07 Dic. 2012

El juicio de la gente sobre el desempeño del gobierno y cómo se han cumplido las expectativas previas

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Lo bueno y lo malo, lo que la gente percibe bien y lo que la gente percibe mal, es lo que explica en gran medida las cifras, el que al gobierno se lo vea un poco bien, pero no del todo, y que las expectativas habidas al instalarse en este gobierno se consideren en forma abrumadora como no cumplidas.


OAB: El martes en Monte Carlo TV presentamos los datos del segundo semestre de 2012 de la Encuesta Nacional Factum sobre dos termas interrelacionados: el juicio de la población sobre el gobierno y la valoración de cuánto se han cumplido las expectativas previas, las que la gente tenía antes de la asunción del gobierno.

Hagamos primero un repaso de los datos, para luego pasar al análisis.

JM: El juicio de la gente sobre el gobierno da:

Desempeño del gobierno

¿Qué opinión tiene Vd. del desempeño del gobierno?

OAB: Si simplificamos los datos tenemos que tiene una visión positiva el 48%, negativa el 32% y neutra el 20%

Desempeño del gobierno comparativo 2011-2012


¿Qué opinión tiene Vd. del desempeño del gobierno?

Si comparamos con el año pasado, tenemos: La visión positiva baja del 52% al 48% y la visión negativa sube del 20% al 32%. Como se puede ver, no solo hay una leve baja de la visión positiva, sino una fuerte suba de la negativa.

Veamos ahora lo otro. La respuesta a la pregunta: ¿Cómo ve la gestión del gobierno según las expectativas que Vd. tenía antes de que se instalara? ¿Cómo ha estado en relación a lo que Vd. esperaba...?

JM: Los datos son estos:

Gobierno: cumplimiento de expectativas


¿Cómo ve la gestión del gobierno según las expectativas que Vd. tenía antes de que se instalara? ¿Cómo ha estado en relación a lo que Vd. esperaba...?

OAB: Si simplificamos vemos que hay una satisfacción con las expectativas, se consideran cumplidas y hasta superadas, es la visión del 37%. Por el contrario, el 61% considera que hay insatisfacción en cuanto al cumplimiento de expectativas.

Gobierno: cumplimiento de expectativas


¿Cómo ve la gestión del gobierno según las expectativas que Vd. tenía antes de que se instalara? ¿Cómo ha estado en relación a lo que Vd. esperaba...?

Del año pasado a éste se observa que la visión satisfactoria baja del 43% al 37%, un escalón importante de 6 puntos. Y la insatisfacción crece del 54% al 61%, un escalón grande de 7 puntos.

En resumen: los uruguayos ven algo bien al gobierno pero están muy insatisfechos en relación a las expectativas que tenían. Y en relación al año pasado lo ven peor y tienen más insatisfacción.

JM: ¿Algún otro dato a destacar?

OAB: Sí, que lo que más discrimina, donde más aparecen las diferencias, es en la filiación política de la gente. El gobierno recoge una visión positiva en el 72% de los frenteamplistas y solo en el 23% de la gente de los partidos tradicionales.

Es parecido lo que pasa con el cumplimiento de expectativas, aunque en todos los casos predomina la insatisfacción. La relación satisfacción-insatisfacción entre los frenteamplistas es de 48 a 51 y entre blancos y colorados es de 27 a 71. Muy fuerte la diferencia.

JM: ¿Qué explica todo esto?

OAB: Hay muchos factores, de dos grandes tipos: de forma de gestionar el gobierno y de resultados en cuanto a lo que la población percibe. ¿Qué quiere decir esto último? Que puede no haber resultados en determinadas áreas, pero también que puede haberlos y la población no verlos o no verlos todavía. Lo importante no es cómo son las cosas, sino como la gente las percibe.

También puede ocurrir que en determinadas áreas haya resultados positivos, pero que no sea en las áreas o en los temas que a la gente más le importa.

JM: ¿En qué áreas la gente no percibe resultados o considera que la gestión no es positiva?

OAB: En primer lugar la seguridad pública, aunque ha disminuido un poco el nivel de alarma en relación al tema y hay que esperar próximas encuestas para ver cuál es la evaluación de la gente al respecto. Otro tema clave, muy relacionado con el anterior, es el de las drogas, donde aquí sí hay un crecimiento de la preocupación de la gente e inclusive de la alarma pública.

Un tercer tema clave para la población es la educación. En este tema la gente no percibe avances y en algunos casos percibe retrocesos.

Ahora se agrega un cuarto tema: vivienda. Hay dos franjas que pueden solucionar los problemas de vivienda. Una es la de los sectores más bajos, que en forma muy lenta, muy pero muy lenta, empieza a encontrar soluciones. El otro es el de los sectores altos, que puedan acceder al crédito privado o inclusive al crédito del Banco Hipotecario. Porque lo que se ha dado con este gobierno y con el anterior, es decir con los dos gobiernos frenteamplistas, es que el Banco Hipotecario tiene exigencias iguales o aún más duras que la banca privada, que no tiene soluciones de tipo social. El importante aumento del precio de las viviendas ha impactado en el precio de los alquileres, y el precio de los alquileres impacta a los niveles medio bajos, medios e inclusive a los jóvenes de los niveles medio altos.

Todo ello contribuye a considerar que las expectativas depositadas en el gobierno, cuando este asumió, no se hayan cumplido, o estén por debajo de lo esperado.

Hay gente que considera que las expectativas sí se cumplieron y básicamente ello tiene que ver con dos aspectos. Uno es el de las políticas sociales enfocadas a los sectores de pobreza pura. El otro es el de las políticas salariales, incluido allí las jubilaciones y pensiones, que han generado un importante aumento en el nivel de vida de asalariados y pasivos, y los ha incorporado a un mundo de alto consumo. Eso es el revés de la medalla, que explica el porcentaje de gente satisfecha.

JM: ¿Tú te referías además a problemas de gestión?

OAB: Conviene aclarar. Una cosa es la orientación del gobierno, a dónde apunta, qué resultados obtiene. Otra cosa es cómo se gestiona, cómo se maneja el gobierno. La sensación generalizada es de desprolijidad.

A esa sensación de desprolijidad contribuye y mucho el presidente de la República con su estilo. Curiosamente ese estilo provoca mucha simpatía hacia su persona y genera a la vez mucha incertidumbre, principalmente eso de hablar en voz alta, de apuntar primero para un lado, luego para el otro. También contribuye el gobierno como conjunto cuando anuncia iniciativas o envía proyectos de ley no suficientemente pensadas, reflexionadas o estudiadas, y la mayoría de las veces no consultadas ni siquiera con los parlamentarios del propio gobierno, del oficialismo.

El caso Pluna, no por el tema en sí de la empresa aérea ni de la conectividad del país; cabe precisar que si bien la falta de conexión aérea con el mundo se agrava, y es un tema fundamental para un sector cualitativamente importante de la población, desde el punto de vista cuantitativo es una minoría la que viaja en avión. Más aún, la mayoría de la población jamás subió a un avión. Sin embargo, la forma en que se manejó el caso, cómo se produjo el cierre, las idas y vueltas del remate, todo ello contribuyó a dar una imagen muy desprolija del gobierno. Que golpeó primero que todo al equipo económico, a Transporte, al Banco República y al vicepresidente de la República. Pero que golpeó al gobierno como un conjunto.

Por último, aunque la gente no siga cada tema en particular, hay una creciente desprolijidad en la política exterior, donde en menos de un mes se suman señales conflictivas hacia distintas partes. Y en ese periodo además se generan fuertes enfrentamientos con el Partido Nacional: por la remoción sin previa consulta del delegado blanco en la Comisión Administradora del Río de la Plata, y en la Cámara de Representantes por actitudes del presidente saliente del cuerpo.

JM: ¿Y en sentido contrario?

OAB: En sentido contrario aparecen dos cosas que si en el mismo periodo pero no relacionadas: Uno, la centralización del poder dentro de la Torre Ejecutiva, producida por hechos completamente ajenos a la política. Dos, el giro de 180 grados en ese centro de poder hacia un manejo con más fuerza pero a la vez con más ponderación; dicho de otra manera, esa mayor ponderación permitió esa mayor fuerza.

Hubo dos señales claras, que tuvieron que ver con el caso Pluna, pero que lo importante es cómo accionar al interior del gobierno. Uno: Luis Porto, ese viceministro de Economía visto como hombre de confianza de la Torre Ejecutiva, sale públicamente a poner su cara en los ataques al equipo económico. Para un observador distraído, no implicaba nada importante: el viceministro de Economía defiende al ministro y al presidente del Banco República, y también al ministro de Transporte. Para un observador atento fue un cambio fuerte de funcionamiento en el gobierno, porque el viceministro responde a la Presidencia y no al equipo económico astorista. La otra señal la da el propio Diego Cánepa, hoy el hombre con mayor poder en la Torre Ejecutiva, al trasmitir un respaldo presidencial genérico a la totalidad del gabinete ministerial. Ambas señales cabe leerse en una misma dirección, de mayor compactación del gobierno.

Lo bueno y lo malo, lo que la gente percibe bien y lo que la gente percibe mal, es lo que explica en gran medida las cifras, el que al gobierno se lo vea un poco bien, pero no del todo, y que las expectativas habidas al instalarse en este gobierno se consideren en forma abrumadora como no cumplidas.


FICHA TÉCNICA
TITULOEncuesta Nacional Factum
REALIZADO PORInstituto Factum
TIPO DE ENCUESTASondeo Permanente Multimétodo
METODO DE RECOLECCION DE DATOSEntrevista en sus respectivos hogares
UNIVERSO DE REPRESENTACION100% del electorado (urbano, suburbano y rural)
UNIVERSO DE INDIVIDUOSPersonas residentes en los respectivos hogares de 15 y más años de edad
MUESTRADe hogares, por conglomerado, polietápica
TOTAL DE CASOS PRESENTADOS968
FECHA DE REALIZACIÓN3º trimestre 2012
PONDERACIÓNPor voto por lema en elecciones nacionales de 2009 y por tres macro generaciones electorales