¿Qué votarían hoy los uruguayos?
Estado de situación al 31 de marzo de 1998
La competencia interna del Partido Nacional
Oscar A. Bottinelli - diálogo con Emiliano Cotelo

EMILIANO COTELO:
¿Qué votarían los uruguayos si las elecciones fuesen este domingo? Continuamos con Factum Opinión Pública difundiendo los resultados del informe trimestral sobre intención de voto. Ya hemos visto en los capítulos anteriores la competencia entre partidos y la interna del Partido Colorado. Hoy el turno es para la competencia interna en el Partido Nacional.

OSCAR A. BOTTINELLI:
Esta exploración de carácter permanente de la Encuesta Nacional Factum se hace desde fines de 1990. En cuanto a la intención de voto para las próximas elecciones, se viene haciendo ininterrumpidamente desde marzo o abril de 1995. La encuesta es representativa del 100 por ciento del electorado, ya que se hace en todo el país, tanto urbano como rural, a personas en condiciones de votar a octubre de 1999, que en este momento tienen como mínimo 16 años de edad.

Dado que existe la costumbre de comparar las cifras de las distintas encuestas de plaza advertimos que estas comparaciones deben hacerse con mucho cuidado por dos razones. Una, porque esta encuesta cubre el área rural y otras no lo hacen, por lo tanto son representativas del país urbano y el comportamiento electoral de uno y otro sector no es el mismo, produce variaciones importantes. La otra razón es que se está explorando el escenario de la gente que hoy votaría en las elecciones preliminares de abril, muy restrictivamente llamadas internas, a casi un año de las mismas. En función de las cifras aportadas, en el caso del Partido Nacional, de 500.000 votos potenciales al día de hoy ese tipo de encuesta está representando a alrededor de 200.000 votantes blancos.

La pregunta es: "Imagine que haya elecciones el próximo domingo. ¿A qué partido político votaría?". A los que responden Partido Nacional, la re-pregunta es a qué sector y a quién votaría para presidente de la República.

EC - Los resultados son: Volonté 30 por ciento, Ramírez 27 por ciento, Lacalle 25 por ciento, Larrañaga 12 por ciento, Carlos Julio Pereyra 5 por ciento, no define 2 por ciento.

Pasamos a la discriminación Montevideo-interior. Para Volonté en Montevideo 29 por ciento y en el interior 30 por ciento, para Ramírez en Montevideo 34 por ciento y en el interior 24 por ciento, para Lacalle en Montevideo 26 por ciento y en el interior 24 por ciento, para Larrañaga en Montevideo 6 por ciento y en el interior 14 por ciento, para Pereyra en Montevideo 3 por ciento y en el interior 5 por ciento, no define el 2 por ciento en Montevideo y el 2 por ciento en el interior.
Pasamos ahora al análisis de estas cifras y su evolución.

OAB - Volonté encabezó el "ranking" de presidenciables nacionalistas desde abril de 1995 a la fecha, salvo tres meses a mediados del año 97 en que en dos oportunidades estuvo en una situación de virtual empate con Andrés Ramírez, incluso en una oportunidad superado por éste. En el año tuvo un momento de desenvolvimiento bajo, con 21 por ciento en junio, luego va subiendo, dos meses 23 por ciento, setiembre 25 por ciento y desde entonces se ubicó prácticamente en el rango actual con 28 por ciento en octubre, 29 por ciento en noviembre y diciembre y un 30 por ciento invariablemente en enero, febrero y marzo. En este momento está en el punto más alto de los últimos 12 meses; llegó a estar más alto al comienzo del período, después de las elecciones y hasta mediados del 96.

Ramírez tuvo al principio ciertas dificultades de despegue, pero una vez que se separa de Lacalle logra posicionarse, hacia fines del año 96, y en el último año registra un mínimo del 21 por ciento. En este momento está en el nivel máximo alcanzado no sólo en el año sino en todo este trienio, con un 27 por ciento. El promedio de Volonté ha estado en 27 por ciento y el de Ramírez en 24 por ciento. Esa distancia de 3 puntos que tienen hoy es la que tienen en promedio en todo este período. Ramírez tuvo un período en que superó a Volonté pero con un porcentaje menor al que tiene hoy; hoy está segundo pero con más cantidad de votos que cuando llegó a estar primero.

Lacalle tuvo una caída muy fuerte, espectacular, a partir de comienzos del 96, que llega a su punto más bajo a fines de ese año con solamente un 11 por ciento, una distancia formidable respecto a los dos candidatos principales en aquel momento, Volonté y Ramírez. A comienzos del 97 comienza a crecer tenuemente, está hasta mediados de año en torno al 16 por ciento, en setiembre tiene 15 por ciento, en octubre 17 por ciento, en noviembre 22 por ciento, en diciembre baja levemente a 20 por ciento, en enero 24 por ciento, en febrero 26 por ciento y en marzo 25 por ciento. Estas son oscilaciones normales de un mes a otro. Es significativo que si bien está promedialmente tercero en el mes de febrero superó a Ramírez y quedó en segundo lugar, volviendo al tercero en marzo, pero con una distancia tal -incluso del primero al tercero- que claramente indica una competencia de tercios más o menos desiguales, en que Volonté está un poco más firme y Ramírez y Lacalle en los últimos tres meses en un cabeza a cabeza muy fuerte, apenas separados uno del otro por pequeños números de votos. En este momento hay un buen posicionamiento de los tres con un primer lugar muy estable para Volonté.

En esta oportunidad tienen muchísima importancia los actores del segundo escalón, entre otras cosas porque es notorio que hay conversaciones en torno a incorporaciones de ambos grupos a la candidatura de Ramírez. El hecho de que se dé o no es significativo.

Larrañaga es un candidato nuevo, casi un no-candidato. Nunca fue demasiado oficialmente proclamado, su candidatura fue dada por el lanzamiento del movimiento de los intendentes. Empezó con un porcentaje muy bajo, en mayo tenía un 3 por ciento, pasa todo el invierno con un 6 por ciento y luego a partir de fin de año empieza un crecimiento a 7 por ciento en noviembre, 9 por ciento en diciembre y enero y 12 por ciento en febrero y marzo. La explicación que le damos a este fenómeno es que por un lado hay una base mínima correspondiente a un electorado claramente identificado con Larrañaga, comenzando por el departamento de Paysandú, donde tiene un atractivo y un electorado dispuesto a seguirlo muy grandes y siguiendo por otros departamentos donde se conformó en su momento el llamado grupo de los intendentes, la Nueva Fuerza Nacional, que le dio mucho protagonismo. De todas formas, este crecimiento explosivo no se explica por ese lado. Nos parece que el mismo estaría en un segmento del electorado al que en principio no le está gustando ninguno de los otros tres, que no tiene una predilección particular ni por Lacalle ni por Ramírez ni por Volonté, que se expresa a través de una figura joven, nueva, sobre la cual puede tener algunas ideas de trayectoria sin conocerlo demasiado a él ni a su trayectoria. Está expresando el deseo, la idea de algo nuevo. Dos de cada tres votos de Larrañaga corresponderían a este perfil.

En el caso de Pereyra tenemos que el Movimiento de Rocha es un movimiento muy estable. Su candidatura daba en el año 95 un 6 por ciento, en el 96 un 7 por ciento y a lo largo de este año ha oscilado entre el 6 y el 7 por ciento, con una caída al 5 por ciento en setiembre, una subida muy extraordinaria hacia fin de año -en noviembre estuvo en el 9 por ciento- y a partir de ahí un descenso al 7 por ciento, al 6 por ciento y en febrero y marzo a 5 por ciento, que lo sitúa muy levemente por debajo su promedio a lo largo de estos tres años, que ha sido de 6 por ciento, si bien en el último año ha estado en 5 por ciento.

En el caso de Larrañaga está muy avanzado el acuerdo con Ramírez en una especie de fórmula Ramírez-Larrañaga. Cuánto aporta Larrañaga a la candidatura de Ramírez es una incógnita que se revelará en las encuestas posteriores a que se produzca este entendimiento. A priori no es automático, no suma con absoluto automatismo esto más esto. Se diría que ese tercio que hemos identificado como un seguimiento personal, firme, seguro a Larrañaga, es claramente trasladable; la otra es un área con predisposición a ser capturada en la medida en que está hoy optando por Larrañaga, pero no sería un traslado automático, tiene que haber un esfuerzo por retener esa franja electoral. En principio un acuerdo con Larrañaga posiciona bien a Ramírez para la disputa de un primer lugar.

En el caso de Pereyra y el Movimiento de Rocha no se sabe qué va a pasar, hay muchas hipótesis en danza, que van desde escisiones, rupturas, a un Movimiento de Rocha incorporándose plenamente o no. Cuando hablamos de un 5 por ciento se trata de una cifra baja aunque estable y en la que pueden incidir mucho los aparatos y las estructuras partidarias. En este caso el voto personalizado no es poco por ser un movimiento de larga trayectoria, muy organizado, con una gran estructura, en un porcentaje del 5 por ciento que le da poco espacio de opinión pública. Sin embargo a nivel de la misma la mayoría de este electorado marca un perfil de muy fuerte seguimiento personal a Carlos Julio Pereyra. Un Movimiento de Rocha sin Carlos Julio Pereyra está muy lejos de trasladar este 5 por ciento; se diría que traslada menos de la mitad. Carlos Julio Pereyra traslada ese 5 por ciento vaya a donde vaya, incluso lo mantiene en el supuesto -a esta altura bastante descartado- de que se presentara como una cuarta opción autónoma dentro del Partido Nacional.

EC - Veamos algunas consideraciones sobre Montevideo.

OAB - Volonté está exhibiendo una disparidad muy grande en su fuerza entre Montevideo y el interior, es una candidatura muy fuerte en el interior y relativamente débil en Montevideo. Ramírez tiene una gran fuerza en Montevideo, que es mucho menor en el interior. En los últimos dos meses se da un proceso interesante, ya que Volonté venía no sólo mal sino cayendo en Montevideo; detuvo la caída, comenzó un crecimiento y por primera vez en varios meses logra superar a Lacalle en Montevideo, lo que no ocurría desde un tiempo atrás.

Tenemos un escenario por un lado dinámico y por otro estable. Hay movimientos que al corresponder a escenarios estables son muy tenues. Lo que puede cambiar mucho son los reacomodamientos orgánicos, lo que suceda con los acuerdos entre Ramírez y Larrañaga y lo que ocurra con el Movimiento de Rocha en sí mismo, con respecto a los acuerdos, etcétera. Estos aspectos pueden remover un poco el panorama y sin duda son los que más van a afectar en los próximos dos meses si no hay grandes acontecimientos de opinión pública.

La carrera del Partido Nacional es fluida, con tres candidatos con relativa similar potencialidad, con un Volonté en un primer lugar prácticamente invariado, que sólo una vez pierde ese lugar y dos lo empata; con un Ramírez muy cerca de Volonté, con tres puntos abajo y la posibilidad de un mejoramiento a través de alianzas; y un Lacalle que ha salido de la situación difícil que afrontó en 1996 y revela un nivel de muy alta competitividad, más allá de que ésta todavía no le ha servido para encabezar las posiciones nacionalistas.

FICHA TECNICA

Preguntas: 1) Imagine Vd. que haya elecciones el próximo domingo ¿a qué partido político votaría?. 2) ¿Y a qué sector. 3) ¿Y a quién del (respectivo) partido se inclinaría a votar para presidente de la República?. 4) [a los no definidos por partido] ¿Y a quién se inclinaría a votar para presidente de la República. 5) [a los no definidos] ¿Y por cuál partido simpatiza más?.
TODO EL PAIS [urbano y rural] - Personas de 16 años en adelante - 1808 casos
Relevamiento de datos: marzo de 1998
Asumiendo los criterios de un muestreo aleatorio simple, para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas), para el total de la muestra y para la hipótesis más desfavorable (p.q=50) el margen de error en más o en menos sería del 2.4%
Ponderación completa - Porcentajes en el sentido de la columna - Base: total de encuestados
Vea la
ficha técnica completa, elaborada de acuerdo al
ICC/ESOMAR International Code of Marketing and Social Research Practice

Publicado en radio El Espectador - programa En Perspectiva - espacio La Opinión Pública
abril 23- 1998