01 Mar. 2013

Mujica inicia el último año efectivo de gobierno

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Hoy se cumplen tres años de la asunción del mando por parte de José Mujica Cordano [...] desde el punto de vista político, éste es el último año efectivo de gobierno [...] Sin duda con campaña electoral a la vista, el presidente necesita por un lado consolidar el gobierno, consolidar los elencos de gobierno, terminar con las guerras intestinas […] Todo el esfuerzo debe concentrarse en acelerar proyectos, aterrizar ideas, concretar planes, superar errores o falencias.


OAB: Hoy se cumplen tres años de la asunción del mando por parte de José Mujica Cordano y en total se cumplen ocho años de ejercicio en que el Frente Amplio ocupa la Presidencia de la República. En realidad restan dos años para el término de su mandato constitucional. Sin embargo, desde el punto de vista político, éste es el último año efectivo de gobierno, el último año en que el gobierno está en condiciones de impulsar nuevos proyectos y ajustar cosas. El 2014 quedará dominado por la campaña electoral y la labor de gobierno quedará centrada en culminar las cosas ya iniciadas y en tomar medidas más bien administrativas. La etapa de la exposición de nuevos proyectos y nuevas ideas, crear ensoñaciones a la población, en lo que Mujica es un gran especialista, pasará a ser monopolio de los precandidatos y luego de los candidatos presidenciales.

Recordemos que la primera de las tres elecciones que conducen a la Presidencia de la República se realiza el 1° de junio. Por tanto, cuando terminen las vacaciones veraniegas de 2014 va a despuntar a pleno la campaña electoral.

Esto es lo importante a marcar: este es el último año efectivo de gobierno. Es pues el último año que le queda al presidente de la República para impulsar nuevos proyectos, para aterrizar proyectos que por ahora son meras ideas, para corregir cosas que no funcionan bien, para afianzar las cosas que funcionan bien. Y especialmente es el año para esperar que aparezcan resultados en áreas clave, como seguridad pública o educación.

FV: ¿Cómo ves que va a ser este año?

OAB: Hay un campo de análisis que no es para politólogos sino para economistas. Pero en principio parecería que hay dos certezas: el país va a seguir creciendo, no va a haber un gran retroceso económico, pero ese crecimiento va a ser menor al habido en los años anteriores. Y hay varios riesgos: el nivel de la inflación, el aumento de la desocupación (aunque sea un aumento leve, pero aumento al fin), la baja de la actividad productiva. En lo que los economistas difieren es si estos cambios van a ser fuertes o no.

En general el escenario más probable es que resulten de bajo impacto político. Pero eso depende mucho también de qué ocurra en el mundo y en la región, y en especial qué ocurra en Argentina.

Pero sin duda lo más importante es lo político

FV: Estos días previos a cumplirse los tres años se caracterizaron por fuertes enfrentamientos a nivel de gobierno

OAB: Efectivamente. A lo largo de 2011 comenzaron los chisporroteo políticos. Es en abril de ese año que comienza a rumorearse, o a tratar de imponerse, la idea de dos equipos económicos: uno en el Ministerio de Economía, encabezado por el ministro de Economía y que responde al vicepresidente de la República. Y otro en la Presidencia de la República que se ubica en la Torre Ejecutiva y que responde directamente al presidente de la República. En el 2012 estos juegos hechos a través de la prensa aumentaron de decibeles.

Pero el gran cambio se da a mediados del año pasado. El affaire Pluna, que fuera de toda duda constituyó un manejo equivocado del equipo económico, debilitó grandemente al equipo económico en general y especialmente al ministro de Economía Fernando Lorenzo; pero también afectó a Danilo Astori y al astorismo en general.

Por las dudas hay que aclarar algo, que especialmente se confunde en la prensa argentina y a veces esa confusión se traslada a los medios uruguayos. No es un enfrentamiento institucional entre el presidente de la República y el vicepresidente, entre el número uno y el número dos. Es un enfrentamiento entre un ala del Frente Amplio cuyo líder es Mujica y otra ala del Frente Amplio cuyo referente es Astori. Esto es importante. Si se quieren comparaciones, no es diferente al largo periodo en el Partido Colorado de diferencias entre Julio Ma. Sanguinetti y Jorge Batlle. Es el juego de entendimiento y enfrentamiento entre dos líderes y dos alas del partido, independientemente de los cargos que cada uno ocupe.

FV: ¿Y cómo te parece que seguirá el tema este año?

OAB: El máximo de confrontación se alcanzó en los últimos días en la reunión del Consejo de Ministros. En los días previos parecía que estaba a punto de salir del cargo Fernando Lorenzo y que se producía una importante pérdida de poder del astorismo.

Ocurrió lo contrario, pero hay que balancearlo un poco. La línea económica salió reforzada, entre otras cosas por el tembladeral que recorrió al mundo empresario, económico y financiero ante los rumores de salida de Fernando Lorenzo del Ministerio de Economía., Lorenzo salió reforzado y la frutilla fue la visita que el presidente de la República le hizo en su casa de playa. El astorismo conservó el manejo de la economía.

Pero aparecieron límites importantes. Fue claro el reclamo de mayor discusión de las decisiones económicas con la estructura del Frente Amplio y una mayor colectivización de la discusión del tema en el seno del gobierno. Es decir, Lorenzo como ministro y el astorismo como corriente política salieron fortalecidos al retener el control de la economía, pero no tienen el poder de un año atrás, sino que quedaron condicionados a un juego más colectivo, tanto a nivel de gobierno como del Frente Amplio.

FV: Por otro lado fue un poco extraño el juego de fuerzas, por ejemplo la intervención de Fernández Huidobro.

OAB: Hubo muchas cosas políticas. Por un lado la aparición decisiva de Tabaré Vázquez en respaldo a Economía, a Lorenzo. Nada menor ese apoyo, que fue dado por Tabaré Vázquez en procura de equilibrar las fuerzas dentro del Frente Amplio, que amenazaban desequilibrarse en contra de Astori.

Al respecto es importante marcar lo siguiente. No es que Vázquez se decantó por Astori y está más cerca de Astori que del resto. Vázquez es un hombre que juega al equilibrio dentro del Frente Amplio. Como iba la cosa desequilibraba en favor del mujiquismo. Y jugó a Astori para equilibrar las cosas.

Lo otro es el papel que jugó el ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro que apuntó los cañones directamente contra el staff de la Presidencia de la República. Aquí hay que salir también de los roles institucionales. No habló como ministro, sino como líder de una corriente mujiquista independiente, desgajada del MPP pero sostenedora de Mujica. Y apuntó contra el neomujiquismo, es decir, esa conjunción de dirigentes y sectores que rodea a Diego Cánepa, el hombre fuerte de la Presidencia de la República, en un proyecto cuyo referente sería Raúl Sendic y detrás del cual está también la Vertiente Artiguista. Hay pues un juego de artillería dentro del gran espacio pro Mujica, ente distintas corrientes de ese espacio.

FV: ¿Qué queda por delante?

OAB: Lo que queda es ver cómo decanta todo esto. Sin duda con campaña electoral a la vista, el presidente necesita por un lado consolidar el gobierno, consolidar los elencos de gobierno, terminar con las guerras intestinas, porque ya no hay tiempo para ello. Todo el esfuerzo debe concentrarse en acelerar proyectos, aterrizar ideas, concretar planes, superar errores o falencias.

Y es muy probable que de la mano de ello vaya un refrescamiento de elencos. Que se produzcan algunos cambios en algunos cargos de mayor o de menor relieve.