20 Ene. 2012

La relación de amor y odio entre los vecinos del Río de la Plata

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Para Uruguay, las relaciones con Argentina son el tema internacional hoy por lejos más importante, y sin duda uno de los cuatro temas más importantes para el país y quizás desde el punto de vista económico hoy es el tema más importante. [...] Podemos definir cuatro grandes áreas relevantes: el turismo, las inversiones argentinas en Uruguay, el comercio y la administración de los ríos comunes, es decir, del Río de la Plata y del río Uruguay. En las cuatro áreas aparecen problemas significativos, de real importancia. Uno diría que más que problemas lo que aparecen son amenazas y obstáculos para Uruguay. [...] Siempre las causas son múltiples y de diferente entidad. Pero cabe remarcar de dos tipos: unas que son en relación estrictamente a la situación interna de Argentina y otra en cuanto a la forma en que Argentina ve a Uruguay, lo que quiere y lo que no quiere para nuestro país.


OAB: La relación entre Uruguay y Argentina da para el amor y para el odio. Un origen común, la idea argentina de que Uruguay es “la provincia que perdimos” o que Punta del Este es el gran balneario argentino que por casualidad queda en otro país; la rivalidad futbolística expresada en quién tiene más lauros mundiales o continentales; la concepción de que el Río de la Plata separa o que el Plata une.

Pero en política, en la cruda realidad política, las relaciones de Uruguay y Argentina son un tema de primer orden que no da para el humor ni la ironía. Para Uruguay, las relaciones con Argentina son el tema internacional hoy por lejos más importante, y sin duda uno de los cuatro temas más importantes para el país y quizás desde el punto de vista económico hoy es el tema más importante.

FV: ¿Cuáles te parecen que son los temas más importantes de las relaciones con Argentina, desde el punto de vista político y económico?

OAB: Podemos definir cuatro grandes áreas relevantes: el turismo, las inversiones argentinas en Uruguay, el comercio y la administración de los ríos comunes, es decir, del Río de la Plata y del río Uruguay. En las cuatro áreas aparecen problemas significativos, de real importancia. Uno diría que más que problemas lo que aparecen son amenazas y obstáculos para Uruguay.

FV: ¿Cuáles son las causas de estos riesgos y amenazas?

OAB: Siempre las causas son múltiples y de diferente entidad. Pero cabe remarcar de dos tipos: unas que son en relación estrictamente a la situación interna de Argentina y otra en cuanto a la forma en que Argentina ve a Uruguay, lo que quiere y lo que no quiere para nuestro país. En este sentido es claro que Argentina viene jugando en la última década en una línea de obstaculizar el desarrollo del país y el conflicto en relación a las plantas de celulosa va por allí.

Sobre la situación propiamente interna de Argentina, lo importante es remarcar que el gobierno mantuvo una política económica y social destinada a obtener el mayor éxito posible en las elecciones de octubre. Y lo logró: reelección en primera vuelta de Cristina Fernández de Kirchner con una holgada mayoría absoluta, elección de una cómoda mayoría absoluta en ambas cámaras del congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados.

Pero pasadas las elecciones y logrados los objetivos políticos por parte del kirchnerismo, terminada la fiesta dicen los opositores, aparece un conjunto de problemas económicos preocupantes: extraordinaria fuga de capitales, déficit en la balanza de pagos (es decir, déficit entre el dinero que entra y el que sale del país), déficit en la balanza comercial (es decir, entre lo que Argentina compra y lo que Argentina vende), fuerte competencia de productos importados.

FV: ¿Cuáles problemas explican estas causas?

OAB: En principio, como causas inmediatas afectan dos áreas. Una es el comercio. Con la finalidad de compensar la balanza comercial y favorecer la compra por parte de los argentinos de productos fabricados en Argentina, hay una persecución a la venta de productos importados.

No hay ninguna medida oficial, ninguna medida legal. De la manera práctica y autoritaria con que se gobierna Argentina, basta con las llamadas telefónicas del secretario de Comercio Guillermo Moreno. Una figura todopoderosa. Le basta llamar por teléfono a las grandes cadenas de supermercado, a los grandes importadores de productos, especialmente alimenticios, y no se vende una lata, un gramo de algo fabricado en Uruguay.

Como es obvio, adiós al Mercosur. El libre comercio pactado hace 20 años en el Tratado de Asunción es letra muerta. Y los fabricantes y exportadores uruguayos a la Argentina se ven fuertemente perjudicados.

FV: También está el tema del turismo

OAB: Exactamente, la otra gran área afectable por las causas internas inmediatas es el turismo, aunque por ahora parece no haber tenido impacto. La necesidad de impedir la fuga de capitales y la fuga de dólares, llevó al gobierno argentino a medidas muy fuertes como la prohibición de la compra de dólares y de moneda extranjera sin previa aprobación de la AFIP, la Administración Federal de Ingresos Públicos, que equivale a nuestra DGI; el que quiera comprar dólares que se exponga a que la AFIP le revise las cuentas, lo inspeccione y determine si está o no en condiciones de comprar moneda extranjera. Eso se complementó con rígidos controles aduaneros de salida. Es decir, al salir del país, los argentinos son sujetos a revisación para ver si sacan dólares de la Argentina, cuánta sacan e inclusive cuánto sacan en pesos argentinos. Estas medidas tienden a asustar, o potencialmente buscan asustar a los turistas y con ello se pretende crear un clima negativo hacia hacer turismo en el exterior. Como es obvio, el principal perjudicado es Uruguay.

FV: ¿Y las inversiones?

OAB: Las inversiones de los argentinos en Uruguay en teoría también podían quedar afectadas, aunque la experiencia de estas semanas de enero demuestra que como freno estas medidas no han funcionado. El freno viene por otro lado y de mucho más atrás. Argentina pretende que Uruguay levante sus secretos y le de a Argentina información sobre los dineros de los argentinos en Uruguay: sus depósitos bancarios, sus propiedades, sus campos.

Para ello ha desatado una gran ofensiva a nivel mundial y ha logrado dos grandes apoyos interrelacionados. Uno es el del G20, o grupo de los 20 países más poderosos o representativos de las diversas áreas del mundo. El otro es el de la OCDE, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, que es una especie de club de los países más ricos o más desarrollados del planeta. Lo que logró exactamente es el apoyo del área de Trasparencia Fiscal de la OCDE. Uno de los coletazos de esta ofensiva argentina fueron los ataques al Uruguay del presidente de Francia Nicolás Sarkozy en noviembre pasado.

A raíz de esto, el gobierno uruguayo está negociando con el gobierno argentino. Cómo son estas negociaciones, qué visiones hay dentro del país, son un tema de análisis en sí mismo que abordaremos el viernes que viene.

FV: Finalmente está la cuarta área que has mencionado, la administración de los ríos comunes, el Río de la Plata y el río Uruguay

OAB: Cada uno tiene problemas diferentes. En el Río de la Plata el problema básico es el siguiente: por sus características, la navegación tanto hacia el río Uruguay como hacia el Paraná debe hacerse por canales, los cuales deben ser dragados. Uno es el canal Mitre, de exclusiva soberanía argentina y conveniencia económica argentina; el otro es el canal Martín García, compartido por los dos países y de vital interés para el Uruguay. Hace años que nuestro país busca que se profundice el dragado de este canal; el año pasado se llegó finalmente a un acuerdo y se está en proceso de licitación del trabajo. Pero está el riesgo que un endurecimiento en las relaciones entre ambos países pueda frenar el dragado del canal, lo cual es muy negativo tanto para el puerto de Nueva Palmira como para posteriores desarrollos en las costas uruguayas del río Uruguay.

Específicamente en el río Uruguay el problema es que todo emprendimiento portuario o industrial en sus costas requiere de la aprobación de la CARU, la Comisión Administradora del Río Uruguay, que es una comisión binacional; en los hechos nada puede aprobarse allí sin consentimiento argentino. Y hay una larga lista de emprendimientos a consideración de la CARU, que no caminan por falta de consentimiento de la Argentina, entre ellos la ampliación del puerto de Nueva Palmira y la construcción de dos puertos privados más abajo de Nueva Palmira.

FV: ¿Conclusiones?

OAB: Como puede verse es muy importante la lista de riesgos y amenazas existentes en las relaciones con Argentina. Están en juego el turismo, las inversiones de argentinos en Uruguay, el comercio desde Uruguay a Argentina, los proyectos en el río Uruguay.

Queda por analizarse el manejo del gobierno uruguayo en las relaciones con el gobierno argentino y el debate existente en el Uruguay. Será el tema del próximo viernes.