27 Ene. 2012

Las diferencias en Uruguay sobre las relaciones con Argentina

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

[...] en las relaciones entre Uruguay y Argentina [...] En este momento lo más acuciante son dos cosas: por un lado el freno a la entrada de muchos productos uruguayos a la Argentina [...] por otro, la enorme presión bilateral y multilateral que hace Argentina para que Uruguay debilite su secreto bancario, su secreto tributario y su secreto catastral [...] El tema de las relaciones con Argentina se está manejando dentro del país técnicamente mal. [...] Pero además, porque hay una gran desconfianza de mucha gente en el presidente de la República en este tema: desconfianza de la oposición pero también desconfianza dentro del Frente Amplio. [...] Lo que se critica al gobierno de Mujica es que no ha contra atacado. Sino que ha ido por la vía de buscar un rápido acuerdo con Argentina. Y además que paga el precio del aislamiento de Uruguay en relación a los países poderosos.


OAB: Como planteamos el viernes pasado, en las relaciones entre Uruguay y Argentina hay cuatro grandes áreas problemáticas desde el punto de vista político y económico: el turismo, las inversiones argentinas en Uruguay, el comercio y la administración de los ríos comunes, es decir, del Río de la Plata y del río Uruguay.

En este momento lo más acuciante son dos cosas: por un lado el freno a la entrada de muchos productos uruguayos a la Argentina, especialmente alimentos y textiles; por otro, la enorme presión bilateral y multilateral que hace Argentina para que Uruguay debilite su secreto bancario, su secreto tributario y su secreto catastral e informe a Argentina los depósitos que los argentinos tienen en los bancos uruguayos y las propiedades que los argentinos tienen en Uruguay

FV: ¿Y cómo se está manejando el tema de las relaciones con Argentina?

OAB: El tema de las relaciones con Argentina se está manejando dentro del país técnicamente mal. Por un lado, porque el gobierno da pasos, algunos en público, otros en forma reservada, sin que haya diálogo y acuerdo con el resto del sistema político. Por otro lado, porque tampoco el resto del sistema político plantea un debate sobre las relaciones con Argentina; no hay exigencia de reuniones de cúpula, no hay planteos de discusión parlamentaria.

Pero además, porque hay una gran desconfianza de mucha gente en el presidente de la República en este tema: desconfianza de la oposición pero también desconfianza dentro del Frente Amplio. Porque se le atribuye a Mujica el buscar permanentemente contemplar la posición argentina, evitar todo roce con el gobierno argentino. El comunicador y dirigente político frenteamplista Esteban Valenti, un hombre muy cercano a Danilo Astori y al ministro de Economía Fernando Lorenzo, dijo semanas atrás que Mujica confunde Argentina con kirchnerismo, que cree que apoyar a Argentina es apoyar a los Kirchner.

FV: ¿No se mezclan acá posturas distintas en relación a la política argentina?

OAB: Exacto. La política argentina es un tema que cruza a la izquierda uruguaya. Mujica, el Movimiento de Participación Popular, tiene afinidad con el peronismo kirchnerista. Del otro lado en el astorismo y en los socialistas hay gran afinidad con el socialismo argentino y el Frente Amplio Progresista, y el propio ex presidente Tabaré Vázquez tiene afinidad con ellos. En las pasadas elecciones presidenciales mientras Mujica y el MPP apoyaron a la justicialista Cristina Fernández de Kirchner, Tabaré Vázquez, Danilo Astori y los socialistas apoyaron al socialista Hermes Binner.

Esto mismo puede explicar por qué para Mujica y el MPP las relaciones con la presidente Cristina y las relaciones con Argentina son una misma cosa, y también explican por qué no es la misma cosa para Vázquez, Astori, el astorismo y los socialistas.

FV: ¿Qué otras cosas motivan diferencias?

OAB: Yo diría que hay un elemento subjetivo. En Mujica hay una gran confianza en Cristina Fernández y su elenco, hay amistad; existe la creencia de que piensan igual, comparten objetivos y que se ayudan mutuamente. No es nada menor la aparición de capitales kirchneristas en proyectos periodísticos uruguayos de apoyo al gobierno de Mujica. Esto no es un sentimiento personal de Mujica, sino que también lo es de Lucía Topolansky, del canciller Luis Almagro, del asesor presidencial y hombre de extrema confianza del presidente como Julio Baraibar, en general de todo el MPP.

En los frenteamplistas de otras tiendas y en los opositores hay una actitud de desconfianza hacia el kirchnerismo; existe la creencia opuesta, de que no hay identidad de propósitos, sino que por el contrario la presidente argentina y su entorno no quieren facilitarle nada al Uruguay y en cambio quieren perjudicarlo. En líneas muy gruesas por ahí andan las visiones opuestas.

FV: ¿Y para Mujica esa confianza da réditos?

OAB: El y su gente creen que sí. Cada vez que aparecen obstáculos, como ocurre ahora con las trabas a la venta de productos uruguayos, como textiles o alimentos, cada vez que ocurre algo así lo ven como un fenómeno puntual y removible. Y el presidente y su entorno tienen la convicción que Uruguay está consiguiendo mucha cosa de estas buenas relaciones.

FV: ¿Del otro lado se ven las cosas igual?

OAB: No. Se ven al revés. Se cree que Uruguay no está consiguiendo nada y que por el contrario, le está haciendo grandes concesiones a Argentina sin contrapartida. Dicho muy groseramente, que el gobierno uruguayo hace buena letra con el gobierno argentino a cambio de nada. Esto es, además de la afinidad política Mujica-Cristina Fernández, lo generan desconfianza hacia el presidente uruguayo en este tema, de parte de los otros frenteamplistas y también de la oposición.

FV: Y está el tema de la OCDE, del secreto bancario y de las inversiones argentinas en Uruguay

OAB: Estratégicamente este es el tema más sensible. Como se sabe Uruguay cuenta con una cantidad muy grande de inversiones argentinas, en campos, chacras, casas, emprendimientos agrícolas, depósitos bancarios. Argentina quiere saber cuánto suman, de quién son, quién tiene qué, cuánto y en dónde.

En parte esa curiosidad argentina es producto de la sospecha de que ese dinero huido de Argentina es “dinero negro”, sustraído al fisco, es decir, acumulado “en negro”. Eso es lo que sostienen en la vereda de enfrente.

Otros, desde esta vereda, consideran que Argentina lo que quiere es sembrar el terror para impedir que esos dineros salgan del país y vengan al Uruguay. Porque dinero negro o blanco, la realidad es que es muy grande la cantidad de argentinos que no creen en su propio país, que no se sienten seguros en él. Muchos en Uruguay creen que Argentina lo único que puede lograr es ahuyentar los capitales del Uruguay, pero que no puede impedir que se vayan de su país; sencillamente emigrarán para otro lado.

También algunos desde esta vereda del Plata, y muchos inversores argentinos, consideran que la evasión de capitales es producto de un país en el que no se confía en el sistema judicial, en los jueces; en que la gente no está protegida de la arbitrariedad oficial

FV: ¿Y por dónde va el conflicto entre los dos países?

OAB: Va en que Argentina se ha amparado en el área de Transparencia Fiscal de la OCDE, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, que como definimos varias veces es el club de los países más poderosos. Y también ha hecho presión desde el G20, el club de los 20 países más poderosos de las diferentes áreas geográficas, precisamente donde por América del Sur se sientan Argentina y Brasil.

En esos ámbitos ha embestido y sigue embistiendo contra Uruguay en pos de un acuerdo que le permita obtener la información que solicita.

Lo que se critica al gobierno de Mujica es que no ha contra atacado. Sino que ha ido por la vía de buscar un rápido acuerdo con Argentina. Y además que paga el precio del aislamiento de Uruguay en relación a los países poderosos: recién se buscó acercamiento con Alemania y con México. Pero hubo un gran alejamiento de Italia, de Francia, de España.

Y además, que por el tema Islas Malvinas –de la molestia argentina por la entrada en puertos uruguayos de buques con matrícula de las Islas- se alineó rápidamente con Argentina, sin nada a cambio, y por el contrario se ha malquistado con el Reino Unido y con España (porque hay muchos pesqueros españoles matriculados en las Malvinas).

Por aquí andan las posiciones dentro del país. Yo digo por ahí, porque falta el necesario debate y un mayor esclarecimiento de posiciones.