12 Jul. 2013

El conocimiento e imagen de los gobernantes en diferentes perfiles de la población.

Eduardo Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

En promedio el 87% de la población conoce a los gobernantes de manera suficiente como para emitir un juicio [...] las evaluaciones no son homogéneas, las evaluaciones que la población realiza sobre los gobernantes no está únicamente permeada por elementos relacionados con el voto, sino que también hay otros elementos que son transversales.


EB: Buenos días Fernando. El viernes pasado presentamos el ranking de los gobernantes para conocer cuál es la imagen que la población tiene sobre ellos, y también presentamos una primera aproximación hacia diferencias que se encontraban en las evaluaciones entre la evaluación que tienen los frenteamplistas y la que tienen los votantes de los partidos tradicionales. Ahí vimos cómo los frenteamplistas realizaban una mejor evaluación de los gobernantes que los votantes de los partidos tradicionales, cosa que no sorprende a nadie.

Hoy vamos presentar algunas particularidades que tiene la evaluación de los gobernantes cuando analizamos los resultados al interior de determinadas categorías sociodemográficas.

Recordemos que los datos surgen de la Encuesta Nacional Factum, que es una encuesta permanente, que se realiza en base a una muestra representativa de todo el país, tanto urbano como rural. En cada ciclo se encuestan 968 individuos en condiciones de votar en las próximas elecciones nacionales.

La pregunta que se hizo a todos los entrevistados es: ¿Qué opinión tiene Vd. del desempeño de los siguientes ministros y gobernantes?

FV: Bien, tú decías que vamos a ver algunas particularidades, ¿por donde empezamos?

EB: Bueno, lo primero es ver cuál es el grado de conocimiento que existe de los gobernantes.

En promedio el 13% de la población No Opina sobre los gobernantes. Si bien puede haber algún caso de personas que no quieran opinar pero conocen al gobernante, en general esta No opinión refleja un grado de desconocimiento de los actores consultados. Al menos quiere decir que el conocimiento que se tiene de ellos no es suficiente como para emitir un juicio, ya sea positivo, negativo o neutro. No hay que confundir no opinar con contestar más o menos, oni bueno ni malo; estos son juicios claros, nítidos. No opinar quiere decir no sé, no conozco, no me pronuncio.

Por lo tanto, podemos decir que en promedio el 87% de la población conoce a los gobernantes de manera suficiente como para emitir un juicio. Obviamente es muy dispar el grado de conocimiento y no es lo mismo el grado de conocimiento que hay sobre el presidente o el vicepresidente o sobre algunos de los ministros que hace más tiempo que están o sobre los que tienen mayor exposición, que el nivel de conocimiento sobre los gobernantes que han asumido recientemente o que no tienen una exposición pública muy importante.

Pero dentro de ese panorama hay otras particularidades que pueden ser atendidas. Al analizar el grado de conocimiento por las variables sociodemográficas encontramos algunos datos que resultan interesantes.

No hay grandes diferencias de conocimiento, siempre hablando del promedio, entre Montevideo y el interior del país.

Tampoco hay grandes diferencias en el grado de conocimiento de los gobernantes por bloque político. Sí hay diferencias de juicio, pero no diferencias en el grado de conocimiento.

Los hombres tienen un mayor nivel de conocimiento de los gobernantes que las mujeres.

Por otro lado, en términos de edades, los más jóvenes (menores de 35 años) son los que menor grado de conocimiento tienen.

Y finalmente, a medida que aumenta el nivel educativo, aumenta el grado de conocimiento sobre los gobernantes. Las personas con educación universitaria o terciaria, completa o incompleta, son los que más conocimiento tienen de los gobernantes.

FV: ¿Y en términos de evaluación qué diferencias se encuentran en estos análisis que estamos haciendo?

EB: Bueno, comencemos por el Área geográfica. En promedio los montevideanos evalúan mejor a los ministros. En Montevideo el promedio de evaluación es de 54 puntos en el Indice Factum de Imagen, mientras que en el interior es de 50 puntos. Todos los gobernantes son mejor evaluados en Montevideo que en el Interior del país, a excepción del ministro de Vivienda Francisco Beltrame que obtiene la misma evaluación en Montevideo que en el interior. Claro que en Montevideo hay una mayor predominancia del Frente Amplio que en el interior, y esto puede influir.


FV: ¿Y cómo es la evaluación que realizan hombres y mujeres, hay diferencias? 

EB: En términos generales las mujeres evalúan mejor a los gobernantes que los hombres, sin embargo hay diferencias en algunos casos particulares.


En el caso de casi todos los gobernantes, las mujeres los evalúan mejor que los hombres. Sin embargo, Lorenzo, Aguerre y Kreimerman son mejor evaluados por los hombres que por las mujeres. Y en el caso de Astori y Guerrero las evaluaciones son parejas entre hombres y mujeres.

Otra de las diferencias que hemos encontrado refiere a las distintas edades. Mientras entre los jóvenes el promedio de evaluación es de 51 puntos, en los adultos medios es de 50 puntos y en los adultos mayores de 55 puntos. Entre los mejor evaluados por los jóvenes en términos relativos están Cánepa y Olesker. Mientras que quienes reciben fuertemente mejores evaluaciones por parte de los adultos mayores, las personas de 58 años en adelante, son Astori, Kechichián, Lorenzo, Kreimerman y Aguerre.


FV: ¿Y en términos de educación que encontramos?

EB: La conclusión más importante es que a mayor educación formal, peor evaluación de los gobernantes.


Para que sea claro: entre las personas con educación primaria el promedio de evaluación es de 60 puntos; entre las de educación secundaria es de 54 puntos; y entre las personas con educación terciaria es de 47 puntos. También se puede decir que cuanto mayor es el nivel de conocimiento, peor es la evaluación.

Sin embargo hay grandes diferencias en la evaluación entre los distintos gobernantes según el nivel educativo. Por ejemplo: en el caso de Lorenzo o Astori que están vinculados a la economía o de Aguerre que aparece con un perfil más técnico, no hay diferencias proporcionales tan amplias entre las personas de educación primaria con las de educación terciaria. En contraposición hay algunos gobernantes que tienen diferencias muy importantes de acuerdo al perfil de los encuestados. Mujica por ejemplo obtiene 77 puntos entre quienes tienen educación primaria, 61 puntos en secundaria y 49 puntos entre quienes tienen educación terciaria; hay una diferencia muy importante según el perfil educacional. Cosa similar se produce con Ehrlich, con Cánepa o con Fernández Huidobro, donde claramente a medida que aumenta la escolaridad cae en forma importante el nivel de evaluación.

FV: ¿Alguna conclusión para terminar?

EB: Tener en cuenta que las evaluaciones no son homogéneas, que las evaluaciones que la población realiza sobre los gobernantes no está únicamente permeada por elementos relacionados con el voto, sino que también hay otros elementos que son transversales, que algunas veces refleja el acceso a cierta información diferencial, otras veces a la imagen que se forman determinadas personas de algunos gobernantes y otras veces es que parte de la población puede verse reflejado en el estilo del gobernante evaluado y otra parte no verse reflejada.


FICHA TÉCNICA
TITULOEncuesta Nacional Factum
REALIZADO PORInstituto Factum
TIPO DE ENCUESTASondeo Permanente Multimétodo
METODO DE RECOLECCION DE DATOSEntrevista en sus respectivos hogares
UNIVERSO DE REPRESENTACION100% del electorado (urbano, suburbano y rural)
UNIVERSO DE INDIVIDUOSPersonas residentes en los respectivos hogares de 15 y más años de edad
MUESTRADe hogares, por conglomerado, polietápica
TOTAL DE CASOS PRESENTADOS968
FECHA DE REALIZACIÓN1º trimestre 2013
PONDERACIÓNPor voto por lema en elecciones nacionales de 2009 y por tres macro generaciones electorales