comuniquen y lo integraremos en la canasta de nombres, como es nuestra línea de trabajo.

EC - Vamos entonces a los resultados de la encuesta, que aparecen en orden, de mayor a menor.
Tabaré Vázquez, 18%.
Luis Alberto Lacalle, 15%.
Luis Hierro López, 10%.
Jorge Batlle, 8%.
Juan Andrés Ramírez, 5%.
Alberto Volonté, 5%
Alvaro Ramos, 2%
Rafael Michelini, 2%
Danilo Astori, 1%
Pablo Millor, 1%
No define, 34%.

OAB - Acá estamos hablando de todo el electorado, independientemente de quiénes irán o no a votar en abril, e independientemente de a quién votarán en octubre. Si las elecciones fueron hoy, el 23% de todo el electorado que reside en el país votaría a Vázquez. El 18% cree que gana Vázquez.
A Lacalle lo votaría hoy el 7,5% del total del electorado, pero el 15% cree que gana.
En el caso de Hierro, que es el tercero en esta encuesta, lo votaría el 12% del electorado general, y el 10% cree que ganaría.
A Batlle lo votaría el 11%, pero cree que gana el 8%.
A Ramírez lo votaría el 9,6%, pero cree que gana el 5,4%.
Volonté tiene el 5,1% de los votos, y el 5,1% cree que gana.
Astori tiene el 6,6%, pero cree que gana el 1%.

Un primer dato curioso es que Volonté es el único caso en que coincide el porcentaje de quienes lo votan y el de quienes creen que gana. Quiero aclarar que no necesariamente son las mismas personas, porque hay quienes lo votarían aunque no creen que gane, y al contrario, hay quienes no lo votarían pero creen que ganará. Pero las cifras coinciden. El de Lacalle es el único caso en que el porcentaje de gente que cree que ganará es mayor que de la gente que lo votaría. En todos los demás casos, el porcentaje de gente que cree que un candidato puede ganar es menor al porcentaje de gente que lo votaría.

EC - Esa singularidad que se da con Lacalle ¿tiene algún significado?

OAB - Significa algo que parece muy importante. Porque no se da que en Volonté las cifras sean las mismas, en los demás algo menos y en Lacalle un poco más: da exactamente el doble. Es decir que en la opinión pública hay una percepción de muy altas posibilidades electorales de Lacalle, algo sensiblemente distinto a lo que está registrando como intención de voto. Me parece que esto implica una potencialidad de Lacalle. Así como hay otras cifras que veremos en otros programas, los márgenes de resistencia que generan los candidatos, cuánta gente no los votaría nunca (lo que determina los techos que tienen los distintos candidatos, techos que pueden aplicarse a abril, a octubre o noviembre, que son todos distintos e influyen en distintos escenarios), también la percepción de que un candidato puede ganar ayuda mucho a su desarrollo. Aunque el tema del "voto útil" es muy discutible (yo no soy de los que cree que en Uruguay el "voto útil" sea demasiado fuerte, porque si no el Frente Amplio no hubiera tenido la votación que tuvo en 1971 y en 1984, cuando no tenía ninguna perspectiva de ganar; ni hubiera tenido la votación que tuvo el Partido Nacional durante décadas en que indefectiblemente perdía las elecciones; no hubieran tenido votación los sectores indefectiblemente minoritarios de algunos partidos, ni hubieran tenido votación los partidos menores), aunque el "voto útil" -repito- deba ser minimizado como determinante, también es verdad, y mucho más en un esquema de escalones o de "eliminatorias", como es el sistema nuevo uruguayo, que visualizar las posibilidades de triunfo o no de un candidato es muy importante y le da un espacio de captura o de receptividad. Que un candidato genere la percepción de que va a ser el próximo presidente entre el doble de las personas que lo votarían parece un dato nada menor sobre su potencialidad.

EC - ¿Qué significa el hecho de que Vázquez aparezca primero?

OAB - Significa que es la persona a la cual individualmente se le asigna más probabilidades de ganar. Eso es lo que cree el 18,2% del electorado. Lo que ocurre es que las posibilidades del Encuentro Progresista - Frente Amplio están concentradas en Vázquez ya que, sumando el 1,3% que cree que ganará Astori, quienes mencionan a los candidatos del Encuentro totalizan el 19,5%. En cambio, si sumamos las cifras de Lacalle, Ramírez, Ramos, Volonté, el 26,9% cree que el próximo presidente será del Partido Nacional. Y si sumanos Hierro, Batlle y Millor, el 18,6% cree que el próximo presidente será colorado. Es decir que si presentamos el pronóstico de la gente por partidos, de mayor a menor cree que el próximo presidente será blanco el 26,9%, que será del Encuentro Progresista - Frente Amplio el 19,5%, y que será colorado el 18,6%.

En ese aspecto, los pronósticos son más favorables a un candidato del Partido Nacional. Lo que ocurre es que el Partido Nacional se divide en cuatro (Lacalle lleva más de la mitad del pronóstico, y con cifras sensiblemente menores los otros candidatos); los candidatos del Partido Colorado recogen pronósticos similares entre sí, lo que implica que esta carrera es visualizada por la gente como cabeza a cabeza, mientras que en el Encuentro Progresista se concentra prácticamente toda la expectativa en un único candidato, Vázquez, porque es muy marginal el porcentaje que cree que Astori puede ser presidente.

EC - ¿Qué otras conclusiones se pueden sacar de estos números?

OAB - Otra es ver cuánta gente cree que gana su candidato, otro de su mismo partido, o que gana un candidato de otro partido. Lo ejemplificamos en cuatro o cinco nombres.

En el caso de Lacalle, creen que gana él las tres cuartas partes de quienes lo votan. Un 5% lo vota a él pero cree que gana otro blanco, y un 10% lo vota a él pero cree que gana un candidato de otro partido. Un 12% no sabe.

En el caso de Ramírez, para seguir con el mismo partido, los que lo votan a él y además creen que gana son poco más de la tercera parte, 35%. La cuarta parte de los votantes de Ramírez, 24%, cree que gana otro blanco. Un 15% vota a Ramírez pero cree que gana un candidato de otro partido. Y una cuarta parte no sabe quién gana.

Entre los que votan a Hierro y a Batlle las cifras no difieren demasiado. Poco más del 40% de sus respectivos votantes creen que gana su candidato, y sólo el 6% (el mismo porcentaje en ambos casos) cree que gana el otro candidato de su partido, Batlle o Hierro respectivamente. Estos son votantes que tienen mucha fe en su candidato, o en su defecto tienen fe en su partido. Y entre una cuarta y una quinta parte de los que votan a Hierro o a Batlle creen que ganará un candidato de otro partido, y poco más de la cuarta parte no hace un pronóstico.

Finalmente, en cuanto a Vázquez, algo más de la mitad de sus votantes, 55%, cree que ganará. El 20% de quienes lo votan cree que ganará un candidato de otro partido, y la cuarta parte no sabe.

Como vemos, Lacalle no sólo en términos generales es quien tiene el pronóstico proporcionalmente más favorable, es el único que tiene mayor visualización como próximo presidente que personas que lo votan, sino que es el que tiene más votantes convencidos de que va a ganar: de cada cuatro votantes de Lacalle, tres creen que gana. Mientras tanto, de cada cuatro votantes de Vázquez, de Batlle, de Hierro y de Volonté, dos creen que gana, y en los demás candidatos es menos de la mitad. Lo cual también está marcando distintos niveles de convicción probabilística en el voto que emiten. Si sumamos a todos los que creen que ganará otro candidato que el que van a votar, es muy alto el porcentaje de gente que vota con independencia de las posibilidades de que su candidato gane. Es un dato nada menor que mucho más de la mitad de los que hacen un pronóstico que no creen que su candidato vaya a ganar, lo que está diciendo que ganar o perder no es decisivo a la hora de votar.

EC - ¿Alguna conclusión como resumen?

OAB - En primer lugar, reitero que este es un estudio distinto de los que divulgamos habitualmente. Acá no estamos manejando intención de voto, sino el pronóstico que formula la gente con independencia de su intención. Los pronósticos son lo más objetivos posibles, aunque hay muchas razones para pensar que la gente no objetiviza del todo, como al darle posibilidades a candidatos que casi no tienen posibilidad matemática de llegar a la Presidencia de la República. Ello implica que se mezcla pronóstico con deseo, pero en algunos casos el pronóstico puede ser muy objetivo, y hay quienes pueden decir "Creo que gana Fulano aunque a mí no me gusta". De todos modos, el hecho de que se visualice a un candidato como con probabilidad de ganar es un dato más bien bueno, al menos nada malo, para cualquier candidato.

FICHA TECNICA

Pregunta: Independientemente del partido y del candidato al que Vd. piense votar, y sin tomar en cuenta sus preferencias personales ¿quién cree Vd. que va a ser el próximo presidente de la República? Por ahora los candidatos son éstos.
Opciones de respuesta: Astori, Batlle, Bouza, Hierro, García, Lacalle, Michelini, Millor, Ramírez, Ramos, Vaillant, Vázquez, Volonté
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas de 17 años en adelante - 1344 casos
Relevamiento de datos: octubre 17 a noviembre 8 de 1998
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.7%
Ponderación completa - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: total de encuestados
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
diciembre 1° - 1998