03 Jun. 2011

La crisis de conducción y de liderazgo en el Frente Amplio

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con José Mansilla

Radiocero y Radio Monte Carlo

Los frenteamplistas -y también la población en general- están confundidos sobre si sus tres líderes (Mujica, Astori, Vázquez) estuvieron a favor o en contra de eliminar la Ley de Caducidad [...]No es que la gente tiene posiciones distintas sobre apoyar o no lo que hicieron; opinan distinto sobre cómo creen que actuaron[...]hay una crisis en el Frente Amplio, que obliga a la fuerza política gobernante a una profunda reflexión. Anteayer recién se cumplió la cuarta parte del periodo de gobierno. Quedan las tres cuartas partes por delante, 45 meses.


OAB: Es un hecho observable la existencia de serios problemas de conducción en el oficialismo. Dos elementos inequívocos son la forma en que se procesó la discusión en torno a la Ley de Caducidad y como se procesa ahora la discusión en torno a cambios en materia impositiva, especialmente en relación al agro. Por otro lado, se ha quebrado la disciplina monolítica que a nivel parlamentario mantenía el Frente Amplio, al menos para asegurarle automáticamente la mayoría en ambas cámaras.

JM: Tú mencionabas la palabra crisis

OAB: Crisis quiere decir que se está en un momento decisivo, en que las cosas pueden mejorarse o agravarse. Un momento crítico es aquél que determina que las cosas no pueden seguir igual, o mejoran o empeoran. Y hablamos de crisis de liderazgo. El concepto de liderazgo es muy confuso. Hay que distinguir muchas categorías a las que se llama liderazgo. No hay que confundir el ser la persona que recibe los votos de una porción de la ciudadanía, con ser la persona que conduce. Se puede ser el referente electoral o referente popular y no ser un conductor, un guía, es decir, quien dirige, encamina, marca el objetivo, dice a dónde se va, por qué camino, a qué ritmo, cómo. Eso es conducción.

JM: ¿Y hay otras confusiones posibles?

OAB: Sí, no debe confundirse con dos extremos. Uno es el del visionario, el que elabora la teoría, el profeta, que marca cuál sería el destino ideal, pero no dice cómo se va ni cómo se llega. Es más bien un profeta. El otro extremo es el conductor conducido, es decir, el que marcha al compás de la opinión pública, que en definitiva no es conductor porque no conduce, no guía, sino que es guiado por la gente. El verdadero conductor necesita por un lado interpretar a la gente y por otro marcar el camino. Debe indicar el camino de tal manera que la gente pueda entenderlo y seguirlo, pero no quedarse estático en lo que quiere la gente, sino ir más allá. Eso es un verdadero liderazgo, que implica docencia, acción de convencimiento y también convocar por medio de la emotividad.

Además, un partido político puede tener problemas de conducción como partido, pero no por ausencia de conducción, sino por choque de opiniones divergentes. A mediados de los años cincuenta el Partido Colorado tuvo serias dificultades para gobernar, que lo llevaron a su primera derrota en casi un siglo, pero no por ausencia de conducción, sino por el conflicto entre el muy fuerte liderazgo de Luis Batlle y la también muy fuerte conducción colectiva opuesta de la llamada Lista 14. En los últimos lustros el coloradismo evidenció grandes problemas no por ausencia de conducción, sino por el fuerte conflicto entre Julio Ma. Sanguinetti y Jorge Batlle, dos líderes no solo de estilos diferentes, sino de ideas distintas, el primero de tinte socialdemócrata y el segundo de apología del libre mercado. Hace dos décadas, bajo presidencia nacionalista, la colectividad blanca sintió la enorme tensión entre dos concepciones diferentes de ver al Estado y la sociedad, encarnadas esencialmente en el herrerismo y el Movimiento Nacional de Rocha.

Eso no es crisis de conducción, sino conflicto ideológico, choque programático, muchas veces condimentado con choque de liderazgos. El partido sufre entonces la falta de una conducción única, pero no hay crisis de conductores.

FV: ¿Y qué pasa ahora en el Frente Amplio?

OAB: Como se decía antes, hay de todo como en botica. Primero hay crisis de conducción. Luego hay choque de liderazgos y en tercer lugar hay conflicto ideológico o programático.

Ya hemos hechos varios análisis aquí en Radiocero y Radio Monte Carlo, y también en Monte Carlo TV, sobre las desprolijidades con que se manejó el gobierno, el Frente Amplio, el actual y el anterior presidente de la República, y el vicepresidente, en el proceso de eliminación de la Ley de Caducidad.

Pero veamos cómo lo vio la gente. Vamos a presentar datos muy significativos de la última Encuesta Nacional Factum, cerrada este lunes

JM: Recién salida del horno

OAB:  Se preguntó cuál fue por separado la posición de Mujica, de Astori y de Vázquez en relación a la anulación de la Ley de Caducidad, o la erradicación de la Ley de Caducidad.

Si a uno se le ocurre preguntar si Bordaberry está a favor o en contra de bajar la edad de imputabilidad, seguramente que el encuestado lo mira a uno con cara de lástima y le dice: ¿Y nos sabe que está juntado firmas para bajar la edad de imputabilidad? Si uno pregunta si el PIT-CNT está a favor o en contra de aumentar los salarios, seguro que el encuestado lo trata a uno de idiota. Es obvio lo que piensa el uno y el otro. Se puede estar a favor o en contra de lo que piensan, pero no hay duda de lo que piensan.

Bien, se hizo el raro ejercicio de preguntar en qué posición estaban los tres líderes. Se preguntó: “Mucha gente no entiende cuál fue la posición de los líderes del Frente Amplio en relación a la ley de eliminación de la Ley de Caducidad. Sin tener en cuenta sus ideas sobre el tema ni lo que le gustaría que hubieran hecho ¿Vd. que cree? ¿Qué  posición tuvo cada uno? ¿Estuvo a favor de votar la eliminación de la Ley de Caducidad o estuvo en contra de votar la eliminación de la Ley de Caducidad?”

JM: ¿Y la gente se asombró de la pregunta?

OAB: Para nada. Veamos lo que contestaron los frenteamplistas.

Respecto a Mujica.: cree que estuvo a favor de eliminar la Ley de Caducidad el 45%, cree que estuvo en contra el 33% y no sabe si estuvo a favor o en contra el 21%

Respecto a Astori: cree que estuvo a favor de eliminar la Ley de Caducidad el 40%, cree que estuvo en contra el 35% y no sabe si estuvo a favor o en contra el 25%

Y respecto a Vázquez: cree que estuvo a favor de eliminar la Ley de Caducidad el 48%, cree que estuvo en contra el 29% y no sabe si estuvo a favor o en contra el 23%


JM: Bastante confundidos los frenteamplistas

OAB: Efectivamente. Más o menos se puede decir -especialmente sobre Mujica y Astori- que de cada 20 frenteamplistas 8 creen que sus líderes estuvieron a favor de eliminar la Ley de Caducidad, 7 creen que estuvieron en la posición opuesta y 5 no opinan. Apenas más clara aparece la posición de Vázquez, apenitas, porque en lugar de estar las posiciones 8-7-5 están 10-6-4.

Aclaremos. No es que la gente tiene posiciones distintas sobre apoyar o no lo que hicieron. Opinan distinto sobre cómo creen que actuaron. Y respecto a la población en general, no solo a los frenteamplistas, la confusión es mayor. Más o menos un tercio cree que los tres líderes estuvieron a favor, otro tanto cree que estuvieron en contra y otro tanto no sabe.

JM: Entonces, todo el mundo confundido.

OAB: Exacto. A esto se agrega el conflicto ideológico, como lo analizamos el viernes pasado, que estalla con el tema de los impuestos al agro y especialmente el impuesto a la tierra. Conflicto que a su vez se superpone con la lucha por la conducción económica entre Astori y Mujica. Choque de liderazgos.

A ello se agrega que el Frente Amplio tiene una crisis de estructura, dado que los sectores más hacia la izquierda tienen un gran sobrepeso en la dirección partidaria, mucho más peso que el que surge de la correlación de fuerzas de las últimas elecciones. Esto ha llevado a la estructura partidaria a imponer a marchas forzadas la disciplina partidaria, el mandato imperativo, con el resultado que la disciplina se quebró

JM: Y ese quiebre ahora se agrava

OAB: Exactamente. El senador Michelini salió muy fuerte en respaldo del ministro de Economía, hombre de su sector, el Nuevo Espacio, además hombre de confianza de Astori y jefe de su campaña presidencial. Michelini declaró que “La cabeza del gobierno hizo añicos la disciplina partidaria”, que dificilmente lo convenzan de votar el impuesto a la tierra y anunció el fin de las mayorías automáticas.

Entonces, hay una crisis en el Frente Amplio, que obliga a la fuerza política gobernante a una profunda reflexión. Anteayer recién se cumplió la cuarta parte del periodo de gobierno. Quedan las tres cuartas partes por delante, 45 meses.

[Análisis relacionados realizados en Radiocero, Radio Monte Carlo y Monte Carlo TV: "El oficialismo enfrentado a una lucha ideológica y de poder""Una puja de fondo tensa al oficialismo""La situación crítica del Frente Amplio y los caminos por verdad y justicia""El día después en torno a la Ley de Caducidad""El Frente Amplio busca encontrar una luz en las tinieblas""El difícil enredo de la izquierda con el tema de la Caducidad""Los extraños movimientos en el tablero que provocan la Ley de Caducidad y el tema militar""Por qué Mujica  no va a vetar ni puede vetar la ley que deja sin aplicación la Ley de Caducidad" y"Los efectos políticos del envión oficilaista contra la Ley de Caducidad"]